A tres semanas de Iom Kipur:

Un intenso trabajo para tres sinagogas

El trabajo que se inició hace meses está llegando a puerto. Se trata de la preparación de las tres sinagogas que funcionarán en el Mercaz para coger a la congregación con todas las condiciones necesarias para un servicio religioso de gran solemnidad.

Un arduo trabajo de planificación y organización ha desarrollado durante los últimos meses la Comisión de Iom Kipur del Círculo Israelita. Por eso, a tres semanas de Iom Kipur, conversamos, con dos de sus integrantes, José Elimelech, miembro del directorio del Círculo, y Mario Kiblisky, director general de la institución, quienes nos adelantaron lo que será la fecha más relevante del calendario comunitario.

-¿Cuáles han sido las principales diferencias en la organización de este Iom Kipur respecto de años anteriores?

– Todo ha sido distinto, desde los formatos de las sinagogas, las señaléticas, la capacitación del staff, la distribución de la logística, las tarjetas con su despacho y distribución, etc. Queremos otorgar a todos nuestros socios, en particular, y a la comunidad, en general, tres servicios religiosos de excelencia, para que todos se sientan muy cómodos y puedan rezar con mucha solemnidad.

-¿Tener todos los servicios religiosos en un solo lugar físico ha facilitado las cosas?

-Es una pregunta difícil. Por un lado, el hecho de estar todos juntos en nuestra casa nos ha facilitado las cosas, en el sentido que nos ha dado una energía y motivación especial. Además, nos ha facilitado las cosas en cuanto al transporte, distribución del staff y algunos aspectos operacionales. Pero por otro lado está la complejidad de hacer tres servicios religiosos en tres sinagogas en forma paralela, ya que eso requiere de una gran sintonía fina en lo operacional, por ejemplo, en asuntos de climatización, iluminación, sonido, ambientación, etc.

-¿Se espera una mayor concurrencia que en años anteriores o la cantidad de público sería similar?

-Esperamos que la concurrencia sea igual o tal vez mayor que el año pasado. Siempre fue un sueño por parte de los diferentes directorios del Círculo Israelita y también de nuestros socios estar todos juntos en nuestra casa, y nos hemos preparado para recibirlos a todos y poder acogerlos de la mejor manera. Ahora bien, esto es algo nuevo, y por ende nos genera algo de incertidumbre, la misma incertidumbre cuando años atrás debutamos en Casapiedra, y lo hicimos muy bien. En ese sentido, estamos seguros que en nuestra casa las cosas resultarán muy bien, pero no estaremos exentos de dificultades, las que esperamos sortear de la mejor forma, con la comprensión de la gente y con la emoción de estar juntos, de una vez por todas. En todo caso, como siempre, haremos las evaluaciones correspondientes en forma posterior a Iom Kipur, para seguir mejorando año a año, pues sabemos que el aprendizaje es permanente.

-¿Qué desafíos operativos se han presentado y cómo esperan resolverlos, pensando en que tal vez sea la primera vez que en el Círculo se reunirán cerca de 2.500 personas?

-Cuando el directorio tomó esta decisión, comenzamos a planificar de inmediato y con bastante anticipación respecto de años anteriores. Formamos un equipo multidisciplinario (Culto, Seguridad, Operación y Logística, Mantención y Administración). Primero nos formamos una idea de lo que sería cada sinagoga, luego vaciamos al papel hasta el más mínimo detalle, analizamos cada requerimiento pensando en otorgar tres servicios simultáneos de igual calidad sin diferenciar uno por sobre otro, y luego de eso armamos la planificación detallada.

-¿La gente se ha adaptado bien a esta modalidad de adquisición de asientos para tres sinagogas en un mismo lugar?

-Absolutamente, estamos gratamente sorprendidos con la excelente acogida de parte de nuestros socios, en particular, y de la comunidad, en general. Hemos mejorado este año sustancialmente en dar respuestas oportunas, cálidas, claras y rápidas en todos los requerimientos en la adquisición de las tarjetas, utilizando toda la tecnología a disposición de los congregantes.

-¿Qué impacto tendrán las contribuciones (por asientos y donaciones) que se hagan durante Iom Kipur para las actividades anuales del círculo?

-En cuanto a las contribuciones por asientos, estimamos que será similar a los años anteriores, y en relación a las donaciones, sabemos que nuestros socios generosamente nos apoyan en forma permanente para poder concretar todos nuestros proyectos anuales, como por ejemplo: ayuda social, subsidios a los carenciados, proyectos educativos, planes de continuidad judía, etc.

Por LPI.