Apoyaban labores de seguridad en empresas:

Se busca trabajo para 20 perros cuidadores que quedaron “cesantes”

IMG_2058

Por los vaivenes de la economía, Acción Canina, empresa de Igal Furman y Andrea Cazes, dejará de prestar estos servicios, y ahora están tratando de reubicar a los canes en empresas que los quieran recibir y cuidar.

Hace 5 años, Igal Furman y Andrea Cazes, crearon Acción Canina, con el objetivo de generar un cambio real para los perros que tenían muy pocas posibilidades de ser adoptados por familias, reinsertándolos en la sociedad en funciones de seguridad perimetral en la empresa privada.

“Es así como durante estos 5 años hemos ingresando a nuestro equipo de trabajo a más de 50 perros en riesgo de muerte, víctimas del abandono y el maltrato. Por lo vaivenes del mercado, ahora debemos cerrar la empresa y tenemos cerca de 20 canes que quieren seguir haciendo lo que saben hacer: cuidar y proteger. Nosotros les hemos dado una excelente vida y queremos que sigan teniéndola. Ellos no piden vacaciones ni licencias, no le responden a los jefes y hacen una excelente pega a cambio de comida, agua, techo y, por supuesto, respeto y cariño”.

Según explica Andrea, el número de intrusiones a lugares con perros es menor que en los espacios que no los tienen. “Por eso, nuestro llamado a la comunidad es que ojalá personas que tengan empresas y recintos que requieran seguridad les den una oportunidad. Nosotros los regalamos con sus casas y con caniles para que estén encerrados y descansen de día, y así en la noche estén alertas y hagan lo que saben hacer. Por otro lado, Igal, que es adiestrador canino, se encargará de hacer las respectivas presentaciones y entrenamiento básico”.

Una vida con los animales

A pesar de que Andrea es periodista, el cuidado de los perros es su verdadera vocación. “Soy cofundadora de un refugio llamado Matpet , que tiene más de 300 perritos rescatados del abandono y el maltrato en el que las necesidades son enormes. Estoy permanentemente buscando hogares para ellos, generando campañas de ayuda a diferentes rescatistas, rescatando, recuperando, denunciando casos, trabajando con la PDI y tratando de educar a la gente. Soy muy activa en las redes sociales y trato de generar puentes de ayuda y redes.

-¿Qué gratificaciones y malos ratos te ha generado esta causa?

-Cuando ves a un perrito rescatado que logra encontrar una familia amorosa que lo respetará, lo cuidará, le dará dignidad y entenderá que tener un perro es algo maravilloso, me doy por pagada, sin dejar de mencionar a la gente maravillosa que he conocido y con la que nos une este amor incondicional por ellos. Los malos ratos, demasiados, maltrato a niveles que la gente realmente no se imagina: violaciones, quemaduras, golpes, entre otras. La irresponsabilidad de la gente es algo que hay que estar en este mundo para conocer. Piensa que de los aproximadamente 1.5 millones de perros abandonados que hay en Chile aproximadamente el 70% de ellos tuvo un hogar, y por diversas razones terminaron en la calle.

-¿En la comunidad judía hay conciencia animalista, cómo es percibido tu activismo en este tema?

-No, no la hay. Quizás es feo que yo lo diga y puede ser poco modesto, pero es la verdad. A nivel de redes sociales y del mundo del rescate, soy un referente debido a mi compromiso y responsabilidad, la gente me respeta, me admira y me quiere mucho, también los medios de comunicación que me buscan constantemente para entrevistarme por diferentes temas relacionados con los perros. Tengo la sensación de que en la comunidad no se respeta ni se valora mi causa, supongo que si hubiera escogido ayudar por ejemplo a los ancianos, ahí sería bien visto. Es como que la gente no entendiera que cada uno tiene una bandera de lucha y que mientras esta sea positiva y procure el bien, sin importar quien lo recibe, es válida y debe ser respetada. En la comunidad hay una sola persona que me ayuda mensualmente con dinero desde hace más de 4 años y otras que en casos muy puntuales lo han hecho, pero definitivamente, no tengo adherentes comunitarios.

-¿Qué tipo de cambios te gustaría ver en Chile, en el plano legal, cultural, etc?

-Me gustaría ver un país que respete a los animales, que se entienda de una vez por todas que ellos sienten dolor y que merecen dignidad y respeto. Ojalá la gente se animara a adoptar más y entendieran que cambiarle la vida a un perrito rescatado del abandono es algo tremendamente gratificante y una lección de vida para nuestros hijos. Es necesario que la justicia defienda sus derechos, los proteja y castigue a los maltratadores con todo el peso de la ley, convengamos que una persona que es capaz de maltratar a un animal incluso al punto de llegar a causarle la muerte no está bien de la cabeza y puede provocar otro tipo de atrocidades.

Respecto de la cultura y la educación, enseñar a nuestros niños desde pequeños lo que es la tenencia responsable y comprender que las perritas no necesitan ser madres y que los machos no necesitan cruzarse y que es fundamental esterilizarlas y castrarlos con el objetivo de evitar enfermedades y de cerrar el círculo de abandono tan brutal que hay en nuestro país.

Los interesados en recibir uno de los 20 perros
cuidadores, escribir a:
andreacazes@vtr.net