Por Rabino Ariel Sigal:

Prodigalidad

Muchos la conocen como la bendición sacerdotal o Aarónica. Consiste en una serie de deseos especiales del sacerdote al pueblo. D’s le entrega a Moshé las palabras para una bendición específica, que habla de seguridad, gracia y paz. Este enunciado de los sacerdotes permitía elevar al pueblo. “El Eterno te bendecirá y te protegerá” Bamidvar 6:24.

Rashi s.XI, entiende que no es simplemente un deseo espiritual sino un cuidado material. “El Eterno te bendecirá”, representa “que tus bienes sean bendecidos”. En tanto “te protegerá”, sostiene que es “para que los bandidos no caigan sobre ti para apoderarse de tu dinero”. Continúa, “pues entre seres humanos, el individuo que da un regalo a su siervo no es capaz de protegerlo de cualquier otro hombre, y en caso de que sobre el caigan asaltantes y se apoderen de su dinero, ¿qué placer obtiene el de este regalo?” Pero en este caso, el Santo -Bendito Sea- es el que otorga el regalo y es El mismo el que protege (Tanjuma 10).

Nuestros Sabios hicieron muchas interpretaciones alegóricas sobre este pasaje en el Midrash Sifri. Allí, nos describen otras tres interpretaciones: Rabi Natán dijo: “Te bendecirá” -con bienes materiales- y “Te protegerá” -en tu cuerpo-. Por otro lado, Rabi Itzjak dijo: “Te protegerá” -de la Mala Inclinación. Explica de otra forma: “Te protegerá” -para que otros no te dominen- (Sifri 40).

El propósito de la bendición es recibir sólo aquello que tú puedes soportar y adecuar. La bendición no es sinónimo de exageración en abundancia. Por ello, la mejor traducción de
Berajá, quizás es, “prodigalidad” o “generosidad”, implicando la cantidad de lo que se da según un propósito. Aquí, la abundancia a la que refiere esta bendición, es adecuada a lo que puedes soportar. La abundancia debe ser benéfica para el receptor. Por ello, que D’s pueda entregarte todo lo que le pidas, lo que necesitas y lo que realmente merezcas.

Por Rabino Ariel Sigal.