Por Rabino Ariel Sigal:

¡Vamos Familia!

Está claro que las Mitzvot son individuales, y cada cual debe prosperar en su cumplimiento. En esta oportunidad no pasa desapercibido, que el mérito del cumplimiento no sólo abarca a quien cumple un mandato, sino que involucra a su familia: “y comerás allí delante de HaShem tu D´s, y te alegrarás tú y tu casa” Dvarim 14:26.

Bereshit Rabba 17:2 enseñó que un hombre sin familia vive sin Bien, sin Ayuda, sin Alegría, sin Bendición y sin Expiación. Sin bien, Bereshit 2:18 explica que “no es Bueno que el hombre esté solo”. Sin Ayuda, mismo pasuk –versículo-, D´s exclama: “Haré Ayuda idónea para él”. Sin Alegría, como dice Dvarim 14:26, “y te regocijarás, tú y tu casa”. Lo que significa que el regocijo existe sólo cuando hay un “hogar” en donde alegrarse. Continúa el Midrash, sin una Bendición, como puede leerse en el profeta Iejezkel 44:30: “Hacer que una bendición descanse sobre ti por el bien de tu casa”, de tu familia, tu esposa, los tuyos. Finalmente, sin Expiación, como dice Vaikrá 16:11: “Y él hará expiación por él y por su casa”. Es decir, sólo existe expiación completa cuando hay un hogar.

R. Shimon agregó en nombre de R. Ioshua ben Levi, que sin familia vive sin Paz como reza Shmuel I 25: 6: “Y la paz sea con su casa”. R. Ioshua de Siknin dijo en nombre de R. Levi, sin Vida persiste, según Kohelet 9: 9: “Disfruta la vida con la esposa a quien amas”. R. Jiya ben Gomdi sumó que también vive Incompleto, según Bereshit 5:2, “varón y hembra los creó, y los bendijo, y llamó su nombre Adán”, es decir, “hombre”. Y por lo tanto, sólo juntos, son “hombres”, completos como unidad. Algunos dicen que un hombre sin casa incluso daña la semejanza Divina, como dice Bereshit 9:6, “Porque a imagen de D´s hizo al Hombre”, e inmediatamente después Bereshit 9:7 agrega: “Y tú, sé fructífero y multiplícate”.

La Semejanza Divina, Completitud, Vida, Paz, Expiación, Bendición, Alegría, Ayuda y Bien son sólo circunstancias que aparecen cuando estamos dispuestos a vivir con Otros, o sea, convivir. El inicio del precepto siempre será individual, pero su carácter sagrado debe envolver a Otros. Lo que Tú haces, tendrá un impacto directo en los Tuyos. Siembra preceptos, regocíjate Tú y Tu casa, cosecha alegrías.

Por Rabino Ariel Sigal.