El 27 de agosto en el Teatro Municipal de Las Condes:

Sinfónica de Jerusalén por primera vez en Chile

Yeruham Scharovsky, director de la Orquesta Sinfónica de Jerusalén.

La destacada agrupación musical fue invitada a la temporada Internacional de la Fundación Beethoven. Su director, Yeruham Scharovsky, se mostró orgulloso por el trabajo de promoción de los músicos y compositores israelíes.

Con casi 80 años de vida y 90 músicos en escena, la Orquesta Sinfónica de Jerusalén es reconocida por un rico repertorio que va desde el barroco hasta piezas contemporáneas, abriendo un valioso espacio a jóvenes compositores israelíes. La orquesta, que actualmente es dirigida por Yeruham Scharovsky, ha contado a lo largo de su historia con la participación de músicos del nivel de Igor Stravinsky, Otto Klemperer, Arthur Rubinstein, Yehudi Menuhin, Mstislav Rostropovich, Isaac Stern, Pablo Casals, Igor Markevitch, Henryk Szeryng, Yo Yo Ma, Pierre Boulez, Neville Mariner, Christa Ludwig, Tabea Zimmermann, Martha Argerich, Radu Lupu, José Carreras, Jean Pierre Rampal, Maxim Vengerov y Yefim, entre otros.

Esta Orquesta se ha presentado en los escenarios más importantes del mundo, siendo aclamada por la crítica y el público. En febrero del 2015, invitada por la UNESCO, realizó en París un emotivo concierto para conmemorar el 70º aniversario de la liberación de Auschwitz.

El próximo 27 de agosto se presentará por primera vez en Chile, en un único concierto en el Teatro Municipal de Las Condes, organizado por Fundación Beethoven, con el apoyo de la Embajada de Israel. El repertorio incluye obras del israelí Mark Lavry, y los clásicos Tchaikovsky y Brahms.

Antes de emprender su gira a la región, el director Yeruham Scharovsky dialogó en exclusiva con La Palabra Israelita.

“La música en Israel hoy en día, y a decir verdad casi desde el comienzo del Estado, se encuentra en un nivel muy alto, y testimonio de esto son los grandes artistas que partieron de Israel hacia carreras mundiales, como Itzhak Perlman, Pinchas Zukerman, Shlomo Mintz y Gil Shaham, por nombrar sólo algunos”, dijo.

“Creo que es una cuestión de valores. Israel siempre le ha atribuido un enorme valor al arte, la tecnología y la ciencia, pero tal vez por el carácter judío, en especial a la música. En ese sentido hay que recordar que cuando el naciente Estado todavía estaba en guerra, una de las primeras cosas fue la fundación de la Filarmónica de Palestina, hoy Filarmónica de Israel, que acogió a aquellos músicos que escaparon del Holocausto, determinando desde ese momento el nivel que tendría la música para nuestro país… Y la prueba está en que el director del primer concierto fue Toscanini en persona”, agregó.

Según el director, hasta hoy, a pesar de los conflictos, Israel nunca ha abandonado el tema del arte, la música y la cultura en general. Tanto las academias como las orquestas año a año continúan creciendo y desarrollándose, con excelentes músicos.

“Uno de ellos es nuestro violinista Itamar Zorman, que será el solista de nuestro concierto en Santiago, un israelí nacido acá, que ganó el primer premio del concurso de violín Tchaikovsky en Rusia, que es uno de los más importantes del mundo”.

-¿Cómo definiría usted a la Sinfónica de Jerusalén en términos de estilo y objetivos musicales?

-La Orquesta tiene un factor muy importante, es la orquesta de la capital de Israel y tiene obligaciones de representar a Israel en el mundo y de grabar a autores israelíes jóvenes. Nuestra Orquesta fue fundada casi con el nacimiento del país e inmediatamente fue vinculada con la radio Voz de Israel, para poder grabar música de los primeros compositores de la época, como Paul Ben Haim, Mark Labri y Joseph Tal, quienes marcaron la dirección de la música de Israel. La Orquesta siempre ha sido el vocero de los nuevos compositores israelíes, interpretando nuevas voces y nuevos géneros a partir de la creación del Estado.

-¿Qué importancia tiene para ustedes esta gira por Latinoamérica?

-La importancia de esta gira, sin importar el continente, es llevar el mensaje de cultura de Israel al mundo, y mostrar que, a pesar de los temas de seguridad, conflicto y terrorismo, Israel sigue invirtiendo en el desarrollo del arte, la cultura y la música. Mostramos la cara de la creatividad, de traer al mundo un mensaje de renovación y avanzar con el tiempo. Además, esta gira es muy importante para reforzar a la comunidad judía en Latinoamérica, que ha sufrido grandes crisis, como por ejemplo atentado a la Amia y la Embajada. Esta orquesta se presenta sin temor en todo el mundo como la Orquesta de la capital del Estado Judío, que este año celebra los 70 años de la Independencia.

-¿Cómo se logra el desafío de mover una orquesta de 80 músicos tan lejos de Israel?

-Realmente es muy difícil mover a 80 músicos por el mundo. Por un lado, contamos con el apoyo de las comunidades judías y por otro lado dado el prestigio de la Orquesta hay muchas instituciones de la música interesadas en invitarnos. En el caso de este viaje a Latinoamérica, debo agradecer a nuestro querido embajador Eldad Hayet, que tiene méritos directos en haber logrado este viaje, ya que de forma personal ha intervenido frente a su Ministerio para apoyar la gira. Esperamos ansiosos el momento de llegar a Santiago y dar lo mejor que tenemos en nuestro corazón: nuestra música.

Por LPI