Ester frente a Asuero según:

PINO (Giuseppe Dangelico)

Aunque a lo largo de la historia muchos pintores, tanto judíos como no judíos, han representado esta escena, no conocemos a ningún otro artista contemporáneo que la haya recreado y con tanta maestría.

Nacido en la ciudad costera de Bari, Italia,el 8 de noviembre de 1939, Giuseppe vivió en un ambiente marcado por la Segunda Guerra Mundial. En sus recuerdos siempre estuvieron presentes las escenas de mujeres manteniendo a duras penas sus hogares mientras sus maridos estaban reclutados. Esas mujeres que, a pesar de todo, mantenían su tranquilidad en tiempos tan inciertos, fueron las musas que inspiraron su trabajo artístico durante toda la vida.

El talento pictórico de Pino fue reconocido cuando su profesor de primer año de enseñanza media aconsejó a sus padres ayudarlo en su desarrollo. El padre compró materiales y libros de anatomía, a pesar de estar escéptico respecto del futuro del joven Giuseppe como artista. En cambio, insistió en que comenzara a prepararse como laboratorista. Su hijo, sin embargo, consiguió secretamente trabajo como ayudante de albañil, ganando lo necesario para comprar libros de arte, más materiales y utensilios.

Obtuvo uno de sus primeros encargos: el diseño de un calendario para la iglesia local. Cuando el cura vio a María pintada con rouge, rimmel y colorete, despidió al pintor novato.

Decidido a dedicarse al arte, convenció a su padre de dejarlo asistir al Instituto de Arte de Bari por un año y luego se trasladó a Milán. Ingresó a la Academia de Brera y empezó a ganarse la vida ilustrando libros de estudio. Al mismo tiempo, comenzó a pintar desnudos y figuras femeninas.

A la muerte de su padre, debió mantener a su madre y hermanos. Ya ganaba lo suficiente por sus obras e, incluso, pudo comenzar su propia familia, casándose con Chiara y convirtiéndose en padre de dos niños.

Desde 1960 a 1977, sus cuadros se presentaron en muchas exposiciones y recibió premios y encargos.

Emigró con su familia a los Estados Unidos en 1978, Allí realizó numerosas exposiciones individuales. Además, realizó algunas de sus pinturas en “gelee”. Esta es una técnica de pintura sobre plástico que permite reproducir varios ejemplares sobre papel. En Chile la utiliza, entre otros artistas, Eva Holz. Al igual que ella, Pino acostumbraba enriquecer esas piezas con retoques de su mano. Siguen estando a la venta, a precios de varias decenas de miles de dólares.

Pino murió apenas cumplidos los setenta años, el 25 de mayo de 2010.

La obra que aparece en esta página fue uno de sus últimos trabajos. Corresponde a lo narrado en la Meguilah de Ester 4.11 a 52. Ester se presenta ante Asuero, sin ser invitada, desfalleciente tras tres días de ayuno y sostenida por sus doncellas. Va a pedirle que organice un banquete en el que desea desenmascarar a Hamman. Nadie podía acercarse así al Faraón, salvo que este extendiese su cetro como lo recrea Pino (aunque no hemos visto nunca que el cetro termine en una punta de lanza, como en este cuadro). En su estilo a la vez hiperrealista y romántico, se destaca la belleza de la reina, donde se concentra la luz de la composición.

 

Por Sonja Friedmann