El diseño y la Hagadá para niños de:

Shmuel Katz

Uno de los más interesantes diseñadores gráficos de Israel.

Se puede decir que la cuna del Diseño fue la Revolución Industrial, que permitió la reproducción mecánica de objetos, los que debían ser previamente diseñados a partir de un prototipo.

El Diseño Gráfico es de origen bastante anterior, pues tiene sus antecedentes en los sellos (o tampones) de Oriente y luego se hizo aún más masivo con los sucesivos avances tecnológicos de la imprenta.

En el siglo veinte, el Diseño, entendido como una alianza entre arte, tecnología y humanidades, tuvo un gran impulso con dos escuelas señeras: la Bauhaus, en Alemania (donde muchos de los profesores eran judíos) y la Bezalel, en Jerusalén.

Uno de los más interesantes diseñadores de Israel fue Shmuel Katz.

Nacido en Viena en 1926, de padres de origen húngaro, debió trasladarse con su familia a Hungría en 1938, cuando los nazis se anexaron Austria. Allí Shmuel fue a la escuela, estudió piano e ingresó al Hanoar HaTzioni.

Cuando las tropas SS invadieron Hungría, en 1944, el joven fue deportado a un campo de trabajos forzados en Yugoslavia, desde donde logró evadirse y llegar a
Budapest.

Allí se sumó a los miles de judíos escondidos en la Glass House, refugio organizado por el diplomático suizo Carl Lutz.

En Budapest, Katz se unió al Hashomer Hatzair y comenzó a estudiar Arquitectura en la Universidad de Tecnología y Humanidades.
En el marco de la Alyá Beth, se embarcó en el Knesset Israel, que fue desviado por los británicos a Chipre. En 1947 llegó a Israel como miembro del núcleo Primero de Mayo del Hashomer. Esos jóvenes hicieron su entrenamiento en el Kibutz Eilon, en la frontera con el Líbano y luego formaron el Kibutz Ga’aton, en Galilea Occidental, donde Shmuel vivió hasta el final de sus días. Allí diseñó el comedor colectivo y lo decoró con frisos de madera de motivos húngaros.

En Israel su carrera como diseñador gráfico fue prolífica y exitosa. Trabajó para el Mishmar Lageladin, un semanario para niños que aparecía como suplemento del periódico Al HaMishmar. Años más tarde asumiría el cargo de editor gráfico e ilustrador de esa publicación.

Entre sus obras se cuentan las ilustraciones de cientos de libros. Uno de ellos apareció después de uno de sus frecuentes viajes por Africa y el Cercano Oriente, conteniendo expresivas piezas. realizadas a partír de los bosquejos realizados in situ.

Katz es muy conocido en Israel como ilustrador de libros para niños. Uno de ellos es la Hagadá de la cual reproducimos algo en esta página, ejemplo de la originalidad, grata sencillez y atractivo de su obra.


Katz dominaba una serie de técnicas. Había perfeccionado lo aprendido en su juventud en Hungría con una permanencia de dos años en la Escuela Superior de Bellas Artes, en Paris en los años cincuenta.

Sus trabajos han sido expuestos en numerosas ocasiones, tanto en Israel como en el extranjero y ha sido acreedor de importantes premios y distinciones.

El Yad Vashem alberga obras suyas relativas al juicio a Adolf Eichman en Jerusalén.

Shmuel Katz murió en el Hospital de Naharya el 26 de marzo de 2010.

Por Sonja Friedmann