Organizado por Extensión Cultural:

“Senderos”, la exhibición final del exitoso taller de pintura del Mercaz

Una instancia para quienes desean desarrollar no solamente nuevas y mejores técnicas, sino especialmente explorar otras vertientes en su labor creativa.

El próximo 10 de enero se llevará a cabo la inauguración de la muestra “Senderos”, exposición colectiva de los alumnos del primer Taller de Pintura en el Mercaz. En el marco de la finalización de este primer año, quisimos recoger las impresiones sobre esta experiencia creativa de los alumnos: Alejandra Pérez, Denise Zeldis, Clara Majlis, Luis Kaffman, Minnie Waisbein, Patricia Finger, Teodoro Arias, quienes bajo la dirección de la profesora y artista Ariana Cuevas, conforman un magnífico grupo de trabajo.

Basta con entrar a la sala que han ocupado los últimos nueve meses, para percibir un grato ambiente de profunda concentración y compañerismo. Cada uno de los integrantes forma parte de un engranaje expresivo que se alimenta semana a semana del deseo de aprender nuevas técnicas, y así adquirir los conocimientos necesarios para continuar el desarrollo de sus propuestas artísticas.
Resulta fascinante observar la diversidad del grupo, y la forma natural en que se han afianzado, situación que Ariana Cuevas ha propiciado desde un inicio con mucha generosidad al momento de enseñar. En parte por ello, la intención de los artistas por continuar con el taller es unánime; ¨Estamos felices y muy entusiasmados con la idea de seguir incorporando conocimientos como lo hemos hecho hasta ahora y compartir nuestros procesos de creación”. señalan. En opinión de todos en este espacio se han generado instancias de enorme cooperación y aprendizaje mutuo.

Muchas veces los artistas se ven imbuidos en la soledad de sus propios talleres personales, sin la posibilidad de dialogar con otros creadores o, incluso, recibir la mirada crítica y crecedora de alguno de sus pares. En cambio, espacios como estos permiten en parte subsanar aquella a veces improductiva soledad, poniendo en contacto a quienes desean desarrollar no solamente nuevas y mejores técnicas, sino especialmente explorar otras vertientes en su labor creativa.

Hablando con los participantes de esta actividad, ellos cuentan que la riqueza además es brindada por ser un Taller de Pintura sumamente diverso y heterogéneo, en donde conviven aquellos que se están iniciando en el campo de las artes plásticas junto a otros que, en cambio, ya poseían experiencia previa. Y es curioso como en esa diferencia se posibilita un excepcional diálogo de aprendizajes. Cada integrante es capaz de ofrecerle a su compañero una mirada distinta, una ayuda o un consejo. En ese sentido, se respira en este espacio un permanente aire de reciprocidad, de buen humor e incluso de amistad. Así nos cuenta también Ariana, quien, dicho sea de paso, llegó hace algunos años al Círculo Israelita atraída por el interés de exponer sus obras en nuestra sala y posteriormente fuera Jurado del Concurso de Arte en el CIS en 2016. Sin duda, un fructífero camino tanto para alumnos como la docente de este primer Taller.

Esta experiencia ha sido un deseo finalmente cumplido para nuestro Departamento de Extención Cultural y para quienes trabajamos en él, nos confidencia Pilar Cruz, una de sus Directoras.

Por Paloma Griesshammer.