Buenos Aires, Argentina:

Yael Meyer en la AMIA

La artista chilena reconocida a nivel mundial presentó su último álbum Warrior Heart, el cual la ha llevado a distintos festivales y escenarios en Europa, EE.UU., y Sudamérica.

La consagrada artista chilena de pop/folk, Yael Meyer, realizó su primera presentación en la Amia, sede emblemática de la Comunidad Judía Argentina, donde se desarrolló un concierto íntimo y emotivo.

En el concierto -que se llevó a cabo el pasado diciembre de forma exclusiva para los socios de la Amia-, la artista presentó su último álbum Warrior Heart, el cual ya figura entre los mejores discos del año, de acuerdo a los rankings de diversos medios de comunicación.

Según la cantautora, “durante el evento se dio una dinámica especial donde hubo un intercambio directo entre la banda y el público, dando pie a una especie de conversación entre la audiencia y nosotros entre canción y canción, lo cual hizo que la experiencia fuera aún más íntima”, afirmó.

La cantautora y compositora chilena reconocida a nivel mundial, habló en exclusivo con la Palabra Israelita sobre la experiencia de cantar en la Amia y la influencia del judaísmo en su música.

-¿Cómo fue la experiencia de debutar en la Amia, siendo un lugar emblemático para el judaísmo?

-Siempre es una linda experiencia poder compartir con público de distintas partes del mundo y por supuesto la Amia trae consigo un montón de emociones para mí. Recuerdo vívidamente cuando sucedió el atentado y cuanto nos conmocionó a todos. Teniendo amigos con familia en Argentina, fueron momentos muy duros para muchos personalmente y para todos como colectividad. Siempre es una experiencia fuerte estar en lugares donde hechos tan trágicos y de gran repercusión han ocurrido, y es un honor al mismo tiempo poder celebrar la vida a través de la música y conmemorar también a quienes ya no están con nosotros.

-¿Consideras que hay influencia del judaísmo en tu música?

-Por supuesto. Mis raíces afloran en todas partes. Así también como todo lo demás con que conecto es de igual forma una influencia, es imposible discernir donde una cosa empieza y termina. Al momento de crear todas las influencias que conforman la identidad de uno se ven reflejadas en lo que uno crea. Mi música es para mí un proceso bastante espiritual. No sé si así es como le llega a otros, pero de todas formas para mí la música es una manera de procesar y sanar.

-¿Cómo balanceas tu vida de artista con la familia y el judaísmo?

-Es difícil, pero imagino que no mucho más difícil de lo que es para cualquier madre que trabaja. Si bien mis horarios son diferentes y mi carrera tiene exigencias distintas a un trabajo tradicional, al final todas las madres debemos lidiar con los mismos desafíos. En mi caso mi trabajo es también mi pasión y la forma en la que siento que puedo hacer un aporte y contribución. El judaísmo es algo que está plasmado en cada aspecto de la vida cotidiana y por ende una parte íntegra del día a día.

Por Karin Feldman