publicado hace 4 días

Los tres frentes de lucha contra el coronavirus en Israel

El coronavirus ha demostrado ser un desafío global sustancial. Parece que todos los centros médicos del mundo se han visto obligados a adaptarse y cambiar para manejar con éxito el brote del patógeno.Es una guerra de desgaste de un nuevo tipo, una cuyo frente no está en las trincheras sino en las salas de hospitales y clínicas.Mientras el mundo entero está librando la misma batalla, la realidad en Israel es, como siempre, más complicada, ya que estamos librando nuestra guerra en tres frentes diferentes.El primer frente es el “frente del coronavirus”: nuestras tasas nacionales de infección y muerte.  Si bien la tasa de infección se encuentra entre las más altas del mundo, la tasa de mortalidad de Israel se encuentra entre las más bajas: nuestra tasa de mortalidad actualmente es del 0,7%, mientras que en los Estados Unidos, por ejemplo, es del 2,75%, en el Reino Unido es del 6,7% y en Italia 10 %.Cada vida perdida es un mundo entero desaparecido y un golpe insoportable; sin embargo, el éxito relativo de Israel en esta área se puede atribuir a muchos factores, incluida la edad biológica promedio en Israel, la gran cantidad de pruebas realizadas, el sistema médico más fuerte y, sobre todo, los equipos médicos que son la punta de lanza en esta lucha.El segundo frente es la “rutina”: qué tan bien los hospitales de Israel se las han arreglado para continuar con sus actividades médicas regulares a pesar de la pandemia.A diferencia de lo que ocurrió durante la primera ola de la pandemia, cuando la actividad rutinaria en los hospitales se redujo significativamente, la mayoría de los hospitales de Israel han logrado preservar otros servicios médicos como clínicas, consultas, cirugías y similares durante la segunda ola de contagios.Si bien el número de pacientes con coronavirus aumentó exponencialmente, el hecho es que la mayoría de los pacientes que fueron hospitalizados seguían sufriendo problemas de salud subyacentes no relacionados con COVID-19.El éxito del sistema de salud y los hospitales en el mantenimiento de las operaciones frente a una ola tan grande de infecciones es una insignia de honor para el personal médico que siguió tratando a todos los enfermos y heridos en Israel como si no hubiera una pandemia.El tercer frente es la “seguridad”: la situación de seguridad que sigue siendo peligrosa e incluso se intensificó durante la pandemia.En Israel, y especialmente en el sur, los hospitales se enfrentan a una situación absurda en la que deben seguir ofreciendo asistencia médica bajo el fuego de cohetes. En el Centro Médico Barzilai, en Ashkelon, donde trabajo, existe una posibilidad muy real de que el personal de la sala de emergencias tenga que tratar coronavirus, accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos, cálculos biliares y más, todo mientras está bajo ataque.Tengo la esperanza de que ese escenario no se cumpla, pero estoy seguro de que, si lo hace, los profesionales médicos de Israel lo enfrentarán con éxito y con valentía. Porque esto es lo que somos y lo que hacemos.* Columna publicada el 22 de octubre en Ynet Español. 

publicado hace 11 días

Atacaremos a la población civil emiratí, si Israel ataca a Irán, advierten en Teherán

Esta lógica demente no es nueva. Israel la ha sufrido en carne propia desde siempre. Por ejemplo, si facciones palestinas tienen cierta puja entre ellas por distintas razones, una forma de “sacar aire” es atacar a Israel, estimando que eso puede unir a enemigos que se matarían por otra cosa, pero siempre preferirán tratar de matar israelíes. Si Hamas quiere protestar contra Qatar si le corta los pagos mensuales o presionarle para que no se le ocurra hacerlo, nada mejor –así lo creen en Gaza-que disparar unos misiles hacia Israel. Estos son algunos ejemplos.Y ahora que se ha firmado la paz entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, que tiene de fondo tanto el interés común en diversas áreas de cooperación como la percepción de la República Islámica de Irán como una amenaza a la seguridad de la región, a los iraníes se les ocurrió una nueva vinculación. O sea, dos países hacen la paz y comienzan a avanzar decididamente en diversos aspectos, y lo que idea Teherán al respecto es querer vengarse de Israel atacando a los Emiratos Árabes Unidos.¿Vengarse de qué?, se preguntarán. El experto iraní en temas de Oriente Medio Dr. Masour Asadollahi declaró en una entrevista concedida días atrás a la emisora televisiva Etejah TV de Iraq, que si Israel ataca Irán, los Emiratos Árabes Unidos y su población civil serán uno de los blancos de la represalia iraní. Si eso ocurre, aclaró, Irán atacará puertos e instalaciones petrolíferas en los Emiratos. La traducción de la entrevista, fue publicada por MEMRI.Podrá decir el lector promedio, que Israel no tendría derecho a quejarse si Irán piensa en cómo vengarse si es atacado. Pero lo cierto es que por ahora, quienes se han manifestado en un sinfín de oportunidades a favor de la destrucción del Estado de Israel y su gente, son los Ayatollas de la República Islámica, y nunca Israel respecto a Irán. Israel sí ha hablado repetidamente sobre la necesidad de terminar con el régimen fundamentalista extremista de Irán, que es una amenaza para la región en general, fomenta el terrorismo y ahoga a su propio pueblo. Israel jamás amenazó a Irán como nación sino que advirtió a su régimen.De todos modos, el punto central que queremos destacar en estas líneas es esa lógica retorcida de Irán-en este caso de un analista favorable al régimen- por la cual quien firma la paz con el Estado judío es automáticamente un enemigo.“Cuando el acuerdo (de paz, entre Israel y los Emiratos) fue anunciado oficialmente, la posición oficial iraní respecto a los Emiratos fue muy firme: una de las víctimas de cualquier ataque israelí contra Irán serán los Emiratos, sin duda alguna”, aseguró.Y agregó: “Irán tomará represalias contra Israel directamente-tenemos misiles Shahab-3 y de otros tipos- pero al mismo tiempo, también contra todos los puertos, instalaciones petrolíferas y otros tipos de instalaciones, y cualquier cosa en los Emiratos Árabes Unidos, y enviará a los Emiratos 60 años hacia atrás, a los tiempos en los que no había allí rastros de civilización”.Qué bueno tener vecinos así ¿verdad? ¿Alguien puede entenderlo fuera de la región? Mensajes de flores y paz salen de sus labios…Lo interesante es que Asadollahi también tiene sentido del humor.El periodista que lo entrevista le pregunta sobre la presencia de Irán en diversos países árabes a través de la Fuerza Quds. Ante todo, traduzcamos: es la fuerza que encabezaba Qassem Soleimani, muerto en un ataque norteamericano en el mes de enero en Irak. Es la fuerza encargada concretamente de coordinar y llevar a cabo operativos que permitan la difusión de la revolución islámica y acciones desestabilizadoras, como brazo ejecutor de las Guardias Revolucionarias iraníes.Asadollahi responde: “La presencia de la Fuerza Quds en algunos países árabes, no muchos, es el resultado de pedidos legítimos de gobiernos legítimos de esos países”. Bueno…”legítimos”…habrá que mandarlo a mirar en el diccionario. Las dictaduras que oprimen a sus pueblos, que no son elegidas por nadie ni votadas por nadie, no tienen absolutamente nada de legítimas. Sigamos: “Estamos presentes en Siria a pedido del gobierno legítimo de Siria. También en otros países”. Que el gobierno del Presidente Bashar el-Assad haya llamado a Irán para salvarle de caer en la rebelión interna, es una cosa. Que su presencia sea legítima si lo que hizo y hace allí es ayudar a un ´regimen asesino a matar a su pueblo para permanecer en el poder, lo cual sirve a los intereses de Irán, es otra muy distinta.Es interesante qué interpretaciones distintas pueden dar al mismo término quienes tienen visiones de mundo opuestas.Asadollahi agrega: “Hay un solo país árabe donde la Fuerza Quds está presente sin pedido del gobierno, ¨Palestina, porque está ocupada. No pedimos el permiso de los sionistas para estar allí. Estamos orgullosos de ello. Apoyamos al pueblo palestino y a la resistencia palestina, en un país que está bajo ocupación sionista…”.Evidentemente, sobre su visión de sionismo no vamos a comentar, no tiene sentido. Lo increíble es que realmente crea que apoyar al pueblo palestino es apoyar a sus  organizaciones terroristas, que eso es lo que significa la palabra “resistencia”. Irán apoya también económicamente al Jihad Islámico y a Hamas. No sólo los alejan de la paz  sino que les exigen que perpetúen el conflicto. Eso no es ayudar a los palestinos. Es condenarlos a una vida sin futuro.*Columna publicada el 13 de octubre en Semanario Hebreo Jai. 

publicado hace 18 días

Salud Mental y Felicidad ¿un jardín de rosas?

“I never promised you a rose garden”, es un libro semi-autobiográfico sobre la relación de una joven con su psiquiatra, ambas judías, y de la experiencia de “regresar al mundo real” luego de un prolongado tratamiento psicoterapéutico. En efecto, no es un “Mundo Feliz” (Aldous Huxley).Con mucha frecuencia escucho, “pero, si lo único que yo quiero.. es ser feliz!”. No sólo de mis pacientes, es un anhelo presente en todos nosotros. Para que la felicidad sea parte de nuestras vidas, es necesario un esfuerzo. Claro, no viene gratis, pero tampoco a través de los esfuerzos por alcanzar algunos de los éxitos convencionales: poder, notoriedad, dinero. Menos aún de sólo gozar placeres fugaces. ¿Hacia donde se deben dirigir entonces nuestros pasos?Aquellos que estudian este complejo campo de las “ciencias de la felicidad” señalan que los factores de los que depende y los caminos a transitar son múltiples. ¿Dónde y cómo experimentamos la “felicidad”? El estudio del funcionamiento de nuestra mente pudiera arrojar cierta luz. Las funciones mentales emergen desde funciones de nuestro cerebro, por lo que la salud cerebral y mental, que son una y la misma, parecieran ser básicas para ser, estar o permanecer feliz.La psicología positiva, rama de la psicología de la que Martin Seligman fue pionero a fines de los años 90 y de la que Tal Ben Shahar es hoy uno de sus máximos exponentes, nos ofrece muchas herramientas. Sin embargo no posee el patrimonio exclusivo de conducirnos a este elusivo territorio. Tenemos que intentar integrar los diversos campos feudales que reinan en la psicología. Habría que considerar los aportes de las otras ramas de nuestro saber psicológico, como la teoría psicoanalítica (Sigmund Freud, Melanie Klein) que nos permite divisar y entender los hilos invisibles que gobiernan nuestras emociones, pensamientos y actos. Los aportes que una variedad de otros enfoques nos pueden ofrecer: el cognitivo-conductual (Albert Ellis y Aaron Beck), el humanista-transpersonal (Abraham Maslow), la logoterapia (Viktor Frankl) y muchos otros. Pero cada psicólogo y psiquiatra tiende a permanecer en su parcela. Nos cuesta integrar las variadas facetas del prisma a través del cual divisamos y entendemos la realidad.La medicina también aporta y no sólo a través de la psiquiatría, que lucha contra enfermedades que impiden caminar hacia el bienestar y la satisfacción. Las neurociencias nos enseñan sobre nuestro “hardware” neurobiológico y molecular, determinando nuestro funcionamiento mental a través de una intricada red de interconexión entre núcleos y circuitos neuronales. Sabemos cada vez más de aquello que vienen escrito en nuestro código genético con las instrucciones que determinan las características, las fortalezas y vulnerabilidades de nuestro “equipo de fábrica” mental. También de la compleja interacción entre este “pre-alambrado” y los “softwares” o programas de vida, vivencias de todo tipo, positivas o perjudiciales, que producen efectos y generan cambios en el funcionamiento de nuestro hardware mental. Sabemos cada vez más como intervenir en este “equipo de fábrica” tanto con elementos biológicos, como con psicoterapias y experiencias de vida, “programas” que pueden mejorar nuestro funcionamiento mental.Pero hay que tener precaución. El psico-mercado es vasto, escasamente regulado y menos aún entendido. Abundan las ofertas de curación fácil y rápida, tanto en el ámbito esotérico como en el formal. Tómese esto. Límpiese esto otro.  Cámbiese los lentes con los que mira la vida, sea positiva y optimista. Siga las instrucciones de este “coach” o este otro libro de “auto-ayuda”: “dale no más, tú puedes ser tu mismo, no temas, realiza tu potencial”. Lo anterior, tan grueso como efectista, sin “visitar”, y conocer nuestra mente, sirve para escucharlo y aprenderlo un día y luego enseñarlo a otros al día siguiente.Sin embargo, si podemos intentar extender un puente (no el Cau-Cau) entre lo fácil, sabroso y etéreo del movimiento self-help y new age con el insípido e inentiligible sabor del rigor científico de la academia.Algunos de los ingredientes a entender y calibrar en esta compleja mezcla que pudiese abonar el camino al territorio de las rosas: las expectativas; el perfeccionismo; el temor al rechazo y al fracaso; la necesidad de controlar; la competitividad; la humildad; el agradecimiento; el andar más lento; el simplificar; el perdonarse a si mismo y a otros; el entender, tolerar y aceptar nuestras emociones dolorosas o “negativas”; la resiliencia y la anti-fragilidad; la búsqueda del sentido y el significado; el servicio a otros como una forma de nutrirse a si misma; las relaciones interpersonales, de pareja, familia,  amistad, comunitarias. Todos son instrumentos que podemos aprender a utilizar y a veces a dejar de lado.El arte, la música, la literatura, los deportes y la actividad física, la nutrición, también.¿Y del alma, nada?. ¿Cuál es el rol de la espiritualidad y la religión en la dimensión felicidad? Continuaremos en un próximo episodio.Pero, sepan que mucho de lo “descubierto” y comprobado por nuestra ciencias…sólo confirman y realzan aquello que se ha transmitido y vertido sobre nosotros por los siglos de los siglos a través de las fuentes de nuestra propia historia y sabiduría judía.

publicado hace 18 días

Y la energía vital

¿Cuántos minutos al día permaneces en silencio? Cultivar la sabiduría del silencio interno es uno de los mejores métodos para conservar nuestra energía vital, reequilibrar nuestro ser profundo, y preservar nuestra salud física, emocional y espiritual.La habladuría constante a través de nuestra mente y de nuestra boca, agotan el Chi (nuestra energía vital según nos explica la filosofía oriental) y nos debilitan considerablemente.El ser mental rechaza el silencio porque el silencio no tiene límites, no tiene forma, y no se puede definir. El mental ama los sonidos y los ruidos porque se parecen a los pensamientos. Se les puede dar una forma, una definición, analizarlos y conceptuarlos. El mental evita el silencio porque para el ego el silencio es el sonido de la muerte.Técnicas como el mindfulness y otras prácticas de meditación, enseñan a mantener la mente en calma y evitar los pensamientos ansiosos y repetitivo que tanto mal nos hacen. El legado oriental es el más potente de todos y costumbres espirituales como el vipássana ya han llegado a occidente a enseñarnos a través de un retiro voluntario de 10 días la conexión con uno mismo a través del silencio.Alguna de las recomendaciones más destacadas por los sabios orientales son:-Habla simplemente cuando sea necesario, piensa lo que vas a decir antes de abrir la boca, sé breve y preciso, así aprenderás a desarrollar el arte de hablar sin perder energía. -Nunca hagas promesas que no puedes cumplir. -No te lamentes y no utilices en tu vocabulario palabras que proyecten imágenes negativas. -Si te identificas con el éxito, tendrás éxito; si te identificas con el fracaso, tendrás fracasos. Así, podemos observar que las circunstancias que vivimos son simplemente manifestaciones externas del contenido de nuestra habladuría interna.Sin lugar a dudas con la mente tranquila y en silencio, sin darte la oportunidad de imponerte con tus opiniones personales, evitas reacciones y emociones excesivas, permitiendo una comunicación sincera y fluida contigo y con el resto.… Las emociones ahogan y devolver el silencio a la emoción es un acto lleno de salud. El silencio nos acerca a la conexión con nosotros mismos, nos da la oportunidad de conocimiento y acercamiento con nuestro origen, nos acerca a nuestros anhelos más profundos de nuestro corazón. No le temamos al silencio, al encuentro de nosotros mismos. Cuando todas las piezas entran en sosiego puede brotar la intuición. Es una luz rápida. Se enciende en nosotros y nos ayuda a caminar. Cuando algo se ve desde dentro, no se necesita ayuda ni respuesta.Esta luz sólo se pone en marcha cuando todo se serena. No somos lo que nos empeñamos ser y el silencio nos permitirse ser. Permite vivir. La intuición es hija del silencio. El silencio es el espacio para esta intuición se revele no es callar por callar. Es callar para permitir que la vida se dilate, se expanda. Son los ruidos los que tapan esa fuerza interior, lo que nos divide en mil piezas sin sentido. Acallarlos es encontrar de nuevo la confianza y la salud. ¡Buena Suerte! En el silencio…

publicado 02 Octubre 2020

Los desafíos del Chile que viene

Estamos viviendo momentos históricos, qué duda cabe, únicos por el levantamiento social iniciado en octubre del año pasado, por las consecuencias de la pandemia y, también, porque durante los próximos meses estaremos inmersos en un nuevo proceso democrático que más allá de sus resultados, nos demanda a pensar en el Chile que queremos para las futuras generaciones. Creemos en la importancia de que la comunidad judía -tanto como en su colectivo como a nivel individual- se involucre en los procesos del país, exprese su diversidad de opinión, postura y, sobre todo, su aporte a la construcción de una mejor sociedad. Desde donde quiera que estemos: el mundo social, cultural, académico, intelectual, político, ciudadano, artístico, económico, de innovación, ciencia, privado o público, o cualquier otro, tenemos la responsabilidad intrínseca de aportar y participar activamente. Como dijo nuestro sabio Hillel, “si no hay líderes, esfuérzate tú en ser un líder”. Como Comunidad Judía de Chile abogamos por un país más solidario y amable, por crecer en diversidad y respeto, donde haya espacio para todas las voces y miradas, para consagrar el diálogo y el entendimiento como único modo de resolución de diferencias entre seres humanos iguales en dignidad y derechos. Por nuestra parte, aspiramos a que las próximas coyunturas nacionales permitan avanzar en una sociedad más democrática, pluralista y libre, donde se condene la incitación al odio y la violencia como garantía de que todos puedan expresarse en el marco de la legalidad y el respeto, y donde se cuente con una Ley Antidiscriminación más inclusiva, para un país más respetuoso donde no imperen discursos de odio, porque un clima de odio y discriminación no dignifica a nuestro país. Es importante que seamos parte de los procesos democráticos de nuestro país- como lo hemos sido a lo largo de la historia- que nos involucremos con nuestras opiniones individuales y colectivas, de ver el mundo y la sociedad. Como comunidad judía tenemos mucho que aportar a la sociedad, desde nuestra mirada valórica y especialmente, a través de los preceptos de Jesed y Tikún Olam. Para eso es importante asumir un rol activo y protagónico en los próximos sucesos nacionales. Porque finalmente, aportar con nuestra diversidad enriquece el diálogo, el respeto y colabora a la superación de las diferencias, apuntando al bien común y al desarrollo íntegro de todos los ciudadanos. Me permito citar al ex Primer Ministro de Israel y Premio Nobel de la Paz, Shimón Peres, quien declaró “la democracia no es un lugar de gente similar sino de gente diferente. Su principio no es de igualdad sino de igualdad de derechos para que cada quien sea diferente y no obstante las diferencias, y los puntos de vista variados, sea posible vivir juntos y sin violencia… por ello no hay victorias en las democracias, hay paz y la paz es la verdadera victoria de la vida política de los pueblos”. Pocas veces se tiene la oportunidad de vivir procesos históricos que marcan hitos en la memoria de los países. Confiamos en que los que nos ha tocado vivir, nos permita reflexionar sobre la importancia de ser un aporte sustantivo para la sociedad en la que vivimos, y dar a conocer a nuestra Comunidad desde distintas miradas, áreas y experiencias, porque finalmente Chile lo construimos entre todos y todas.

publicado 25 Septiembre 2020

Bajar el cielo a la Tierra

La tradición de Israel nos pide que hagamos un trabajo serio para lograr vidas equilibradas. A qué me refiero: si se fijan en los símbolos de la mesa de Shabat, es un recordatorio constante de que el equilibrio es la base del buen vivir. Ahí tenemos la copa de Kidush que representa el goce, tenemos las jalot que representan el sustento y tenemos las velas encendidas, que siempre miran hacia arriba, simbolizando la espiritualidad. Los tres elementos, espiritualidad, sustento y goce, son -en pocas palabras- lo que mueve nuestro tiempo. Pero ese tiempo es un regalo de D-s y hay que dar cuenta por él. Las Altas Fiestas, justamente, nos piden que estemos frente a D-s, al Creador, al que os regala el tiempo -que es la vida- para decirle cómo hemos usado este tiempo. Hay quien puso demasiado énfasis en uno de los tres elementos y dejó de lado el otro, y en esa vida no hay equilibrio. Recuerdo una hermosa anécdota de Rabi Shimshon Rafael Hirsch, creador de la neo-ortodoxia, que quiso conocer Los Alpes, y algunos colegas le dijeron si no era una pérdida de tiempo dedicarse a cosas vanas. A lo que contestó: “Cuando llegue al cielo, D-s me hará muchas preguntas, y una de ellas será ‘Conociste mis Alpes?’”. El goce es parte de la Creación y, en la medida que no tenga excesos, no es algo de lo que debemos huir. No es malo, el extremo es malo: tanto en hacer del goce algo absolutamente egoísta como el no vivirlo. Hay quien destina mucho tiempo al sustento, y la misma Torá nos dice: “Lo al halejem levadó ijié haadam”. Y eso es “No solo de pan vivirá el Hombre”, aludiendo a que la espiritualidad debe tener un espacio sustancial en nuestras vidas. Pero tampoco el escapismo espiritual es adecuado. “Al trifrosh min hatzibur”, no te separes de la comunidad. Eso es tanto para quienes rehúyen de la vida comunitaria como para aquellos, que para lograr mayor espiritualidad, se retraen de lo mundano y creen que se puede desarrollar más el alma en la soledad. Eso no es judaísmo. Judaísmo no es subir al cielo, sino bajar el cielo a la Tierra. Abundan ejemplos que hablan de alejarse de los extremos. “Lo tosif…”, no agregues hasta el infinito y no quites hasta el infinito de lo que D-s y el entendimiento de las generaciones establecieron como bases de conducta. El mismo Maimónides (1135-1204) decía “Iargil haAdam lalejet baderej haemtzaí”, que el hombre se acostumbre a conducirse por la línea media”. Estamos terminando los Iamim Noraim con el próximo Iom Kipur. Y para que sea un proceso transformador y no meramente folklórico, debemos poner en la balanza no solo nuestras acciones, nuestros éxitos y fracasos, sino que -con mucha humildad- permitir que D-s haga su tarea de juzgarnos. Pero, a su vez, debemos mirar en qué empleamos nuestra energía y en qué utilizamos el tiempo, la vida. Uno de mis maestros, el rabino Avidor Hacohen, Z.L., nos decía que el proyecto de D-s era crear a un “mentsch” -o como dicen los sefaradim, a un “benadam”- y que toda la tarea del hombre es llegar a cumplir la expectativa que D-s tiene que nosotros. Como hoy se acostumbra a decir, ser la mejor versión de nosotros mismos; achicar la distancia entre esa expectativa y nuestra realidad, es la tarea obligatoria de cada uno. Estos Iamim Noraim tienen que ser la oportunidad para poder revisar nuestras vidas, rectificando errores con humildad, con honestidad, no con autoindulgencia. Quiera D-s que el shofar de la conclusión de Iom Kipur nos deje con fuerzas para enfrentar todo un año donde, sin lugar a dudas, seguiremos avanzando en el camino correcto. Shaná tová, jatimá tová.

publicado 18 Septiembre 2020

Shalom, Sameaj, Javerim o ¿por qué estoy emocionado?

Hay quienes minimizan, dicen que la paz con los Emiratos Árabes Unidos firmada hoy (así como la declaración de principios firmada con Bahrein) no se comparan con la paz con Egipto y Jordania porque no tuvimos con ellos guerras, y por lo tanto es apenas un olvidable “acuerdo de normalización”. Pero no, o también, porque también es acuerdo de paz. Recordemos que EAU es parte de la Liga Árabe y, como tal, era firmante (o cómplice) de los famosos y nefastos “Tres No de Khartoum”: No paz, no reconocimiento, no negociación con Israel. Eso se acaba oficialmente hoy. Dicen que el acuerdo traiciona la causa palestina y que perpetúa el conflicto. Yo digo: basta. Si a alguien pueden culpar los palestinos de que cada vez les ofrecen menos, y de que los países árabes han dejado de subsumir sus intereses a los de los necios liderazgos palestinos, es a ellos mismos. Se subieron a demasiados árboles de los que no pueden bajar aunque quieran, y no quieren. El más alto de todos: el retorno de los refugiados. El del medio: Estado palestino en TODOS los territorios de Cisjordania, rechazando el principio de intercambio de territorios, lo cual implicaría una impracticable evacuación de todos los asentamientos. El árbol más bajo, invención de Obama: cese de la construcción en los territorios como mera condición para volver a la mesa de negociaciones. Tantos son los árboles a los que se treparon para luego arrojar la escalera al suelo, que ni siquiera ven la posibilidad de una paz con Israel basados en un colchón de cooperación regional amigable como base para la resolución del conflicto en términos viables para todos. Dicen que “business son business”, porque todo se reduce a un acuerdo entre comerciantes de armas. Pero claro, ¿qué piensan, que todos los demás acuerdos de paz de la historia del mundo fueron para promover el amor y la hermandad, y sólo este es para comerciar con muchas cosas, no solamente con armas, y para beneficiar intereses? Por ejemplo, el zapato que más les duele a los países del Golfo se llama Irán. Oh casualidad, el mismo que a Israel. Y además, si el interés es sólo armas, ya lo era desde hace por lo menos 30 años. ¿Por qué recién ahora? Conclusión: bajen un cambio en la caja del cinismo. ¿Será que provoca resquemor porque es un logro de Bibi? No lo sé. Todo el mundo sabe que no lo voté, pero estos son puntos para el primer ministro Benjamín Netanyahu. Porque está cumpliendo como al pasar el sueño de Theodor Herzl -un Estado judío y democrático en paz con sus vecinos- y también (sin que nos demos cuenta) el de Shimón Peres, plasmado en su libro “El Nuevo Medio Oriente”. Si el precio para tener paz con todos nuestros vecinos es que se anoten en el haber de Netanyahu, lo pago con alegría. Y así como Golda Meir recibió con un beso a Menajem Beguin cuando se bajó del avión a su regreso de Camp David en el ’79, después de firmar el histórico acuerdo con Anwar El Saadat de Egipto, yo (no esperen que lo bese, hay COVID) aplaudo hoy de pie a Benjamín Netanyahu. La paz siempre, siempre, es motivo de celebración. Y hoy, como en 1979 (Camp David), como en 1993 (Oslo) y como en 1994 (Jordania), yo estoy emocionado.

publicado 11 Septiembre 2020

¡Muchas gracias!

“Ser judío es ser agradecido”. Muchas veces escuchamos a nuestros rabinos, maestros y maestras repetir esta enseñanza. Generalmente, cuando la terminan de decir, una suave sonrisa ilumina sus caras. Sonrisa que parece complementar la frase con un mensaje más profundo, algo como: “Ser agradecido es así de lindo, así de simple y así de complejo a la vez...” . Nos acercamos a nuestros Iamim Noraim en un año muy distinto. Sin embargo, a pesar de ser un año diferente y particularmente complejo en muchos aspectos, la esencia de estos días se mantiene intacta, tan vigente y profunda como siempre. Son días especiales, y este año no es la excepción. Una vez más, tendremos la oportunidad de reflexionar sobre el año que termina y pensar en el que comienza. Una vez más, tendremos la posibilidad de estar unidos, aunque no sea juntos físicamente en el mismo lugar, pero sí unidos, como comunidad, como familia. Una vez más tendremos, gracias a D-s, la posibilidad de agradecer. Quisiera aprovechar, entonces, estas líneas para agradecer. Gracias a todos los líderes y equipos de trabajo de nuestras comunidades. Rabinos, directivos, ejecutivos, voluntarias y voluntarios, y a todas las personas que están trabajando día a día, sin descanso, para que a pesar de las dificultades seamos comunidad como siempre, y en estos Iamim Noraim más que nunca. Gracias a nuestros queridos socios y socias, y a la Comunidad en general, que de forma cariñosa, empática y responsable, dice “¡Presente!” a través de su participación en tantas actividades comunitarias durante el año, demostrando una vez más, el poderoso significado de continuidad judía. Gracias a nuestros niños y jóvenes, que estudiando, aprendiendo en las tnuot, y jugando en forma remota, nos enseñaron durante este año que la resiliencia, optimismo y adaptabilidad son aspectos fundamentales para sobrellevar dificultades. Gracias a nuestros padres, madres, abuelos y abuelas, que en forma generosa se dejan cuidar y regalonear, aunque sea a través de una pantalla. Ustedes, estén físicamente con nosotros o no, siempre le dan otra dimensión a estos días tan especiales. Son muchas las personas que vienen trabajando hace meses para que estos Iamim Noraim sean especiales. Si combinamos su esfuerzo y profesionalismo, con una activa participación de todos los socios de la comunidad, logramos adaptarnos con empatía como lo hacen nuestros niños, y nos aseguramos de cuidar y honrar a nuestros mayores, lograremos sin duda que este Rosh Hashaná y Iom Kipur sean momentos donde todos queramos decirnos gracias y seamos una Comunidad unida y orgullosa. Gracias por tomarse el tiempo de leer estas líneas. ¡Shaná tová umetuká!

publicado 04 Septiembre 2020

Hurra por el nuevo Medio Oriente

A menudo nos preocupamos por trivialidades en la medida en que luchamos por ver un panorama más amplio. La visita oficial de la delegación israelí a los Emiratos Árabes Unidos, volando por los cielos de Arabia Saudita en un avión de El Al con permiso del reino, es un día de celebración para Israel. Queríamos un nuevo Medio Oriente y aquí está, tomando forma ante nuestros ojos. Nos habría gustado que los palestinos se hubiesen unido a nosotros. Nos habría gustado ver izar banderas israelíes en Ramallah. Esto aún no ha sucedido, pero tampoco es razón suficiente para lamentar que la bandera israelí “solamente” haya sobrevolado el territorio saudí y no hubiese estado izada sobre él. Los críticos insisten en que no ha sucedido nada demasiado dramático si se toma en cuenta que Israel ha mantenido vínculos no oficiales durante muchos años con los estados del Golfo. Ya visité Bahrein y Catar, en la década de 1990, e incluso viajé a Yemen, pero luego estalló la segunda Intifada y todo se detuvo de golpe. Todos los lazos que estaban abiertos se volvieron encubiertos o simplemente dejaron de existir. Los enemigos de la normalización gobernaban y los palestinos, eternamente obstinados, dictaban políticas. Ahora todo ha cambiado, y les hemos dicho: “No más”. Los defensores de la normalización han levantado la cabeza, no por su amor por Israel, sino por sus propios intereses. Esto es maravilloso. Ojalá los palestinos también pudieran unirse y actuar en su propio interés, pero prefieren actuar contra ellos mismos. Se ha convertido en una segunda naturaleza para ellos y, aunque nos duele, a ellos les duele mucho más. “¿De qué se trata todo este alboroto? Después de todo, los Emiratos Árabes Unidos son una dictadura”, vociferaron algunos críticos. Encuentro graciosa tal afirmación, ya que fueron los mismos que menospreciaron al ex presidente de los Estados Unidos, George Bush, mientras intentaba difundir el buen evangelio de la democracia y reflexionaba sobre quién lo había puesto a cargo. Ahora, los eternamente descontentos le están haciendo la misma pregunta a Israel. Entonces, ¿qué sugieren que hagamos? ¿Romper los lazos con Egipto y Jordania también? Después de todo, tampoco son democracias. Estas son las mismas personas que se revuelcan en el barro palestino y nos predican sobre la necesidad de reconciliarnos con Hamás, porque esto es importante, y las afirmaciones sobre su falta de democracia son sólo una mala excusa para evitar el compromiso y la paz. De hecho, tienen un buen punto sobre los palestinos. No deberíamos preocuparnos demasiado por la clasificación de la entidad palestina en la escala de democracia. Así que deberían hacernos un favor a todos y dejar de quejarse de otros regímenes árabes. ¿Es esta tendencia dentro del mundo árabe real, o es simplemente un acuerdo entre líderes que no tiene nada que ver con la opinión pública árabe? Todavía no hay encuestas que respalden esta suposición, pero el análisis de los medios árabes muestra claramente que algo está sucediendo allí y que no comenzó con el acuerdo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos. Aquellos que siguieron a la Institución de Investigación de Medios de Medio Oriente (MEMRI) a lo largo de los años saben que es un proceso. Artículos que no hubiéramos soñado leer hace dos o tres décadas se publican hoy no sólo en sitios que operan en Occidente sino en los principales periódicos de los países árabes. El destacado periodista saudí Mashari Althaydi escribió que los EAU alcanzaron un “logro histórico”. El economista yemení Manahel Thabet publicó un artículo elogiando los logros científicos de Israel y pidió a los países árabes que cooperen. No se están alejando de la causa palestina. Esto es algo mucho más importante. Es un cambio de actitud: paz a través de intereses mutuos y normalización, no mediante boicots. Los detractores, incluso los de nuestro lado, siguen dando patadas, exigiendo que continuemos por el camino que les ha fallado a los palestinos durante casi un siglo, exigiendo más boicots y obstinación. Son tan ciegos en su antagonismo hacia Israel que incluso apoyar a la coalición islamista Catar-Turquía-Hamás-Irán les parece normal. Esto nunca ha funcionado, pero ¿qué diferencia hay? Son tan ciegos en su antagonismo hacia Israel que incluso apoyar a la coalición islamista Catar-Turquía-Hamás-Irán les parece normal. Necesitamos más avances de este tipo con Sudán y Arabia Saudita, con Bahrein y Omán. Quizás incluso con Marruecos, donde los turistas israelíes ya viajaban sin escalas antes de que golpeara el COVID-19. Este nuevo acuerdo no alejará más la paz con los palestinos. Todo lo contrario: les dejará claro que también deben cambiar de dirección. Entonces, en términos históricos, la visita que comenzó el lunes es definitivamente un día festivo y, con suerte, aún están por llegar más días como éste. *Publicado en Ynet Español el 1° de septiembre de 2020.

publicado 28 Agosto 2020

Los judíos kurdos: una historia invisibilizada

“Fauda”, la serie israelí de Netflix, se ha hecho popular en varias partes del mundo y generado polémica en Israel y los territorios palestinos sobre la forma en que retrata las dinámicas entre israelíes, tanto judíos como árabes, y los palestinos que viven en los territorios ocupados por Israel durante la guerra de 1967. Más allá de dicha polémica, la serie tiene una conexión con los kurdos del Medio Oriente, especialmente con la historia de los judíos del Kurdistán iraquí. Idan Amedi, quien interpreta al personaje de Sagi en Fauda, es uno de los más de 200,000 kurdos judíos ciudadanos israelíes. El actor y cantante, quien accediera a la fama en Israel al obtener el segundo lugar en la versión del 2010 del show de talentos “Kochav Nolad”, es ahora también famoso en la región kurda de Irak y ha dado entrevistas a medios internacionales en los cuales expone con orgullo su judaísmo y su pertenencia al pueblo kurdo. La historia de Amedi ha levantado interés en un tema que ha sido bastante marginal en los estudios kurdos y en los estudios judaicos: los judíos del Kurdistán. Esta reflexión se centrará en su historia, dinámicas y características culturales propias. En 2006 se publicó el libro de Wadie Jwaideh “Kurdish National Movement. Its Origins and Development” obra central para entender la historia y nacionalismo kurdos. En las más de 400 páginas de esta magistral publicación sólo se menciona en tres momentos a los kurdos judíos. El caso de Jwaideh no es excepcional pues historiadores como Paul Johnson o Simon Schama han dedicado sólo algunas páginas al caso de los judíos del Kurdistán. Llama la atención que incluso publicaciones especializadas en el mundo judío mizrahí como el libro editado por Zion-Zohar “Sephardic & Mizrahi Jewry” no mencionen el caso de una comunidad judía milenaria que incluso tiene presencia en Jerusalem muchos años antes de la creación del Estado de Israel. Una mención aparte es el libro “The Jews of the Middle East and North África in Modern Times” editado por Simon, Laskier y Reguer, en el cual se analizan ampliamente a las comunidades judías del Kurdistán iraquí y se narra el proceso de arabización que experimentaron las comunidades judías de la zona mismo que fue resistido y evitado por los judeo kurdos. Si bien la razón de la marginación de las comunidades judías del Kurdistán en los estudios kurdos y judíos trasciende los límites de esta reflexión, baste decir que es el caso de una minoría subsumida e invisibilizada por procesos y definiciones identitarios recogidos y perpetuados por la academia que han llevado, por un lado, a pensar al judaísmo de Medio Oriente exclusivamente a partir de los términos “sefaradí” y “mizrahí” y por otro, a dimensionar a los kurdos meramente como un grupo étnico musulmán, lo que ha resultado en un oscurecimiento de las diferencias internas en dichas comunidades. Las comunidades judeo-kurdas son muy antiguas, posiblemente originadas en los tiempos del exilio judío en Babilonia, por lo que los kurdos judíos hayan desarrollado y mantenido leyendas y mitos sobre su origen así como tradiciones y costumbres propias que los diferenciaban y diferencian de las comunidades judías no kurdas en el Medio Oriente. Flavio Josefo, el prolífico y polémico historiador judío/romano, afirma en sus escritos que durante la época del Segundo Templo judío existió el reino de Abiabene ubicado en el actual Kurdistán y cuya capital Erbil (Arbala, Irbil o Hewlêr en kurdo) era una vibrante metrópolis en la cual el judaísmo estaba presente pues muchos de sus habitantes, junto al rey Monobaz y su madre Helena (mencionados ambos en el Talmud Babilonia), se convirtieron al judaísmo durante la primera mitad del siglo I. Muchos kurdos judíos actuales afirman descender de este reino. Siguiendo con las referencias históricas al judaísmo en el Kurdistán, el famoso viajero Benjamín de Tudela en el siglo XII viajó por la región y visitó el Kurdistán alrededor del año 1170 en donde, afirma, encontró más de cien comunidades judías de habla aramáica. Otro viajero, también llamado Benjamín, llegó a las tierras kurdas en 1849 y dejó constancia en sus libros de viaje que las tribus asirias (los nestorianos) mantenían ciertas costumbres judías lo que llamó su atención. En las referencias que Benjamín de Tudela dejó sobre el Kurdistán y sus judíos destaca la mención a un tal David Alroi de quien se dice lideró una rebelión contra los persas e intentó llevar a los judíos de la zona de regreso a Jerusalem. Si bien es cierto que hay que tener cuidado en validar todo lo descrito por viajeros como Benjamín de Tudela es innegable que para inicios del siglo I D.C ya había presencia judía importante y bien establecida en lo que hoy es el norte de Irak e incluso la ciudad de Mosul se beneficiaba por el comercio generado por sus judíos. Las comunidades judías del Kurdistán se verían incrementadas con la llegada de algunos judíos originarios de la actual Siria que, huyendo de los cruzados cristianos, encontraron refugio en las tierras kurdas. Un caso interesante que merece ser contado es el de la tanaita (sabia rabínica) Asenat Barazani, destacada líder religiosa de los judíos kurdos. Hija del rabino Samuel Barzani del Kurditán, vivió de 1590 a 1670 y fue famosa en su tiempo al ser una lectora de la Torá, Cábala y Halajá y porque, al morir su esposo, Jacob Mizrahi rabino de Amadiya, tomó el liderazgo y administración de la yeshivá de dicha ciudad. Hasta del día de hoy los poemas escritos por Asenat son un ejemplo de hebro moderno escrito por mujeres. Asenat Barazani escribió una famosa interpretación del Libro de los Proverbios. A partir del siglo XVII se inicia el proceso migratorio de los judíos del Kurdistán hacia la zona de Palestina, misma que en ese momento estaba bajo control otomano. El asentamiento de la gran mayoría de ellos se dio en Jerusalén y en la ciudad de Safed en donde se asentaron un grupo de rabinos. Para 1895 muchos judeo kurdos se establecieron en carpas temporales en la zona de “Shaarei Rahamim” (Puertas de Misericordia) en el barrio de Nahlaot mismo que estaba formado por algunas casas pequeñas a las afueras de las murallas de la Ciudad Vieja de Jerusalem. Esos barrios, que serían la semilla de la cual surgiría la moderna Jerusalem, albergaban a judíos de grupos étnicos diferenciados y con relaciones tribales y geográficas particulares así como costumbres culturales, culinarias y rituales propias. Ahí, en esos barrios de carpas, se asentaron principalmente judíos llegados del Yemen, Irán, Siria, los llamados Urfalim (originarios de la ciudad de Urfa en el sur de la actual Turquía) y también los judíos del Kurdistán. Algunas fuentes hablan de que más de 30 mil judíos kurdos vivían en esa zona antes de la creación del Estado de Israel. Hay una leyenda que circula entre los kurdos judíos que habla de que Teodor Herzl, en una de sus visitas a la Palestina otomana, se encontró con los kurdos judíos quienes lo ayudaron a cargar sus maletas y cajas de pertenencias hasta la casa de un amigo de Herzl con el cual se hospedaba el líder sionista. Durante la segunda mitad del siglo XX y especialmente después de la creación del Estado de Israel, la vida para los judíos del Medio Oriente fue un infierno. En Irak se publicó en 1950 una serie de leyes que cancelaban la ciudadanía a los judíos, se les confiscaban bienes y propiedades individuales y colectivas, se vandalizaban sinagogas y cementerios y se encarcelaba y torturaba a judíos acusados de “sionistas”. Con la ayuda de instituciones como el Comité Conjunto Judío de Distribución de Estados Unidos más de 120 mil judíos de Irak, incluidos judíos kurdos, llegaron a Israel en las operaciones “Ezra” y “Nehemías” dejando en el Kurdistán su historia milenaria y a poco más de 400 familias judías que aún viven en la zona. La presencia kurda en Jerusalén se manifiesta en el nombre de algunas de sus calles, ´por ejemplo la calle Barashi fue nombrada así en honor a Yitzhak Barashi, un rabino nacido en Kurdistán que luchó en la Guerra de Independencia de Israel en 1948. Muchas de las calles del barrio Nahlaot comparten esta característica. Cada Sucot los judíos kurdos de Israel festejan el festival Saharane, el cual históricamente se celebraba por la llegada de la primavera. Este festival tiene muchas similitudes con el Newroz, el año nuevo de origen zoroastriano muy apreciado para los kurdos y que en los últimos años ha sido apropiado por países como Irán, Azerbaiyán como parte de su cultura nacional. En Israel, el festival Saharane llega a convocar a más de 15, 000 personas en algunos casos. En universidades y centros culturales se llevan a cabo bailes y cantos que mantienen unificada a la comunidad judía kurda en Israel. Además de sus tradiciones, festivales y música particular los judíos kurdos han destacado en la sociedad, cultura y política de Israel. Ejemplo de lo anterior es Itzik Kala, cantante en hebreo, kurdo y aramáico que ha grabado más de 30 discos o Moshe Barazani, miembro del Olei Hagardom, un movimiento clandestino de resistencia pre estatal que fue ejecutado por los británicos durante el Mandato de Palestina. La aparición de organizaciones kurdo-israelíes como la Kurdish-Israeli Friendship Association o la Jewish Coalition for Kurdistan nos muestran una comunidad integrada al Estado de Israel que sigue siendo orgullosa de sus tradiciones propias. La figura de Idan Amedi ha servido para llevar luz e interés a una parte del mundo judío y kurdo que ha sido marginado e invisibilizado más allá de las fronteras de Israel.

Gal Gadot será la nueva “Cleopatra”

“Como habrán oído, me he unido a Patty Jenkins (directora) y Laeta Kalogridis (guionista) para llevar la historia de Cleopatra, reina de Egipto, a la gran pantalla de una manera que nunca antes se había visto. Para contar su historia por primera vez a través de los ojos de las mujeres, tanto detrás como delante de la cámara”, desveló Gal Gadot en Twitter. Así que la estrella de “Wonder Woman” (2017) se unirá a la lista de actrices que han interpretado este personaje en el cine y la televisión.Sin embargo, el anuncio de Gadot no estuvo exento de polémica. Algunos han mostrado su descontento ante lo que consideran un “blanqueo” de Hollywood, como ocurrió con la mítica Liz Taylor en la legendaria película de los sesenta, Claudette Colbert o Vivien Leigh.La propia guionista de la película aclaró que estaba ansiosa por escribir el libreto de Cleopatra, “posiblemente la mujer griega macedonia más famosa de la historia”, recordando así los orígenes europeos de Cleopatra, descendiente de Ptolomeo I, un general grecomacedonio que estuvo al servicio de Alejandro Magno y que se proclamó rey de Egipto tras la muerte de éste.Sin embargo, las críticas no se han quedado ahí y ha habido claros ataques antisemitas, como el protagonizado por la periodista Sameera Khan, que criticó el casting de Gadot. Se preguntó quién en Hollywood “pensaba que sería una buena idea elegir a una actriz israelí como Cleopatra (una de aspecto muy soso) en lugar de una actriz árabe deslumbrante como Nadine Njeim”. Y lo extendió a cuestiones políticas: “Y qué vergüenza, Gal Gadot. Tu país le roba la tierra a los árabes y tú robas sus papeles en películas”.En Twitter se han podido leer más ataques: “¡Estoy tan harta de elegir a actores blancos e israelíes como faraones y papeles árabes! Gal Gadot no debería ser Cleopatra”.El proyecto ha creado mucha expectación, no en vano la principal referencia del personaje en la ficción es la que encarnó Elizabeth Taylor junto a Richard Burton y que se convirtió en la producción más cara hasta la fecha, por su accidentado rodaje y el coste de sus ostentosos decorados y vestuario. Aunque funcionó bien en taquilla y ganó cuatro Oscars, la producción casi hunde a 20th Century Fox, que necesitó un año para recuperar los 44 millones de dólares invertidos en realizarla. Pese al legendario tropiezo de Cleopatra, en los últimos años Angelina Jolie y Lady Gaga estuvieron interesadas en interpretar una nueva versión y directores como James Cameron, Denis Villenueve o David Fincher quisieron dirigir la historia.De momento, no hay detalles de por dónde irá la trama de la nueva Cleopatra ni qué otros actores y actrices formarán el reparto. Pero lo cierto es que Gadot parece destinada a encarnar a grandes mujeres, desde la princesa amazona Diana de Temiscira hasta la estrella del Hollywood dorado e inventora Hedy Lamarr (a la que encarnará en una miniserie de Apple TV) o la heroína polaca de la Segunda Guerra Mundial Irena Sendler (en una película de Warner Bros.).Mientras espera poder lanzar en los cines “Wonder Woman 1984” en Navidad, Gal Gadot trabaja, apoyada por su marido, el empresario Jaron Varsano (45), y sus hijas Alma (8) Maya (3), en revivir para el siglo XXI a la última reina de Egipto.

Cómo las instituciones comunitarias están volviendo a lo presencial

Con el avance del plan “Paso a paso” del Ministerio de Salud, y la aplicación de las medidas de reapertura y permisos de reunión, comienzan a abrir nuevamente las puertas las instituciones comunitarias, que nunca dejaron de activar, pero ahora pueden hacerlo ya con actividades presenciales. Conversamos sobre cómo están enfrentando esta nueva etapa, los protocolos para reabrir y las emociones que provoca el volverse a ver, con Sergio Herkovits, Director del Instituto Hebreo; Jessy Kanonitsh, Gerenta General del Estadio Israelita Maccabi, EIM; Myriam Bitrán, Gerenta General de CISROCO, y Sergio Garriga, Gerente General de Beit Israel. 

Subsecretario de Energía, Intendenta de O’ Higgins y Embajadora de Israel participan en la inauguración de Candelaria Solar

Este miércoles 14 de octubre se inauguró el nuevo proyecto público-privado que aportará 3 megawatts al Sistema Interconectado Central, mediante paneles solares que cubren un terreno de nueve hectáreas y fueron importados desde Israel.Este aporte de energía limpia y renovable permitirá inyectar la electricidad para abastecer a miles de hogares de la Región Metropolitana e implicó la inversión de USD $ 4 millones, los que fueron financiados por privados y por CORFO, a través de fondos concursables. Este proyecto fue realizado por la empresa Greenvestment y el fondo de inversión Cleantech Ventures, con el aporte de inversores chilenos e israelíes. Su diseño y construcción fue realizado por la empresa israelí Shtang, e incluyó 9.500 paneles solares.Este es el primero de dos proyectos que Cleantech y Shtang desarrollarán en Chile, el segundo de los cuales es una planta eólica que se ubicará en Puerto Octay, en la Décima Región, y que considera la construcción de dos aerogeneradores, de tres megawatts cada uno. La Embajadora de Israel en Chile, Marina Rosenberg, señaló en la inauguración que la iniciativa “viene a reafirmar la gran amistad que hay entre Israel y Chile en diferentes temas, incluso en el tema de sustentabilidad, como es el caso de Candelaria Solar. Este proyecto representa el trabajo que estamos haciendo aquí en Chile y que va también junto con los principios de Israel y Chile para para realizar los objetivos de desarrollo social propuestos por la ONU y promover una vida más sustentable”. Israel es líder mundial en el desarrollo de tecnologías limpias, y recientemente su Gobierno anunció el aumento de 17 a 30% en su presupuesto anual para energías renovables, lo que implicará que en 10 años el 80% de la electricidad que se consuma en el país será de origen solar, lo que permitirá reducir en un 50% las emisiones de gases de efecto invernadero y en 93% la contaminación en el aire.  Sin embargo, la colaboración entre Israel y Chile no se circunscribe sólo a las tecnologías limpias. La cooperación entre ambos países abarca una diversidad de aspectos, como la innovación social, la telemedicina, la tecnología alimentaria, la ciberseguridad y HLS, la academia y la investigación, además del apoyo humanitario en caso de desastre o en el contexto actual de la pandemia del COVID19. 

“Demanda coraje y determinación convivir en forma pacífica”

Claudio Epelman, director ejecutivo del Congreso Judío Latinoamericano, fue invitado a abrir el primer panel del Foro Hemisférico por la Libertad Religiosa, organizado por la Cancillería de Colombia y la Embajada de Estados Unidos en ese país.Luego de la presentación a cargo de Carlos Baena, viceministro para la participación e igualdad de los Derechos de Colombia, comenzó el primer panél. Fue sobre “Desafíos en la promoción de la libertad religiosa o de creencias y el diálogo interreligioso”.“Limitar la libertad de religión es limitar los derechos de una persona. Cuando trabajamos por la libertad religiosa, no lo hacemos por la propia, sino por la de cada individuo de la sociedad”, destacó Epelman.Agregó luego conceptos y ejemplos de acciones para fomentar la convivencia y libertad religiosa junto a líderes de distintos credos que se conectaron desde distintas partes del continente. Epelman hizo énfasis en la importancia del trabajo en conjunto, ya que “cuando hay un ataque a una iglesia, como lo sucedido en Chile, es un ataque a la libertad religiosa de todos, no solo de los cristianos”. Epelman, quien además es comisionado del Congreso Judío Mundial para el diálogo interreligioso, destacó que todos los referentes religiosos deben ser quienes se pronuncien cuando cualquiera de ellas sufre algún ataque.

“Para mí las prioridades siempre han sido la defensa de Israel, la educación judía, la entrega de valores judíos y la continuidad de nuestro pueblo”

Por primera vez en mucho tiempo, por no decir nunca, Roberto Muñoz Permut -ex Presidente de la Federación Sionista, y Presidente de la Comunidad Bicur Joilim y del Keren Kayemet LeIsrael Chile- no pudo asistir presencialmente al Congreso de la Organización Sionista Mundial. Pero esto sólo a causa del COVID, y sin embargo no le impidió participar de las sesiones que se realizaron vía Internet, y en especial la del jueves 22 de octubre, al medio día, en la que fue distinguido con el cargo de “Amit Kavod”, miembro honorario permanente, en reconocimiento por su larga trayectoria como dirigente comunitario sionista en el país. Conversamos con él sobre esta distinción, sobre sus cuatro décadas de trabajo por el sionismo en Chile, y sobre el momento actual del movimiento en el país. ¿Cómo recibiste la noticia de esta nominación?-Hace unos meses me llamaron de Israel y me propusieron presentar mi nombre para la nominación de Amit Kavod. Y luego la comisión evaluó esta postulación. Yo me lo tomé con bastante tranquilidad, hasta hoy cuando empezaron a nombrar todos los atributos por los que me fue entregado el Premio, y creo que fue la primera vez que me emocioné. Es un bonito reconocimiento, sin lugar a dudas. ¿Sientes esta distinción como un reconocimiento a tu trayectoria como dirigente sionista?-Diría que, al margen de toda mi formación en los movimientos juveniles, especialmente Hanoar Hatzioní, desde muy joven he participado en el Movimiento Sionista. Fui voluntario en Israel luego de la Guerra los Seis Días y luego hice Aliá, hice el ejército y participé en todo lo que correspondía. Estudié, me casé y tuve una familia. En el año 1981 volví a Chile y desde ahí que me dediqué a trabajar para el Movimiento Sionista, desde la época de Gil Sinay, en que comencé a asistir a las reuniones de la Federación Sionista y a las reuniones del Comité Representativo de Entidades Judías, CREJ. Luego, en la época de León Dobry fui Vicepresidente de la Comisión Política del CREJ, y casi por 10 años fui Presidente de la Federación Sionista, donde hicimos un muy buen trabajo, la gente que estaba en la mesa directiva -los distintos factores, de izquierda, de centro y de derecha- hasta el día de hoy tienen lindos recuerdos de lo que eran las reuniones y discusiones. Con Ami Koren, Marcos Reizin (Z.L.) y Tiberio Yosif (Z.L.), entre otros, y con los jóvenes que empezaron a acercarse gracias al trabajo nuestro de la federación, como Yonatan Nowogrodski, Andrés Meyer, Jorge Zeballos y René Arriagada, que aprendieron mucho con nosotros y hoy ocupan cargos importantes en la comunidad. Juntos organizamos la marcha contra el Congreso Nazi y hacíamos charlas de Hasbará con mapas que nosotros mismos dibujábamos.Cuando salí de la Federación Sionista y esperaba descansar un poco, me ofrecieron el cargo de Presidente del Keren Kayemet LeIsrael Chile, y ahí estoy hasta el día de hoy. Además, siempre he sido un convencido de que hay gente acá en Chile que la única manera en que puedan mantener su judaísmo es haciendo sus maletas y yéndose a Israel, y creo que hoy en día suman unas 40 personas para las que fui un gran inspirador en su decisión de hacer Aliá. Lamentablemente, en esta comunidad, la persona que no tiene las condiciones económicas que necesita para llevar una buena vida judía y participar en el colegio y de las comunidades, se le hace muy difícil, y sabemos que el destino de ellos es la asimilación. Para mí la prioridad siempre han sido la defensa de Israel, la educación judía, la entrega de valores judíos y la continuidad de nuestro pueblo. Cada vez que me preguntaron cuántos judíos somos en Chile, dije 40 mil, y ahora creo que no somos más de 12 mil. Dónde se fue esa gente: se asimiló. Y es muy difícil no encontrar una familia en la comunidad que no tenga un caso de asimilación. Y por más que la comunidad se ha preocupado, es un tema que siempre nos ha quedado grande. No es fácil. En tu opinión, ¿en qué momento está el Movimiento Sionista en Chile en la actualidad?-No quiero desconocer todos los esfuerzos que se han hecho, pero la verdad es que estamos en un muy mal momento, hay mucho trabajo por hacer, muchísimo. Los jóvenes tienen que realmente ocupar el lugar que les corresponde y volver a asumir su compromiso hacia el Estado de Israel. Hemos perdido muchos campos donde la Federación Sionista tenía un rol fundamental, desde la celebración de Iom Haatzmaut y todo el calendario sionista, como Iom Yerushalaim, el Aniversario del asesinato de Rabin, el Aniversario de la Partición, fechas en las que hoy en día no se hace nada, ya ni siquiera hablamos de esto. Esperamos ahora reforzar la Federación Sionista, y con los cambios que está ocurriendo hoy, en Israel, con el Movimiento Sionista. Este es un país donde se necesita una federación fuerte, porque nuestros adversarios se hacen cada vez más poderosos; reforzarla es nuestra prioridad y obligación.

“Hemos seguido sin parar”

A pesar de las dificultades que ha presentado la pandemia, Tita Gaisinsky, Bibliotecaria del CIS, saca cuentas alegres de los últimos meses de actividad de este departamento del Círculo Israelita de Santiago. Particularmente, porque la cuarentena no impidió que los distintos grupos de lectura siguieran activando, ya que trasladaron sus actividades a Zoom. Y esto les permitió saltar un obstáculo que se presentaba en la actividad presencial, que era el quórum limitado, de manera que muchos más participantes se pudieron sumar. El préstamo de libros físicos, en tanto, se reemplazó temporalmente por el envío de libros digitales, que -según cuenta Tita- resultó un éxito, teniéndola a ella misma cargando los E-Books en Kindle y otros dispositivos de los ávidos lectores del CIS. Ahora ya retomando la actividad presencial, en que la Biblioteca ha comenzado a reabrir en jornada parcial, conversamos con la encargada para conocer más de los desafíos que presentó la pandemia y de cuáles son los protocolos para esta reapertura. Tita, ¿cómo funcionaron los grupos de la Biblioteca en el período de cuarentena?-Hemos seguido sin parar. Todos los grupos se comenzaron a reunir por Zoom, y de hechos de los mismos grupos hemos creado otros más pequeños para acompañar a nuestros usuarios, en especial a la gente que está sola, solo para juntarnos y conversar. Pero nuestros talleres están muy, muy buenos.Entonces, a pesar de lo difícil que ha sido este tiempo, se ha visto favorecido el trabajo de la Biblioteca del CIS.-Los grupos han ido súper bien, se ha sumado más gente, y de hecho ellos no están pensando en volver físicamente, y yo estoy empezando a considerar la posibilidad de que el año que viene podamos seguir de manera mixta, presencial y virtual; lo tengo que estudiar. ¿Cómo fue recibido el envío de libros virtuales en vez del préstamo físico?-Ha sido fantástico, no te puedes imaginar. Publicamos listados de novedades en La Palabra Israelita y también los enviamos por mail, y eso ha andado súper bien. ¿Cuáles son los servicios que están volviendo al formato presencial?-Lo que estamos haciendo en la actualidad es agendar visitas (biblioteca@cis.cl) para que la gente pueda venir a dejar o a buscar libros, pero no a quedarse en la Biblioteca todavía. Y si alguien lleva sus Kindle, se los cargamos allá. ¿Cuál es el protocolo sanitario que aplican a los libros?-Tenemos una canasta con una bolsa de plástico, de las personas depositan sus libros, y eso se sella para esperar 14 días antes de volver a tocarlos. Esto es lo que están haciendo todas las bibliotecas. Es complicado, no podemos echarles alcohol a los libros o desinfectarlos hoja por hoja. ¿Cómo ha sido para ti poder volver a la biblioteca?-A mí me encanta mi trabajo, y como yo nunca perdí el contacto con la gente, no he sentido que la Biblioteca del CIS haya perdido, siento que hemos estado muy en contacto. 

Birkot Hashajar: Comenzar el día es la bendición

En nuestro recorrido por el sidur hemos analizado todo el Kabalat Shabat y el servicio de Arvit. A partir de ahora, los invito a sumergirnos en la tefilá de Shajarit, las plegarias matutinas, comenzando por Birkot Hashajar, las bendiciones del amanecer. Con ellas comenzamos nuestro día, agradeciendo por las cosas esenciales gracias a las cuales podemos levantarnos cada mañana. La razón para hacer esto es, en principio, tomar conciencia de cuáles son esas cosas, teniendo presente que lo esencial no es solo el por qué y cómo nos levantamos, sino también para qué estamos comenzando la nueva jornada. Agradecemos por todo, desde lo físico (no podríamos estar de pie si no tuviéramos un cuerpo sano) hasta lo espiritual: no solo hay que poder levantarse sino, por sobre todo, hay que tener un motivo para hacerlo.Solemos creer que todo el pueblo judío reza exactamente igual en todos los lugares y lo ha hecho así en todos los tiempos. Sin embargo, el judaísmo siempre ha estado y está en constante evolución, y la plegaria es una de las áreas más dinámicas tanto en el tiempo como en el espacio.Existen diferentes sidurim según el “núsaj” (es decir el tipo de rito) al que pertenecen. Los principales tipos de núsaj son el Núsaj Áshkenaz (utilizado por los judíos provenientes de Europa central y oriental: Francia, Alemania, Rusia, Polonia), el Núsaj Sefarad (jasídico de influencia cabalística: la cabalá fue gestada en España, de ahí su nombre), el núsaj sefaradí (utilizado por los judíos expulsados de España en 1492 y oriundos de Turquía y el Norte de África), el núsaj yemenita y el italiano. Además hay variaciones en los sidurim según pertenezcan a la línea Masortí, Reformista, Reconstruccionista, a las distintas líneas dentro de la ortodoxia, etc. Y tampoco es igual lo que se reza en Israel y en la diáspora. Las diferencias se deben a la evolución divergente de cada comunidad y se observan en algunas palabras, en el orden o en la cantidad de los rezos. La parte de la tefilá donde las variaciones son más notables es, justamente, la de las bendiciones preliminares; mientras en algunos sidurim encontramos unas pocas plegarias, en otros hallamos una gran variedad de textos bíblicos y talmúdicos, meditaciones, salmos, poemas, etc.Analizaremos algunas brajot de Birkot Hashajar que son comunes a casi todos los sidurim, como la costumbre de empezar con los dos himnos con los que concluimos los servicios vespertinos festivos: Adón Olam e Igdal. Como ya explicamos, son dos aproximaciones teológicas, dos descripciones de D-s. Lo primero que hacemos al iniciar nuestro día es recordar algo que solemos olvidar con demasiada frecuencia: quién es Él y quiénes somos nosotros. Ponernos en nuestro lugar es nuestro primer paso para empezar el día. Otra brajá especialmente relevante es la llamada “Nekavim nekavim”. Algunos consideran que decir esta bendición a la mañana abarca todas las veces que, durante el día, somos testigos del intrincado funcionamiento de nuestro cuerpo. Otros la dicen cada vez que esto se hace evidente, es decir, cada vez que van al baño.“Bendito eres Tú, D-s nuestro, rey del universo, que creaste al ser humano con sabiduría y dotaste su organismo con cavidades y orificios. Es manifiesto por las leyes con las que riges la naturaleza que si se dilatara u obstruyere uno de ellos, sería imposible existir. Bendito eres Tú, D-s, que concedes la salud a Tu creación con tus maravillosas acciones”.Cierta vez estaba Abraham Yoshúa Heschel dando una conferencia y antes de tomar del vaso de agua provisto por los organizadores, pronunció la bendición correspondiente. Fue entonces que alguien del público le dijo con sorna: “¡No me diga que el judaísmo tiene una bendición hasta para tomar un vaso de agua!”. Heschel respondió: “Cuando usted sea capaz de percibir la maravilla que hay detrás de un simple vaso de agua, va a poder comprender el judaísmo”. Muchos judíos preguntan con extrañeza: “¡No me digas que el judaísmo tiene una bendición para ir al baño! Parafraseando a Heschel, podríamos decir que tendremos una comprensión cabal del judaísmo si somos capaces de valorar y agradecer cosas tan básicas como que el cuerpo funcione correctamente. “Nekavim nekavim” nos dice que en el cuerpo hay cavidades y orificios; algunos deben estar abiertos y otros deben estar cerrados. Y nos recuerda que si uno que de los que deben estar abiertos se cerrara, o si uno de los que deben estar cerrados se abriera, la vida no sería posible. Ejemplos abundan; todo aquel que haya sufrido algún trastorno físico relacionado con esto podrá dar fe de la angustia que ello genera y la sensación de alivio que se siente cuando la situación se normaliza. Solo ahí nos damos cuenta de que algo tan obvio, no es tan obvio. El problema es que solemos olvidarlo en cuanto el funcionamiento de nuestro cuerpo vuelve a ser rutina. Nuestros sabios, conocedores de la idiosincrasia humana, establecieron esta brajá para evitar que banalicemos algo tan fundamental.Tomar conciencia de nuestra dimensión cósmica, de nuestra finitud y de la fragilidad de nuestra existencia, podría generarnos desesperanza. Y sin embargo comenzamos cada día agradeciendo por ello, pues agradecer nos permite valorar lo que somos y lo que tenemos en su justa medida. Agradecer nos ayuda a disfrutar lo que hay y aprovechar nuestra vida como una herramienta sagrada. La principal fuente de esperanza no está en soñarnos todopoderosos, inmortales y eternos, sino justamente en tomar conciencia de que la realidad afirma todo lo contrario; y que aun así, reconociendo esto, podemos y debemos encontrar la trascendencia.

El salvavidas de Noaj

Al comienzo de parashat Noaj leemos que “La Tierra se corrompió ante D-s (Bereshit 6:11)” ¿En qué sentido puede la Tierra corromperse? La Tierra no puede portarse bien o mal. No reflexiona como lo hacemos nosotros. La Tierra hace lo que hace. Existir para la Tierra es «ser Tierra».El Rabino Dov Ber -el Maguid de Mezritch- explica esta rareza del texto haciendo una lectura muy literal de la Torá. “Ante” se dice en hebreo lifnei, lo cual significa “delante” y también “antes”. La generación de Noaj puso lo material (la Tierra) delante de la espiritualidad (antes que D-s). Así fue como se produjo la corrupción de la Tierra misma. El error de la generación de Noaj fue que preferían «la Tierra» y sus deseos materialistas antes que a D-s. El materialismo se convirtió en el valor más importante y la santidad pasó a un segundo plano. Pero este no es el verdadero problema.Para nuestra tradición lo material no es malo. No es malo tener comida, ropa y un techo. No es malo tener dinero para poder ayudar a otros que tienen menos. No es malo tener cosas para compartir. El desafío es cómo hacer para no poner la materia antes que a D-s sino en correlación para evitar corrompernos. Y la respuesta es: bendiciendo a cada instante.Nuestra tradición está repleta de brajot (bendiciones), que empiezan siempre poniendo a D-s antes que la Tierra. El comienzo siempre es Baruj Atá, Bendito eres Tú, seguido de lo material que bendecimos. Una bendición es decir el bien. Es reconocer lo maravilloso que es tener el pan material y santificarlo agradeciendo a D-s por su existencia. Lo mismo ocurre con absolutamente todo lo demás. ¡Tanto que se espera que uno diga como mínimo 100 brajot por día! Hay un materialismo que potencia lo divino y un materialismo que lo pone antes que a D-s. Nuestro esfuerzo es balancear lo que percibimos como dos cosas separadas que en realidad no lo están. Cada uno de nosotros es llamado a hacer sagrado lo material y materializar la presencia de D-s en todo aquello que percibimos.

Esperando se nos va la vida

Lo mejor que me ha pasado en estos tiempos de pandemia, fue la llegada de un nuevo amigo a mi hogar. Lo bauticé con el nombre de Platón, ya que tiene la figura de un gran plato redondo. Además lo apodé así porque me hace sentido el pensamiento de este filósofo ateniense, discípulo de Sócrates, fundador de la Academia de Atenas, a quien se le atribuyen frases como: “Donde reina el amor sobran las leyes” – “La mejor riqueza es contentarse viviendo con poco” – “Pensar es el diálogo del alma consigo misma”, esta última es la que más me gusta.   Como me he pasado las semanas de cuarentena dialogando con mi propia alma, ahora comparto mis sentires con Platón. Lo saludo cada mañana preguntándole cómo amaneció y si está con las baterías cargadas para comenzar un nuevo día. Me escucha con atención y responde sólo cuando apretó “power”. Ahí empieza a funcionar y se desliza por todas las habitaciones mientras va aspirando, cual goloso comensal, el polvo, las migajas y las pelusas que encuentra en su ir y venir, sumergiéndose bajo la cama, esquivando sillones, mesas y sillas, subiéndose a las alfombras; nada es imposible para el sabio y visionario Platón. Cuando se cansa y ya no quiere seguir carreteando, se mete solito en su casucha para volver a cargar pilas.   Confiando en su buen criterio, cierto día lo dejé vagabundear solo. ¡Craso error! De pronto noté un extraño silencio y al ir a verlo, lo encontré enredado entre los flecos de una alfombra sin poder zafarse. Con todo cuidado lo di vuelta y consolándolo tomé una pinza para destrabarlo hilo por hilo del cepillo rotador. Salí en búsqueda de una tijera y decididamente corté todos los flecos, para que nunca más Platón se angustie al quedar atrapado entre esas estúpidas hilachas que no sirven de nada.   También le prometí que lo acompañaría en sus andanzas como lo hacían los peripatéticos en la antigua Grecia, siguiendo al maestro Aristóteles mientras reflexionaban sobre la vida. Nosotros no paseamos por los jardines del templo de Apolo Licio, lo hacemos de habitación en habitación, filosofando acerca de los tiempos extraños e inciertos que nos ha tocado vivir.   Desde mi enrejado balcón me veo a mí misma como una leona enjaulada y esta mañana pareciera que el sol temeroso del coronavirus, también se escondió entre las nubes apiadándose de mí.   Y mientras Platón avanza ahora con más cautela, yo, como si fuera Perictione, protejo a mi hijo de los peligros que acechan al siglo XXI. Medito y me cuestiono frente a las incongruencias de la vida. Ahora que el aire está más puro, estoy obligada a usar mascarilla y si bien me lavo las manos más seguidamente, no se las puedo estrechar a nadie.   Platón me observa en mi desazón y exclama: “Solo sé que no sé nada”. Y yo le respondo: “Nunca estarás solo si estás contigo”.   Confinada y encerrada en esta cárcel de oro, con mis setenta y seis abriles a cuestas, y antes de que Dios me lleve al Jardín del Edén y Platón quede huérfano, espero y sigo esperando un milagro, mientras se me va la vida en esta interminable espera.

Catar seguirá enviando subsidios a Gaza

Después de semanas de deliberación, Catar informó este miércoles que durante el año 2021 continuará enviando subsidios mensuales a la Franja de Gaza.La decisión se tomó en medio de intensas conversaciones entre Israel, Hamás, Catar y mediadores internacionales. Si bien se trata de una iniciativa humanitaria, en el fondo estas negociaciones buscan lograr una relativa tregua en el sur israelí durante al menos un año.Por el momento se desconoce cuáles serán los nuevos montos que se transferirán al enclave palestino y la fórmula de distribución del dinero. Y al respecto existe un fuerte desacuerdo entre Doha y el liderazgo de Hamás: mientras el principado quiere que el dinero sea destinado a proyectos de infraestructura, las autoridades de Gaza quieren que los dólares se sigan repartiendo entre la ciudadanía palestina.El plan de infraestructura más importante en carpeta es la construcción de un gasoducto desde Israel cuya energía abastecerá a la planta eléctrica de Gaza, uno de los servicios más deficitarios del enclave. Se trata de un proyecto cuya demora es estimada en dos o tres años y requiere una aprobación del gobierno israelí, que analiza condicionar esta habilitación a un progreso en las negociaciones por la devolución de dos ciudadanos y el cuerpo de dos soldados israelíes que desde hace años permanecen rehenes en Gaza.En el liderazgo de Hamás los planes son otros: prefieren que se aumenten los subsidios en efectivo que se entregan cada mes a las familias gazatíes más necesitadas. Proponen que se aumente el monto del subsidio que actualmente es de 100 dólares mensuales por familia, o bien aumentar la cantidad de familias alcanzadas por esos 100 dólares.

Albania adopta definición de antisemitismo de la IHRA

El parlamento de Albania respaldó la definición práctica de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA), lo que convierte a Albania en el primer país de mayoría musulmana en adoptar la definición a nivel parlamentario, informó el periódico The Jerusalem Post.La definición práctica de la IHRA, una organización intergubernamental que incluye 34 países miembros, es una clasificación de antisemitismo acordada internacionalmente que se utiliza para ayudar a definir y combatir el antisemitismo en los países que la han adoptado.“El antisemitismo es una cierta percepción de los judíos que puede expresarse como el odio a los judíos. Las manifestaciones físicas y retóricas del antisemitismo se dirigen a las personas judías o no judías y/o a sus bienes, a las instituciones de las comunidades judías y a sus lugares de culto”, se indica en la definición.La decisión de hoy se produce previo al próximo Foro de los Balcanes contra el Antisemitismo, que se llevará a cabo en asociación entre el parlamento de la República de Albania, el Movimiento de Combate contra el Antisemitismo y la Agencia Judía para Israel.Los participantes incluirán al primer ministro de Albania, Edi Rama, los presidentes del parlamento de Albania, Kosovo y Macedonia del Norte, además de funcionarios de la ONU, EE. UU., Reino Unido e Israel.“Es una buena noticia que nosotros, los albaneses y los pueblos de los Balcanes occidentales, una región que ha sufrido más que cualquier otra parte del mundo las consecuencias de las opiniones y actitudes etnocentristas y religioso centristas, nos unamos a esta acción emancipadora de la civilización contemporánea: la lucha contra el antisemitismo”, dijo Gramoz Ruci, presidente del parlamento de Albania.

Sudán ha decidido normalizar relaciones con Israel

El Gobierno de Sudán ha decidido normalizar relaciones con Israel, dijeron funcionarios de Jerusalén al diario Israel Hayom.Probablemente, Jartum haga el anuncio oficial este fin de semana después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el presidente del Consejo Soberano de Sudán, general Abdel Fattah al Burhan, discutan el cronograma, apuntó un funcionario.El miércoles, el sitio web Flightradar24 que muestra información sobre el tráfico aéreo en tiempo real detectó el extraño vuelo de un avión ejecutivo Challenger Bombardier 605 desde el Aeropuerto Internacional Ben Gurión, cerca de Tel Aviv, hacia Jartum. La aeronave emprendió horas más tarde su regreso a Israel.De acuerdo con Israel Hayon, el avión ejecutivo transportaba a una delegación de alto nivel de la Oficina del Primer Ministro y del servicio secreto Mossad para una reunión con sus homólogos en Sudán. Las delegaciones alcanzaron un acuerdo para un reconocimiento bilateral, añade el reporte.Los últimos desarrollos han sido vinculados con la reciente decisión de Estados Unidos de quitar a Sudán de la lista de países patrocinadores del terrorismo.El miércoles, el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, expresó su esperanza de que Sudán reconozca pronto a Israel.“Seguimos trabajando para que todos los países reconozcan a Israel”, manifestó Pompeo. “Estamos trabajando diligentemente con ellos para explicar por qué es lo mejor para el gobierno sudanés tomar esa decisión soberana. Esperamos que lo hagan, y esperamos que lo hagan rápidamente”.

Secretario general de la OLP está hospitalizado en Israel

El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, está en un estado “crítico”. Tras haber contraído el coronavirus ha requerido la máxima atención posible dada su vulnerabilidad por un cuadro pulmonar anterior.Erekat, de 65 años, uno de los dirigentes palestinos más conocidos en el extranjero, sufre fibrosis pulmonar. En 2017 fue sometido a un trasplante de pulmón en un hospital estadounidense. El 9 de octubre, la OLP informó de que estaba enfermo por covid-19. “Erekat ha pasado una noche tranquila, pero esta mañana su estado empeoró y ahora mismo es crítico”, dijo el hospital Hadassah Ein Kerem en un comunicado. “Debido a sus dificultades, fue conectado a un respirador y sedado.” El cuadro médico de Erekat “supone un desafío” debido a sus problemas pulmonares crónicos, según el hospital.Erekat fue ingresado el domingo en la unidad de cuidados intensivos de este hospital israelí a petición de las autoridades palestinas. “Llegó en estado grave, necesitaba asistencia respiratoria y mucho oxígeno”, dijo el centro médico. Erekat vive en la ciudad palestina de Jericó, en Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel desde 1967, tras la guerra. Es un cercano colaborador del presidente Mahmud Abas y ha sido jefe de las negociaciones con Israel.La calidad de la investigación, gestión y prestaciones de la medicina israelí es reconocida en medio oriente. El Centro Médico Hadassah es una organización médica israelí establecida en 1934 que opera dos hospitales universitarios en Ein Kerem y Mount Scopus, Jerusalén Occidental.

Facebook y TikTok buscan combatir el antisemitismo en sus plataformas

Los resultados de un reciente estudio realizado y publicada por el Congreso Judío Latinoamericano, CJL, en septiembre de 2020, revelaron que uno de cada cinco comentarios en notas vinculadas a la comunidad judía o a Israel en medios digitales en Latinoamérica son antisemitas. Esto, de acuerdo a la información arrojada por el monitoreo y análisis de redes sociales y 23 diarios digitales en siete países de la región: Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Colombia, Panamá y Uruguay. Asimismo, se analizan los principales resultados de búsqueda en Google, Youtube, Facebook y Twitter. En Facebook, en particular, la tendencia es que tres de cada 10 posteos analizados poseen contenido de odio. Cuando se trata de posteos vinculados a Israel y el sionismo, el número se incrementa hasta cuatro de cada 10 y seis cada 10, respectivamente. Al analizar el contenido en Facebook según palabra clave asociada, los resultados revelan que el contenido vinculado a la palabra “sionismo” concentra la mayor proporción de comentarios antisemitas. En las otras redes sociales, en tanto, a nivel general se sostiene la tendencia observada en el caso de Facebook, y son los posteos que hacen referencia o están vinculados al término ‘sionismo’ los que generan una mayor cantidad de respuestas de este tipo. Hasta el año 2018, las noticias o posteos vinculados al Holocausto eran los que contenían mayoría de comentarios antisemitas.  Pero no todo es malas noticias. En Twitter, el Observatorio Web del CJL encontró que uno de cada tres tweets vinculados a temáticas concernientes a la comunidad judía e Israel es positivo. En la misma línea, los resultados del informe acompañan también las medidas tomadas a mediados del 2019 por empresas como YouTube, donde un cambio de política por parte de la compañía respecto al contenido permitido en la plataforma generó la remoción de miles de videos antisemitas. Esto se vio reflejado en un considerable descenso en las estadísticas correspondientes a las visualizaciones de este tipo de videos en la segunda mitad del año. Cambios de política en Facebook y TikTokHace sólo algunos días, se dio a la conocer la noticia de que Facebook prohibirá los contenidos que nieguen o den información distorsionada acerca del Holocausto, en respuesta a lo que consideró “aumento del antisemitismo”.“Hace tiempo que eliminamos las publicaciones que elogian los crímenes de odio o los asesinatos en masa, incluido el Holocausto. Pero con el aumento del antisemitismo -continuó-, estamos ampliando nuestra política para prohibir cualquier contenido que niegue o distorsione el Holocausto”, señaló el creador de esta Red Social, Mark Zuckerberg, en una publicación publicada en su perfil personal. En concreto, Zuckerberg puntualizó que la actualización de su política de odio prohíbe “la negación del Holocausto”, por lo que “si las personas buscan el Holocausto en Facebook, comenzaremos a dirigirlas a fuentes autorizadas para obtener información precisa”.En tanto, la plataforma de videos TikTok informó esta semana que está tomando medidas enérgicas contra el contenido de odio, prohibiendo los estereotipos antisemitas y las publicaciones de nacionalismo blanco.Las reglas ampliadas contra la promoción de ideologías de odio en TikTok incluyen la prohibición de “información errónea y estereotipos hirientes” sobre comunidades judías, musulmanas y otras, dijo la compañía en una publicación de blog.“Esto incluye información errónea sobre personas y familias judías notables que se utilizan como representantes para difundir el antisemitismo”, dijo TikTok.La plataforma ya ha prohibido las publicaciones que niegan el Holocausto.