Rabino Eduardo Waingortin, con miras a Iom Kipur:

“Podremos compartir un clima de gran santidad”

La Comisión de Culto del Círculo Israelita, liderada por Yoab Bitran, está abocada a lograr que las tres sinagogas que funcionarán al interior del Mercaz puedan canalizar las necesidades de tefilá y teshuvá del día más importante del calendario judío.

Ya se informó hace algunas semanas: este año, por primera vez mucho tiempo, los servicios de Iom Kipur del Círculo Israelita estarán centralizados en el Mercaz, donde funcionará tres templos en forma paralela, uno en la gran sinagoga, otro en el salón de eventos y el tercero en la carpa de Bet-El.

Para adentrarnos en lo que será esta experiencia, conversamos con el rabino Eduardo Waingortin y con el presidente de la Comisión de Culto, Yoab Bitran.

En la oportunidad, el rabino Waingortin reconoció que al mirar los inicios de este proceso se ven pequeñas heridas, porque no fue sencillo dejar el hermoso y viejo Círculo, donde entraba la luz por el vitral en la mañana y por las ventanitas de atrás en la tarde cuando entraba Nehilá, donde además existía la mística de sentarse en lugares donde se habían sentado varias generaciones de familiares.

“Haber dejado eso para poder abarcar el Círculo que crecía de manera tan exponencial, y haber pasado a Casapiedra, nos dolió. Hubo familias que se sintieron muy golpeadas. Y todos afrontamos la sensación de que la santidad podría afrontarlas estando todos juntos en un lugar que cupiéramos. Luego de unos 15 años así, los últimos dos años tuvimos la experiencia de tener Iom Kipur en el Mercaz y en Casapiedra, y eso también generó dolor, y tuvimos que compartir esta sensación de estar juntos, pese a estar separados físicamente. Por eso, creo que la solución que se ha logrado ahora es la más linda. Estaremos todos juntos y si D’s quiere podremos abrazarnos y encontrarnos en esa sensación profunda de comunidad. Estoy emocionado, porque vamos a estar todos bajo la sensación de que unidos lograremos un espíritu nuevo y especial del antiguo Iom Kipur”.

-¿Cómo ha sido la reacción de la gente?

-Esta solución ya estaba diseñada, pero tardó años en ser implementada. Siempre surgió algún problema y se postergó. Y ahora por fin se ha logrado, y todos aquellos que en algún momento plantearon la necesidad de estar toldos en el Mercaz, ahora están felices. Creo que los detalles que tendremos que enfrentar van a generar algunas situaciones y más de alguien sentirá que las cosas no se hicieron como esperaba, pero esto tiene que ver con ir mejorando siempre. Pero todos estamos con una muy buena predisposición y honestamente siento que el Kadosh Barujhu va a estar feliz al vernos todos por fin en el nuevo viejo Círculo.

-¿Esperas mucho movimiento entre las tres sinagogas?

-Probablemente. Si hay que definir a una sinagoga en oración, diría que es un orden judío. Como dice el director del colegio, un desorden organizado. Todos sabemos que Iom Kipur es Iom Kipur, donde hay momentos de mucho silencio y reflexión, pero también hay espacios donde encontrarnos con el que no vemos hace mucho tiempo nos hace estallar en un abrazo, y eso es inevitable. Por lo tanto, habrá momentos de encuentro, otros en que los rabinos saludaremos en las tres sinagogas, etc. Pero por sobre todo habrá un clima de compartir un momento de tanta santidad.

-¿Cuándo comienza tu preparación para Iom Kipur?

-Cuando termina un Iom Kipur, inmediatamente comienza la preparación para el siguiente. Cuando me pasa algo, estoy atento a pensar si eso puede ayudar a la congregación a hacer una buena tefilá. Entonces, todo el tiempo estoy preparando y preparándome para Iom Kipur, porque está mi Iom Kipur personal y el que debo servir a mi comunidad, para ayudarlos en este proceso de reconciliación con el Kadosh Barujhu, el prójimo y el proyecto personal.

La palabra de Culto

Yoab Bitran, presidente de la Comisión de Culto del Círculo Israelita, señaló que la realización de un servicio unificado de Iom Kipur en el Mercaz es la materialización de un viejo anhelo. “Desde la inauguración del Mercaz, todos soñamos con esto. Con los años, nuestra kehilá ha ido avanzando significativamente en inclusión y unidad a la vez, y qué mejor corolario que Iom Kipur todos juntos en nuestra casa”.

-¿Que desafíos y preparativos demandará esta decisión?

-Evidentemente, los cambios generan dudas. Lo importante es que la kehilá confíe en que el equipo de Culto, la Administración y el Directorio están haciendo lo posible por garantizar que ese día salga todo a la perfección. De todas formas, pedimos algo de comprensión y flexibilidad.

-¿Cómo ha sido la recepción de los rabinos a este nuevo formato?

-Si bien nuestros rabanim y jazán siempre logran generar un ambiente de profunda espiritualidad más allá del espacio físico en el que oficien, por supuesto que el tener a toda la kehilá en el Mercaz genera entusiasmo. Era una aspiración compartida.

-¿Qué impacto esperas que tenga este Kipur unificado para el quehacer regular de Culto del Círculo?

-Esperamos que este Iom Kipur tan especial inspire a nuestros miembros a participar con mayor frecuencia de nuestras tefilot y actividades en general. Estamos muy contentos con la gran cantidad de gente que estudia en nuestros grupos, que trabaja en voluntariado, o que asiste a shabat. Pero sigue existiendo una diferencia demasiado grande entre el paisaje de Iom Kipur y el de todas las semanas. Ese es un desafío muy relevante.

Por LPI.