Presidenta de WIZO Chile:

Yael Hasson y el fortalecimiento del voluntariado

A la cabeza de esta institución desde hace algunos meses, sus esfuerzos actuales están enfocado en generar espacios para que todas las mujeres de la comunidad judía encuentren un espacio para desarrollar sus ideas, proyectos y potencial.

Herederas de Sará, Rivká, Rajel y Lea, las mujeres judías de nuestros tiempos suman y suman logros, basadas en cualidades y competencias únicas. Tienen un sello distintivo, y lo hacen notar en los distintos espacios donde están presentes y particularmente en WIZO Chile, la institución de mujeres judías por excelencia.

A la cabeza de esta institución está desde hace algunos meses Yael Hasson, cuyas ideas presentamos en la siguiente entrevista.

“Nací en Israel, estudié en el colegio hebreo León Pinelo en Perú, y Psicopedagogía en la Universidad de Chile. Casada con Eduardo Bitran, mamá de Yoab y Ariela, y feliz con mis tres nietos: Gabriel, Daniel y Rafael. Hija de Yaacov Elimat Hasson (Z.L), quien fuera presidente de la Comunidad Judía de Chile y de Raquel Nisis, vice presidenta de WIZO-CEFI. Actualmente soy presidenta de WIZO Chile”, relata Yael Hasson a La Palabra Israelita.

-Considerando que tanto tu padre como tu madre han destacado en el ámbito del quehacer judeo-sionista, ¿cuánto ha pesado a tu juicio esa herencia familiar en tu activismo comunitario?

-Mucho. Mi padre dedicó su vida a trabajar por el desarrollo del judaísmo en Perú y Chile, luchó por la defensa de los derechos humanos en la Anti Defamation League, en el cono sur de América. También debo mucho a mi madre, que ha dedicado su vida a enseñar historia judía y sionismo. En nuestro hogar se hablaba hebreo, se respiraban permanentemente los valores judíos y había gran compromiso con los desafíos que implica la lucha contra el anti-semitismo. Y además siempre se sentía el compromiso con Israel, como expresión concreta de la aspiración de tener un Estado, que viva en paz con sus vecinos y sea inspiración para el mundo. Todo esto lo llevo muy arraigado dentro de mí y se lo debo principalmente a mis padres.

-¿Por qué es importante para ti dedicar tiempo y esfuerzo a este tipo de actividad de voluntariado, la de dirigente comunitario, que por lo demás no está exenta de complicaciones y desafíos?

-El compromiso personal por la causa judía y sionista me ha motivado a dedicar siempre parte de mi tiempo al trabajo voluntario. La continuidad del Pueblo Judío requiere de instituciones comunitarias que se involucren activamente en incorporar a los miembros de la comunidad en actividades que les permitan vivir de acuerdo a los valores judíos y transmitirlos a sus familias. Mi opción de trabajo voluntario es WIZO, una institución sionista que fue socia en la creación del Estado de Israel y que hoy, con 250.000 javerot (miembros) en 50 países sigue atendiendo las necesidades de los más desprovistos de la sociedad y promoviendo activamente los derechos de la mujer.

Trabajar en WIZO es trabajar por la continuidad del Pueblo Judío en Israel y en las comunidades de la Diáspora. Asimismo, es motivo de inspiración y orgullo el trabajo que realizamos en Chile a través de WIZO-CEFI a favor de los niños que integran nuestra red de 11 escuelas y 2 liceos “República de Israel”. WIZO Chile es además miembro fundador de la Asociación de Organizaciones no Gubernamentales (ASONG) y apoyamos al Hogar Acogida a la Vida para madres adolescentes.

Trabajo en equipo

Yael Hasson asumió la presidenta de WIZO de manos de Agnes Mannheim este año con “entusiasmo y ganas de dar lo mejor para esta gran institución”.

“Estoy consciente -asegura- que enfrentamos como directiva grandes desafíos. Mi trabajo se sustenta en el legado de todas las que me precedieron. Tenemos un equipo directivo y socias muy comprometidas que activan en 40 grupos con el liderazgo dinámico y entusiasta de sus presidentas”.

-Si tomamos una instantánea de WIZO al día de hoy, ¿qué piensas de su representatividad de lo que es la mujer judía en Chile? ¿Qué pasa por ejemplo con las más jóvenes?

-WIZO es una organización diversa, que convoca a la mujer judía en su totalidad.

WIZO tiene más de 1.300 voluntarias que activan, es un número importante en una comunidad pequeña como la de Chile. Tenemos filiales además en La Serena, Viña del Mar, Concepción y Temuco. Nos gustaría crecer e incorporar a más mujeres jóvenes a WIZO. Este es nuestro principal desafío. La forma de hacer atractiva la participación de la mujer joven en WIZO es entregándole un espacio diferente, en el cual logre darse un tiempo para su enriquecimiento personal, para cultivar una red de amistad, un lugar de conversación, de acción colectiva, que genere capital social y acceso a redes de apoyo en diferentes ámbitos. Esto para las mujeres jóvenes puede ser especialmente valorado.

-En un contexto más amplio, ¿qué rol cumple WIZO a nivel nacional, integrándose por ejemplo al quehacer de la mujer chilena?

-Es fundamental que WIZO tome un rol activo en la defensa de los derechos de la mujer en Chile. Y más ampliamente en la defensa de los derechos de las minorías y el valor de la diversidad. Los judíos somos parte de la diversidad de este país.

El rol que cumple WIZO-CEFI en apoyo a la educación de los niños más vulnerables lo hacemos como mujeres chilenas judías que queremos ver en nuestro país genuina igualdad de oportunidades.

Mujeres y dirigencia

El caso de WIZO, que es una institución integrada únicamente por mujeres, obviamente no resulta representativo de la situación actual de las dirigencias de las distintas instituciones y comunidades judías, donde los hombres están en clara mayoría.

-Yael, ¿debería haber más mujeres en las directivas de instituciones judías? ¿Por qué no se logra esta una situación de equilibrio entre hombres y mujeres?

-Efectivamente existe una escasa representación de mujeres en las dirigencias comunitarias. No se está valorando adecuadamente la sensibilidad y perspectiva del aporte de la mujer. La agenda de género, lograr un mayor respeto de los derechos de la mujer e igualdad efectiva de oportunidades es importante para nosotras. Es así como WIZO en Israel y el mundo lucha por la igualdad de derechos. Obviamente, en esto las mujeres tenemos un rol esencial. Esta es otra razón para tener mayor presencia femenina en las directivas comunitarias.

-¿Qué aporta diferenciador puede tener una dirigente mujer frente a un dirigente hombre?

-La mujer trae una perspectiva diferente, sin la cual se pierde un aspecto fundamental para el avance de las organizaciones. La inteligencia emocional y la empatía, son dimensiones que la mujer puede aportar al desarrollo de las organizaciones a todo nivel.

Una mirada global

Llena de ideas y ganas de levantar proyectos, Yael Hasson fija algunas prioridades que tiene en mente para el trabajo de WIZO.
“Es necesario detener el creciente individualismo y consumismo, fortaleciendo y revalorizando el voluntariado. El trabajo voluntario alimenta la confianza interpersonal y las relaciones de reciprocidad. Esta es la propuesta que hacemos a las mujeres judías jóvenes. Desarrollar este ámbito en sus vidas les permitirá realizarse más plenamente”.

En este contexto, Yael Hasson propone ampliar el voluntariado, abordando nuevos desafíos, especialmente en el área de la mujer. “WIZO ha desarrollado en Israel programas de liderazgo, incubadoras de iniciativas empresariales femeninas y programas de apoyo a madres solteras que queremos implementar en Chile.

Un proyecto en el que tengo grandes expectativas es en la generación de una plataforma digital en que WIZO ofrezca opciones diversas de voluntariado, mucho más flexibles, acorde a las competencias que la voluntaria posea, grupo al que quiere destinar su voluntariado y tiempo del que dispone”.

-¿Cómo se articula el quehacer de WIZO Chile y sus distintos proyectos con su matriz y filiales de todo el mundo?

-Hay diversas instancias para esa integración. WIZO es una hermandad de mujeres a nivel mundial. Es una ONG representada en las Naciones Unidas, con estatus consultivo en UNICEF y ECOSOC. Contamos con representantes en el consejo de la Alianza Internacional de Mujeres (IAW). En Israel, WIZO convoca a las presidentas mundiales a una Asamblea Anual y cada cuatro años a un Congreso al cual asisten alrededor de un millar de javerot. Además, se realizan periódicamente Congresos en Latinoamérica y Europa.

“Además, para las jóvenes, el Seminario Aviv ofrece anualmente la oportunidad de compartir una semana de vivencias de crecimiento personal, conocimiento, desarrollo de competencias y habilidades de liderazgo y la posibilidad de crear una red de amistad con mujeres de los 5 continentes”.

Por LPI.