Columna beteliana:

Noam en Chile

Tras más de un año de pruebas y capacitaciones, el 10 de agosto llegamos a Chile.

Somos Shlijím de Noam y de la Agencia Judía. Vinimos a traer nuestro experiencia, con las valijas cargadas de expectativas y proyectos.

El proceso de llegada y adaptación fue y es diferente para cada uno de nosotros, pues Alon es aquí locatario: vivió varios años en el país y fue parte de la comunidad antes de hacer Aliah junto a su familia.

En mi caso, sin familia, sin amigos del pasado y sin historia, la pendiente es más empinada y la integración más lenta.

Vinimos a trabajar con Bet-El y Tikvá, las dos tnuót que forman parte de Noam.

Estamos trabajando con los madrijím y janijím de escuela, dándoles capacitaciones y también con los janijím los sábados.

Un área adicional a la que nos abocamos tiene que ver con varios proyectos de jóvenes y jóvenes-adultos, que son un segmento de gran importancia de la comunidad.

Este mes y medio ha sido de muchos desafíos principalmente en lo que tiene que ver con vínculos y organización.

Al ser el primer equipo de Shlijím de Noam que hace base en Chile, nos toca ser creativos y enriquecer desde nuestra función de Shlijím una comunidad que ya de por sí es activa.

Soy Melania Kurlender: israelí, uruguaya, judía y comprometida con mis raíces.

Por Melania Kurlender (Sheliaj de Noam en Chile).