El 21, 22 y 23 de noviembre:

ONG israelí trae el Tikun Olam a la Teletón

A través de una Makeathon con jóvenes innovadores y tecnología de punta, se busca diseñar dispositivos que faciliten la vida de los niños con discapacidades físicas en Chile, pero a la vez en el mundo entero.

Un video viralizado el domingo recién pasado, donde Don Francisco invita a “ser parte de la comunidad global Tikun Olam Makers (TOM)”, puso en órbita nacional esta particular iniciativa solidaria, que comenzó en Israel y que en algunos días llegará a Chile, con la finalidad de desarrollar prototipos que den solución a algunos desafíos puntuales que tienen los niños de la Teletón en su quehacer cotidiano.

TOM es un movimiento global de comunidades que conecta a makers (creadores) de todas las disciplinas con personas en situación de discapacidad (need knowers), para desarrollar a través de la tecnología y la creatividad prototipos de bajo costo y fácil reproducción que mejoren la calidad de vida de las personas.

Este proceso creativo concluye con una Makeathon, una especie de taller de tres días en el cual se “fabrican” las ideas que se han desarrollado entre makers y need knowers. Y lo más importante es que los prototipos quedan disponibles en línea como una solución de código abierto con instrucciones sobre cómo construirlos.

En Chile, TOM tiene su propia estructura de voluntarios, y además cuenta con el apoyo basal de la Embajada de Israel, la Comunidad Judía de Chile y la Usach.

Andrés Aguilera, líder de TOM Chile, explicó que están felices y orgullosos de ver como esta iniciativa nacida en Israel y creada por un israelí, ha trascendido fronteras, llegando a países como Vietnam, Kazajistán y este año también a Chile.

“Cada día recibimos nuevos mensajes de distintas personas que quieren colaborar con esta iniciativa que busca crear una verdadera comunidad de makers con sentido. Los equipos para el Makeathon de este año ya se encuentran trabajando, son 45 jóvenes, en su mayoría universitarios, que están haciendo una de las cosas más bonitas que podemos hacer como seres humanos, reparar el mundo”.

La fuerza de las instituciones

El embajador de Israel en Chile, Eldad Hayet, explicó que uno de los objetivos centrales de la política exterior de Israel es fortalecer sus relaciones con los países amigos. “En ese contexto, nuestra embajada en Chile siempre ha procurado desarrollar iniciativas y proyectos que nos permitan compartir nuestras experiencias y a la vez aprender la experiencia chilena. Así, a lo largo de los años, hemos trabajado intensamente en áreas de interés común, como agricultura, riego, educación, música, tecnología y, en especial durante mi estadía en Chile, en temas como ciberseguridad, gestión de recursos hídricos e innovación. Pero hay un tema que nunca pasa de moda: la solidaridad. Siempre hemos estado con los países que han sufrido grandes catástrofes naturales y con las causas más solidarias en cada lugar. Con Teletón, por ejemplo, hemos colaborado en temas como rehabilitación, risoterapia y tecnología, y hemos compartido diversas actividades artísticas con los niños del Instituto de Santiago”.

“Por eso –agregó el diplomático-, cuando se presentó la posibilidad de realizar TOM en Chile no lo dudamos y pusimos todos nuestros esfuerzos en un proyecto que, a través de la generación de comunidades, del establecimiento de equipos, del trabajo innovativo, proveerá soluciones concretas para los niños de Chile, dejando además los planos de estas invenciones con código abierto, para que puedan usarse en cualquier lugar del mundo”.

Por su parte, Shai Agosin, presidente de la CJCh, destacó que uno de los pilares fundamentales del judaísmo es la Tzedaká. “Este precepto de ayuda al prójimo, al que más lo necesita, no solo lleva consigo la generosidad individual, sino que la unión de nuestro pueblo para ayudar a los demás. Es un orgullo para la Comunidad Judía de Chile haber sido reconocida por la Teletón como una de las 40 organizaciones más comprometidas con esta causa. La campaña de la Teletón nos permite manifestarnos en ese sentido y nos reconforta doblemente porque no solamente se traduce en la sonrisa de un niño o una mejora en su calidad de vida, sino que en estos 40 años de campaña solidaria hemos visto cómo la Teletón ha educado y formado a los chilenos en el respeto a la diversidad y la inclusión”.

“Y a propósito del proyecto TOM -añadió el dirigente-, el concepto de Tikun Olam Makers tiene que ver con la tzedaká, pues se trata de reparar el mundo. El pueblo judío en general y nosotros como Comunidad Judía chilena en particular, queremos aportar a que los chilenos nos desarrollemos personal y profesionalmente, independiente de las capacidades especiales que algunos puedan tener. Necesitamos mejorar la calidad de vida de todos para que podamos entregar nuestro máximo esfuerzo, con la ayuda de TOM, aportando constructivamente a la sociedad y a nuestro país”.

Finalmente, Anoek van den Berg, Subdirectora de Alianzas Internacionales de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Santiago de Chile, indicó que participar en la primera versión de TOM en Chile es un hito importante dentro de las actividades de innovación y emprendimiento con enfoque social de la Facultad de Ingeniería de la Usach. “A través de iniciativas como esta, se espera aportar al desarrollo de habilidades de innovación y emprendimiento de estudiantes y profesionales voluntarios de todas las edades y disciplinas. Es destacable que hay cinco equipos multidisciplinarios que están trabajando junto a usuarios Teletón para crear prototipos funcionales que permitan mejorar su calidad vida y así el de muchas personas más”.

“El Makeathon -agregó- tendrá lugar en el Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, por lo que esperamos que sea la primera actividad de muchas otras con esta motivación social, donde a través de la innovación nuestros estudiantes pueden vivir una experiencia única que les servirá para la vida. La Facultad además incluye en este proyecto apoyo de la Facultad Tecnológica, y de otras unidades de la misma casa de estudios para aportar a este desafío. Por último, esta iniciativa cuenta con apoyo de privados y startup que nacieron en esta misma Universidad con conocimiento y experiencia relevante en temas de diseño e impresión 3D, aparte de talleres de manufactura y uso de sistemas del tipo Arduinos, para entregar todas las herramientas posibles para aportar a la comunidad TOM”.

 

Por LPI.