Por LPI

Walter Hilliger tradujo clásico de David Nieto

“Dicen que he dicho Dios y la Naturaleza son lo mismo, la Naturaleza y Dios son lo mismo. Eso dije. Lo afirmo y lo demuestro… no hay otra Naturaleza que no sea La Providencia… El nombre Naturaleza es una invención de hace unos 500 años…” declara el emblemático David Nieto (1654 – 1728), primer rabino de la actual sinagoga Bevis Marks de Londres. Absuelto por las autoridades askenazíes de herejía, en 1704 publica un tratado teológico para advertirnos sobre el simulacro o ídolo que se formaba en la Inglaterra newtoniana: La Madre Naturaleza.
— Considerándola sabia, discreta, potente, sagaz, vigilante, activa y benefactora, se le agregan insensiblemente los atributos aplicables solamente al verdadero Dios. La obra clásica en dos diálogos es idéntica a la supuesta herejía y discute varios tipos de naturaleza, providencias y milagros según el pensamiento judío. Tras pasar más de 300 años cubierta de polvo en un armario de la Biblioteca Británica, la primera traducción, fiel a la edición facsímil en romance judeoespañol, se puede descubrir gratuitamente en Kindle esta semana.

Por LPI