Judíos Notables

Stan Lee: El superhéroe de la entretención

Por estas fechas los amantes de las aventuras cinematográficas están revolucionados por la presentación de “Avengers: End game”, una de las piezas más esperadas del universo de entretención Marvel.

Pero esta historia comenzó a escribirse mucho antes. Específicamente, el 28 de diciembre de 1922 en la ciudad de Nueva York, con el nacimiento de Stanley Lieber, mundialmente conocido como Stan Lee. Sus padres eran inmigrantes judíos de Rumania y no poseían grandes recursos. Stan, como le apodaban, ya en su escuela secundaria del Bronx soñaba con escribir “la gran novela americana”, mostrando sus intereses artísticos. Pero la realidad hizo que Stan trabajará desde joven en diversos empleos más modestos: desde escritor de obituarios hasta repartidor de sandwiches. Sin embargo, cuando solo tenía quince años participa en un concurso literario para el New York Herald, con tal éxito que le recomiendan pensar en convertirse en profesional.

Luego de graduarse de secundaria a los 16 años, Lieber es contratado por Timely Comics y debuta como guionista en una historieta del capitán América en 1941, firmando como Stan Lee. Hacia los 1950´s, la compañía era conocida como Atlas Comics y lentamente la industria de las historietas comenzaba a tornarse en algo más glamoroso y lucrativo. El verdadero despegue comienza por esos años con la resurrección del género de los superhéroes por parte de la empresa rival DC comics con Flash y luego con la creación de un equipo de superhéroes conocido como La liga de la Justicia. A Stan Lee se le encarga crear una respuesta contundente contra los archirrivales.

Si bien le divertían los superhéroes de DC comics, criticaba el poco realismo de sus personajes: eran perfectos en todo sentido, jamás dudaban ni tenían problemas de la vida real. Stan pensaba que gente con esos súper poderes, traumas y experiencias de vida, debían tener un lado humano más complejo.

Así, y basado en un trabajo anterior de unos de sus socios, nacen Los 4 fantásticos, convirtiéndose en un éxito instantáneo. Luego le seguirán Hulk, Thor, Iron man, X-Men y el más exitoso de Marvel: El hombre araña. Todos ellos viviendo en un universo compartido, lo que permitiría posteriormente juntar a varios personajes en el relato de Los Vengadores (The Avengers). Así, Marvel vivió una intensa época durante los 1960s, en las que Stan desarrollaba múltiples historias al mismo tiempo a la vez que buscaba formas de mantenerse en contacto directo con los fans mediante publicaciones de cartas e incluso incorporando ideas del público.

En 1972, Lee deja de escribir para convertirse en productor. Luego en los 80´s se muda a California para liderar Marvel en la TV y cine. Llegó a ser brevemente el presidente de la compañía, pero renuncia y vuelve a ser editor: los números y finanzas no dejaban espacio al proceso creativo.

En los 90’s deja de cumplir funciones activas en Marvel, aunque se transforma en su presidente emérito.
Poderes y responsabilidades.

“Con grandes poderes, vienen grandes responsabilidades”. Esta frase, pronunciada por el tío Ben a Peter Parker momentos antes de morir, se transforma en el mantra de El Hombre Araña. Y leída así, parece sacada de alguna parte del Talmud. Stan mismo, sin estar seguro de que lugar de su mente había salido, le preguntó al rabino Simcha Weinstein si estaba contenida en alguna fuente judía. Esta anécdota refleja la relación de Stan Lee con su judaísmo. Si bien estuvo lejos de tener una vida judía, consciente o subconscientemente, introdujo temáticas judías en sus historias.

Algunos de sus personajes son sobrevivientes del Holocausto, como Magneto o La Mole de Los 4 Fantásticos. Y Stan supo capturar en ellos rasgos que no son inusuales en sobrevivientes.

Peter Parker, en tanto, parece un estereotipo judío clásico: Un chico intelectualmente brillante, físicamente más pequeño y débil que sus compañeros, pero con un gran sentido del humor (comúnmente dirigido a sí mismo).

Los mismos X-men han sido más de una vez analogía del pueblo judío: un grupo de gente distinta, que lucha por aportar a la humanidad sin perder su propia identidad en el proceso, aun cuando muchas veces es atacada violentamente por las masas.

En general, el humanizar al otro, la defensa de las minorías y el respeto por la diversidad son temas que aborda Marvel. Sus superhéroes son al final humanos tratando de encajar en un mundo en el que son sindicados como “los otros”.

 

Stan Lee falleció el 12 de noviembre de 2018 en Los Angeles, California.

 

Capitán América combatiendo a Hitler antes de la entrada de EE.UU a la Guerra

Los 4 Fantásticos