Directora de Fundación Amanoz:

Patricia Pupkin fue reconocida con Premio Mujer Impacta 2017

El jurado valoró la labor de Pupkin con los adultos mayores, brindando a través de su fundación apoyo y acompañamiento a personas de la tercera edad con diversas actividades, talleres y visitas domiciliarias a quienes lo requieran.

Por quinto año consecutivo se llevó a cabo la ceremonia de entrega del Premio Mujer Impacta, reconocimiento que distingue a siete mujeres “Arquitectas de Cambio” que, con su trabajo y esfuerzo, ofrecen soluciones concretas a distintas realidades y problemáticas de nuestro país.

Entre las ganadoras de 2017 se encuentra Patricia Pupkin, directora de la Fundación Amanoz y conductora del programa radial ‘Los Años Dorados’, en Radio Agricultura.

Patricia Pupkin se ha destacado por su trabajo en favor de los adultos mayores, entregando apoyo y acompañamiento a personas de la tercera edad a través de diversas actividades y talleres de su fundación, como asimismo a través de conversaciones y entrevistas a distintos invitados, que comparten historias, testimonios, datos, ideas y actividades de interés para el adulto mayor activo.

Seleccionadas a partir de más de 80 historias recibidas, las otras ganadoras del Premio Mujer Impacta fueron Angélica Baragaño, de la Corporación de Padres y Amigos del Limitado Visual, CORPALIV; Gladys Ramírez, de la Agrupación Amigos de Jesús; Gracia Carvallo, de la Fundación Ganémosle a la Calle; Maite Zubía, de la Fundación Expreso; Rosa Tamsec, quien fundo dos colegios en Coquimbo; Sandra Corrales, de la Fundación Deportistas por un Sueño.

Las ganadoras del Premio Mujer Impacta 2017 fueron elegidas por un selecto jurado integrado por: Anita Holuigue, Gerardo Varela, Gloria Ledermann, Juan Pablo Larraín, Lázaro Calderón, Martín Subercaseaux, Rodrigo Tonda y María Paz Tagle.

Adoptar un abuelo

El mundo está envejeciendo y se estima que el 2050 se habrá duplicado la cantidad de personas mayores de 60 años. Esta es una realidad que vamos a enfrentar en unos años más y de la que tenemos que hacernos cargo hoy. De hecho, Chile es uno de los países del mundo que está envejeciendo más rápido.

“La gente se olvida que este país está tremendamente envejecido y cuando tengan 60 años se van a dar cuenta de que son invisibles, que nadie te ve, que si eres un adulto mayor, eres un latero, pero tenemos tanto para contar, tenemos una vida de experiencia”, aseguró Patricia Pupkin en una entrevista de prensa hace algún tiempo.
Por eso, una de sus grandes motivaciones en las últimas dos décadas ha sido la Fundación Amanoz, que se ha destacado por mejorar la calidad de vida emocional y afectiva de los adultos mayores activos, y adicionalmente hace algún tiempo dio paso a un programa de acompañamiento domiciliario, con el objetivo de visitar a adultos mayores que están solos.

Llegada cierta edad, es común que los adultos mayores comiencen a sentir la soledad, es por esto que las relaciones interpersonales son fundamentales, durante toda la vida y en la tercera edad, además de impulsar la participación social, son un son un aspecto clave para tener un envejecimiento activo.

“La vinculación con otros, la pertenencia, la actividad grupal, muestran el estado de nuestra salud social. Una buena salud social impacta positivamente la salud física y sicológica de los mayores. El aislamiento y la inactividad, por el contrario, producen una deficiente salud social que afecta nuestra salud física y sicológica. El peor enemigo de una persona mayor es la soledad y el aislamiento”, señala el Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama).

Orgullosa y honrada

“Me siento muy orgullosa y honrada, para mí, como judía, es muy importante, ya que trabajo con los viejitos más vulnerable de Santiago, ya hace 17 años”, señaló Patricia Pupkin a La Palabra Israelita al ser consultada por el sentido de este premio.
“Mi trabajo –agrega- lamentablemente ha sido muy desconocido, cuando este país ya envejeció. Y otro problema es que los adultos mayores somos invisibles y el trabajo con adultos mayores también. No nos ven”.

Por eso, Patricia cree que este Premio Mujer Impacta va motivar a muchas personas a querer a ayudar a la Fundación Amanoz.

“Nuestra labor tiene como misión mejorar la calidad de vida de los adultos mayores más vulnerables. Y entregarles un sentido de vida. Darles autonomía e independencia y jamás tratarlos como niños”, enfatiza.

Finalmente, cuando se le pregunta por su mirada de futuro, no oculta sus deseos. “Si de mí dependiera, mi gran sueño es que mi labor creciera, poder acompañar a las personas mayores, quererlos, respetarlos y que todos nos hagamos cargo de ser solidarios con los viejitos. Ya que todos, algún día, llegaremos a esa etapa de la vida”.

Por LPI.