Netta Brazilai, con su tema “Toy”:

Una atrevida israelí devuelve el espectáculo a Eurovisión

Netta Barzilai devolvió el espectáculo a Eurovisión y se alzó con la victoria con la propuesta más alocada de la noche, “Toy”, tema con el que llenó Lisboa de cacareos, referencias a la cultura pop y una atrevida puesta en escena. Con 529 puntos, Israel consiguió su cuarta victoria en el festival -ya ganó en 1978, 1979 y 1998- con una apuesta extravagante, en una gala en la que la sencilla propuesta de los españoles Amaia y Alfred no consiguió pasar de la vigésimo tercera posición.

Vestida con un kimono y al mando de un sintetizador, Netta se subió al escenario sin miedo y con un número radicalmente opuesto al que llevó al portugués Salvador Sobral a hacerse con el micrófono de cristal en 2017.

El intento de Sobral de cambiar el festival con su “Amar pelos dois”, con una actuación intimista que era puro sentimiento, no duró más de un año y Eurovisión volvió a lo que ha caracterizado el certamen en las últimas décadas: el espectáculo.

Rodeada de figuras de gatitos asiáticos y con menciones a Wonder Woman y a Pikachu en la letra, que busca el empoderamiento de la mujer, Netta y su “Toy” pusieron al Altice Arena de Lisboa a sus pies y confirmaron el favoritismo que había rodeado a la cantante, de 25 años, en los dos últimos meses.

Por Aurora.