Januca en La Moneda 2018:

Presidente Sebastián Piñera entrega positivo mensaje

La décima versión de esta celebración en la Casa de Gobierno se trasladó al Patio de los Cañones, para acoger a los más de 500 asistentes convocados por la Comunidad Judía de Chile, con un mensaje de libertad y pluralismo.

Con la participación del Presidente Sebastián Piñera y varios de sus ministros, se realizó la tradicional celebración de Januca en La Moneda, que, en esta, su décima edición, se trasladó al Patio de los Cañones, para poder albergar a los 500 invitados que participaron en la actividad.

El Presidente de la República, Sebastián Piñera, hizo un “fuerte, firme y claro reconocimiento al pueblo judío y a la comunidad de Judía de Chile por lo mucho que ha aportado y que ha estado presente desde los inicios de la independencia de Chile”.

Durante la celebración, la Comunidad Judía de Chile distinguió con el Premio Espíritu Maccabí 2018 al destacado jurista y miembro de nuestra comunidad, Claudio Grossman, quien encabezó el equipo chileno en los alegatos de La Haya por la demanda marítima de Bolivia.

“Me quiero sumar -dijo Piñera- a este reconocimiento Espíritu Maccabí, porque me tocó ver el trabajo de Claudio Grossman”. “Lo pude ver trabajando con compromiso, con dedicación, con inteligencia, pero también con prudencia y fortaleza, y eso permitió inspirar a todo el equipo”.

Al recibir el reconocimiento de manos de Shai Agosin, el abogado Claudio Grossman indicó que no lo recibía como algo personal, sino como parte de los equipos nacionales que tienen un rol fundamental. Asimismo, destacó uno de los significados de Januca, el encendido de las velas, que representa “entender el rol que cada uno tiene y el rol constante de seguir valores de dignidad humana”.

En tanto, el presidente de la Comunidad Judía de Chile, Shai Agosin, señaló en su intervención: “Esperamos que se tramite la Ley Contra la Incitación a la Violencia, que está en el Parlamento. Se trata de una ley que permitirá a todos los ciudadanos, grupos religiosos, minorías sexuales, étnicas y de todo tipo tener armas legales para defenderse de la intolerancia, la segregación, la violencia, entre otros”.

Januca conmemora la lucha del pueblo judío por resguardar su identidad amenazada por el rey seléucida Antíoco IV, en el Siglo II AC, quien declaró ilegal el judaísmo.

Para rememorar este episodio histórico, durante la ceremonia en La Moneda, se encendieron ocho velas por los días que dura la festividad, cada una con un simbolismo especial: Coexistencia, Paz, Solidaridad, Educación y Cultura, Democracia, Continuidad y jóvenes, Innovación y creatividad y Libertad de expresión. Cada una de estas velas fue presentada por un rabino de las distintas sinagogas del país.

El presidente de la República encendió el Shamash acompañado del capellán judío de La Moneda, rabino Eduardo Waingortin, y del presidente de la Comunidad Judía de Chile, Shai Agosin, y en el encendido de las velas restantes participaron ministros de Estado, autoridades religiosas, políticas, dirigentes sociales, diplomáticos de la Embajada de Israel, deportistas y personajes de otros ámbitos del quehacer nacional. Entre los ministros asistentes estuvieron Gonzalo Blumel, Roberto Ampuero, Alfredo Moreno, Pauline Kantor y Cecilia Pérez.

Frases destacadas del saludo presidencial

“Esta fiesta de Januca tiene un significado histórico muy profundo, porque es una expresión de amor y compromiso por la libertad. Cuando uno no tiene amor por las cosas, puede luchar por ellas, pero es como un mercenario. Pero luchar por cosas y luchar con amor logra resultados muy fecundos”.

“Me produce una gran emoción y una gran alegría participar de esta fiesta en que se encienden velas a por cada uno de los valores y principios que significa la fiesta de Januca: la paz, la coexistencia, la solidaridad, la educación y la cultura, la democracia, la continuidad, la juventud, la innovación y la creatividad, y la libertad de expresión”.

“La libertad debe expresarse en muchos campos, pero si tuviera que escoger uno donde creo que la libertad fundamental es nuestra relación con Dios, con el creador y con nuestro espíritu. Por eso es tan importante que en Chile seamos cuidadosos y estemos siempre alertas a cuidar y preservar la libertad religiosa y la igualdad de culto. Y estamos trabajando en actualizar, modernizar y potenciar la Ley de Libertad de Culto y estamos recibiendo la colaboración de todas las religiones, de todos los credos y de todas las personas de buena voluntad que quieren aportar en ese terreno”

“Hay otro aspecto que a mí me preocupa y que fue mencionado por el presidente de la comunidad y que implica luchar con un enemigo poderoso que a veces se oculta pero que cuando nos descuidamos vuelve a mostrar su rostro amargo. Este enemigo es precisamente la discriminación, la violencia y el odio, que ha producido tanto daño en la historia de la humanidad… Por eso es tan importante estar atento y alerta y por eso recojo su llamado y estamos trabajando en impulsar una ley que nos permita estar alertas y precavidos frente a todo asomo de odio, por cualquier causal, ya sea religiosa, sexual, étnica, socioeconómica, etc”.

“Los principios que inspiran cada una de estas ocho velas son principios muy válidos no solamente para el mundo judío, son principios muy importantes y trascendentes en la conducción y la marcha de un país y por eso esperamos que estás 8 velas sean verdaderos faros que iluminen la marcha de nuestro país y guíen a sus gobernantes, parlamentarios, autoridades y a todos y cada uno de nosotros”.

Los toques de humor judío del Presidente

“Quiero decirles que hay una lección que hemos aprendido, y esto es que el shamash, la vela servidora, ha mantenido su luz a pesar de los embates del viento. Y esta es una lección para los ministros, ya que muchas de las otras velas se apagaron, pero fueron encendidas nuevamente por la luz del shamash”.

“Voy a contar una anécdota. Venía bajando a esta fiesta y me encontré con el presidente de la comunidad y con el capellán judío, y les pregunté cómo se pronuncia el nombre de esta fiesta. Uno me dijo Januca y el otro me dijo Januca, y entonces me di cuenta que eran legítimos representantes de la comunidad judía, y que si hubiese habido una tercera persona habría tenido una tercera opinión”.

Por LPI.