Gerardo Gorodischer, nuevo presidente de la CJCh:

“Seremos un puente para compartir todo lo maravilloso que hacen nuestras instituciones”

La nueva directiva comunitaria buscará fortalecer la institucionalidad y desde ahí proyectar y compartir las experiencias exitosas a la sociedad chilena.

“No estás obligado a terminar la tarea, pero tampoco eres libre de abandonarla”. Esta frase del Pirkei Avot, que la CJCh tomó como lema y la podemos ver acuñada en las tarjetas de presentación y en los pies de firma de todos sus miembros, representa a cabalidad a Gerardo Gorodischer, el nuevo presidente de la Comunidad Judía de Chile (CJCh).

“Si bien es cierto que mi anterior periodo en la CJCh fue bastante complejo y difícil, producto de una guerra en Gaza que se veía venir, nadie esperaba una reacción local como la que se dio. Esa situación nos fortaleció entonces, y creo tener esa experiencia y ese temple se debe aprovechar y utilizar en favor de nuestra comunidad”, asegura.

Según Gorodischer, el trabajo realizado en el último período requería continuidad. “Eso me motivó a aceptar este desafío, y además a mí me gusta la pega comunitaria. Más allá de medir los riesgos, mi decisión la tomé pensando en que estoy acá y puedo hacerlo, sobre todo pensando en los jóvenes de hoy en las futuras generaciones. Además, hay que pensar que hoy día Chile es un referente mundial de lo que se hace en términos de trabajo comunitario, dado el entorno en que vivimos, por tanto, voy a continuar la línea de trabajo serio y responsable, tal como lo hizo Gabriel Zaliasnik allá por el 2007 y que continuó Shai Agosin en ambos periodos, junto a su equipo profesional.

-¿Qué equipó te acompañará en los desafíos que vienen?

-Hemos conformado un equipo muy interesante de colaboradores, con gran experiencia comunitaria, como Jackie Rosenberg, Andrés Ungar, Alexis Rosowski, Mauri Golmic, Hernán Fischman, Alejandro Shlesinger, Tomas Guendelman, Felipe Simonson, Gabriel Silber, Shai Agosin, Robert Funk, Yoab Bitran y Gabriel Zaliasnik, además de otros expertos en sus áreas de liderazgo, como Esther Croudo en Innovación social, Luis Stein en Tecnología y Startups, Roberto Minzer quien lidera el PEC y por supuesto un staf de profesionales experimentados, motivados y comprometidos con el trabajo comunitario, liderados por el Director Ejecutivo, Marcelo Isaacson, la Directora de Asuntos Institucionales, Dafne Englander, Jefe de Prensa y Comunicación Interna , Marcos Levy, que venían trabajando con Shai Agosin, y la incorporación de Carol Bortnick en Comunicaciones. Respecto de ella, me gustaría destacar que su incorporación a la CJCh representa un ciclo súper virtuoso, en el sentido de que ella se incorporó a la vida política con el senador Girardi, luego fue concejala y los últimos años trabajó en el Ministerio de Salud. O sea, son más de 10 años inmersa en el ámbito político y social, y poder traer ahora a la CJCh todo ese expertise es muy valioso.

-¿Cuál será el foco del trabajo para 2019-2020?

-Mientras el conflicto “duerme” tenemos que dedicarnos a difundir nuestro quehacer como judíos aquí en Chile. Lo que queremos hacer es tomar las experiencias exitosas que se han desarrollado en las distintas comunidades e instituciones y contar con su generosidad para compartir ese modelo para ser aplicado a la vida nacional, a la sociedad chilena. Nuestro ishuv es una fuente inagotable de actividades de todo tipo, social, cultural, espiritual, deportivo, que debieran difundirse, ya que estas buenas prácticas podrían generar un gran impacto a nivel social en nuestro país…

-¿Cuáles son las principales áreas de trabajo de la CJCh?

-Contamos con un equipo político de ex presidentes de la comunidad y personas muy conocedoras de los temas de acción pública. También tenemos un área muy potente de innovación social y otra legal con varios abogados destacados. En lo que se refiere a la juventud, seguiremos apoyando a la Federación de Estudiantes Judíos, trabajando coordinadamente y con un objetivo común.

Trabajo intenso

Gerardo Gorodischer explica que el objetivo prioritario es darse a conocer. “Si uno revisa el último informe del World Jewish Congress, queda claro que la primera razón del antisemitismo es que no nos conocen. Nosotros hacemos actividades maravillosas, pero puertas adentro. No se trata de sacrificar la seguridad o la privacidad de la actividad institucional, pero tenemos que entender que somos chilenos, que vivimos en una sociedad y por eso es importante que nos conozcan y se sienta que somos parte de Chile”.

-¿Qué influencia puede tener la contingencia internacional en la planificación y ejecución del programa de actividades de la CJCh?

-Como mencioné, creo que mientras “duerma” el conflicto, aunque en realidad nunca duerme, vamos a poder desarrollar mejor el programa de actividades, pero hay que entender que estamos frente a una Comunidad Palestina de Chile muy activa, qué ha permeado los niveles sociales y políticos mucho más allá de lo que uno podría haber pensado hace una década. Esto es un elemento de por sí complejo, ya que siempre pueden venir sorpresas por ese lado.

-¿La nueva directiva de la Comunidad Palestina de Chile genera alguna oportunidad de diálogo?

-Yo creo que tanto ellos como nosotros, nos guste o no nos guste, tenemos el pleno derecho de defender nuestras causas, obviamente cada uno desde su punto de vista. Yo creo ellos lo van a seguir haciendo y nosotros también, y esperemos que esto suceda en un marco adecuado. En definitiva, estamos en una situación súper desafiante pero también muy enriquecedora que nos pone como vitrina para el resto del mundo judío, por lo que debemos estar siempre preparados.

-¿Qué importancia se le va a dar al trabajo político en este periodo?

-Ese es un desafío bastante complejo, ya que nuestra contraparte ha logrado abarcar todo el espectro político y nosotros tenemos la tarea de avanzar en un mapa político que cambió considerablemente en el Congreso, que afecta a nuestra causa. Pero hay un elemento de diferenciación muy importante: el pueblo judío es además una religión y eso nos da una posición distinta.

Israel y antisemitismo

“Lamentablemente en nuestro país siempre ha existido antisemitismo y la Comunidad Palestina posicionó al sionismo como algo negativo, aprovechando la falta de conocimientos de la gente e incluso de ellos mismos, donde todos sabemos que hoy que el antisionismo es el “nuevo” antisemitismo. Pero nuevamente me pregunto: ¿Tenemos algo de responsabilidad en estos prejuicios? ¿Qué tiene de malo ser sionista? ¿Qué tiene de malo querer que exista el estado de Israel? ¿Nos paramos alguna vez y dijimos que ser sionista es el derecho de la autodeterminación del pueblo judío a vivir en un hogar judio en la tierra de nuestros ancestros en Israel? Yo creo que no. Por lo menos en Chile no muchos hacen público su sionismo y eso ha permitido que sin razón se utilice este concepto, como adjetivo calificativo peyorativo en nuestro país”, asegura Gorodischer.

-¿Qué hará la CJCh para potenciar la cooperación entre Israel y Chile?

-Hoy tenemos un embajador de lujo y un equipo que ha trabajo con la CJCh de forma muy coordinada. Además, contar con una misión económica de Israel en Chile nos permite seguir potenciando los proyectos que impliquen intercambio. Hay algunos que piensan que el Pueblo Judío e Israel representan violencia y exitismo, pero yo quiero mostrar que somos un pueblo normal, con éxitos y fracasos, qué somos humanos, que estamos para ayudar y colaborar. No se trata de mostrar lo maravillosos o geniales que somos, sino que somos personas ávidas para ayudar y aportar, somos gente comprometida con nuestro Chile, agradecidos del pais que acogió con brazos abiertos a nuestros padres y abuelos en momentos difíciles de la historia.

“Cuando me invitaron a integrarme a la directiva como vicepresidenta de la CJCh, uno de los aspectos que me motivó a aceptar este enorme desafío y gran responsabilidad fue que el rol de la vicepresidencia, de acuerdo a los estatutos, está orientada hacia el quehacer interno de la comunidad, específicamente fomentar las relaciones comunitarias y colaborar en actividades de las instituciones”, asegura.

“Dado esto, y considerando que por más de 20 años me he dedicado al trabajo voluntario dentro de la comunidad en diversas instituciones, sobretodo en el Instituto Hebreo, que es una institución transversal a toda la comunidad, he podido conocer bastante del trabajo de las comunidades e instituciones, del quehacer comunitario y de la CJCh, compartir con los dirigentes y conocer a mucha gente, lo que me facilitará poder trabajar en forma natural y fluida. Por otro lado, a mediados de 2018, cerré un ciclo maravilloso de voluntaria en el colegio, por lo que tengo el tiempo y la energía para asumir con responsabilidad esta tremenda oportunidad de poder colaborar con la comunidad”.

-¿Cuál será el foco de tu trabajo en la directiva de la CJCh?

-Espero favorecer y potenciar los espacios para seguir avanzando en la unión y el enriquecimiento comunitario, incluyendo a las comunidades de regiones. Conocer las individualidades de cada institución y generar espacios para que cada una aporte desde lo suyo, ser transversales, donde la diversidad nos enriquezca y poder potenciar a los jóvenes como los futuros líderes comunitarios.

“Estamos en un momento especial en la comunidad, las instituciones están generando sinergias que dan mucho valor a la estabilidad y continuidad. Desde esa perspectiva, nosotros, como CJCh, podremos desarrollar con fuerza parte de nuestros objetivos para seguir construyendo comunidad, en una mirada a largo plazo. Queremos que todos se sientan convocados e incluidos, los invitamos a trabajar y aportar pensando en la continuidad de nuestra comunidad, el pueblo judío y el Estado de Israel”.

 

Gerardo Gorodischer, el nuevo presidente de la CJCh

 

Jackie Rosenberg, la nueva vicepresidenta de la CJCh

 

Por LPI