Guiado por Gabriel Ben Tasgal:

Proyecto Travesía ahora seguirá hasta Israel

El Proyecto Travesía nació en el Círculo Israelita, en el contexto del voluntariado como parte del proceso de repensar la forma de potenciar la identidad judía conservadora, la pertenencia y el desarrollo comunitario. Es un proyecto orientado a seguir capacitando y empoderando a voluntarios del Círculo Israelita para que logren fortalecer sus prácticas judías cotidianas a través del involucramiento con su historia y con la kehilá.

Travesía partió viajando Polonia en 2018, y el primer grupo salió acompañados por el Rabino Eduardo Waingortin y la morá Gachi, con Jessica Landes como guía, quien tambíen acompañará al nuevo grupo que en 2019 viajarán acompañados por el Rabino Ari Sigal. Luego de Polonia, la Travesia podrá continuar en Israel, para aquellos que deseen explorar otra parte de nuestra memoria colectiva.

El programa previo al viaje incluye una serie de clases de preparación para el viaje, las que apuntan al contenido necesario para tener un panorama de lo que fue la vida judía antes de la Shoá, la cronología de los hechos durante la Shoá y el Estado de Israel como respuesta al presente y futuro de la identidad judía.

Novedades en Israel

El viaje en Israel, será acompañado y guiado por Gabriel Ben Tasgal, quien transmitirá sus amplios conocimientos del país, su gente y su contexto político.

“Por mis por mis continuas visitas a Chile ya me siento parte de la comunidad. Hace algunos años me recibí de guía y se dio esta posibilidad. Por el lado de Jessi, que está trabajando para Travesía en la parte de Polonia, me preguntaron si me interesaba la visita a Israel desde el punto de vista técnico como también guiarla, y evidentemente dije que sí”, comentó Ben Tasgal.

-De acuerdo a tu experiencia, ¿qué impacto genera una visita a Israel?

-El punto de partida es que, si uno ama a Israel, esto se trasmite y eso se nota para las personas del grupo. No es lo mismo una explicación desde el amor que una explicación desde el odio, desde la crítica obsesiva o desde la indiferencia. Por supuesto que todos conocemos y abordamos las complejidades que hay en Israel en distintos aspectos, como el político, social, arqueológico, pero lo que crea esta visita es un sentido de afinidad, de sentirse en casa, y para el que estuvo más de una vez genera el asombro de cómo va cambiando el país con los años.

-¿Qué incluye esta visita?

-El que visita Israel hoy en día tiene que ver al menos 3 cosas. Primero, la moderna Israel, luego el trasfondo histórico y finalmente caminar y conocer la gente. Incluso si el tema espiritual no es tan importante para el visitante, se puede impresionar por el desarrollo tecnológico de Israel y además por la personalidad del israelí, que tiene tendencia a ser muy abierto.

-¿Cómo describirías la esencia de esta travesía a Israel?

-Dos premisas fundamentales. La primera es que están viajando en comunidad, están yendo en familia y es muy importante que aprovechen la oportunidad para unir más a la familia. Y lo segundo es que están yendo a su casa potencial, donde pueden encontrar una familia más amplia, más grande.

Por LPI