Exposición de escultor Anish Kapoor:

Nieto de un Jazán revoluciona escena artística en CorpArtes

Escultor indio-británico fue distinguido el año pasado con el Nobel Judío, premio que donó a cinco organizaciones benéficas que trabajan con refugiados en todo el mundo.

El escultor indio-británico Anish Kapoor inauguró a fines de abril la exposición “Surge” en el centro cultural CorpArtes de Santiago, con un despliegue de obras monumentales pintadas con rojo sangre, tanto en lo físico como en lo simbólico.

Anish Kapoor nació en India, pero hizo su carrera en Inglaterra, donde vive hace 30 años y donde logró transformarse en uno de los escultores más importantes del mundo.

Porque su trabajo borra las fronteras entre la arquitectura, el diseño y la escultura, con creaciones que abarcan desde monumentales estructuras en espacio públicos hasta pequeñas incisiones en la pared, que suele hacer en las galerías y museos.

Famosa es la Cloud Gate, coloquialmente conocida como “The Bean” (“El Poroto”), una estructura de 20 metros de altura hecha con 168 placas de acero inoxidable, que en 2006 fue inaugurada en el Parque Millenium de Chicago.

También tuvo repercusiones la pieza llamada Sky Mirror (2006), exhibida en el Rockefeller Center de Nueva York y en los Jardines de Kensington, en Londres.

Y desde fines de abril los chilenos pueden conocer parte de su obra en CorpArtes, a través de la exposición Surge, que estará en este espacio hasta el 8 de septiembre.

Mucho para ver

A Chile, Kapoor trae Surge, una muestra curada por el brasileño Marcello Dantas y que contempla obras que Kapoor hizo entre 1992 y 2019, con diversos materiales, como cera, piedra, espejos y acero.

Quien visite la exposición podrá ver varias de las piezas más famosas de este escultor, entre ellas When I am Pregnant (1992), Dragon (1993), Shooting into the Corner (2008 – 2009) y la monumental Svayambhu (2007), para la cual se tuvo que adaptar el espacio de CorpArtes.

Todas son obras contestatarias, como Shooting into the Corner, que muestra algo así como el efecto que tendría sobre un cuerpo humano el disparo de un cañón, diseminando por los muros restos de cera rojos, parecidos a vísceras diseminadas después del impacto.

La venida de Anish Kapoor a Chile marca un hito, así como lo fue el año pasado el artista chino Ai Weiwei y la japonesa Yayoi Kuzama, en 2015.

Biografía

Nacido en Bombay, estudió arte en Inglaterra y allá alcanzó la altura de ser uno de los máximos referentes del arte contemporáneo y en 1991 fue el ganador de un prestigioso Premio Turner, mismo galardón que recibió Damien Hirst, por ejemplo.

Además, fue nombrado Caballero por su contribución a las artes en Reino Unido, no estando ausente de polémicas, sobre todo por la obra que instaló en los jardines de Versalles en 2015, Dirty Corner, descrita como “la vagina de la reina”, que lo llevó a enfrentar una demanda en tribunales franceses.

Además, le interesa que las obras no guarden marcas de su proceso de creación, que ocupen su propio lugar y tengan valor más allá de quien las ha hecho. Sus trabajos nunca son anodinos; más bien son provocativos e impactantes, sin una significación específica ni discursiva en particular. Buscan crear sensaciones, producir experiencias únicas.

Raíces judías

De padre hindú y madre judía, Anish Kapoor tuvo una educación india-judía. Debido al antisemitismo islámico, la familia de su madre emigró de Bagdad a Pune cuando él tenía dos meses de edad. Su abuelo materno fue el cantor en la sinagoga de Pune. En ese momento, la comunidad judía de Bombay era bastante grande, en parte compuesto por judíos Baghdadi. Su padre, de una familia hindú de Punjab, fue un hidrógrafo de la Armada de la India.

Se educó en sus primeros años en India en la Doon School. Más tarde se muda a Gran Bretaña y concurre al Hornsey College of Art y al Chelsea School of Art & Design en el RU.

De 1971 a 1973 se mudó a Israel con uno de sus hermanos. Empezó a estudiar Ingeniería mecánica, pero decidió abandonar la carrera después de 6 meses y decidió estudiar arte.

Haciendo Tzedaká

El año pasado Kapoor hizo noticia por un acto de tzedaká, al donar 1 millón de dólares, correspondientes al Premio Génesis (el Nobel Judío) a cinco organizaciones benéficas que trabajan con refugiados en todo el mundo.

Kapoor ganó este premio por su compromiso con los valores del judaísmo. “Al igual que muchos judíos, no tengo que ir muy atrás en mi historia familiar para encontrar personas que fueran refugiados”, dijo en un comunicado, agregando que: “Dirigir los fondos del Premio Génesis a esta causa es una forma de ayudar a las personas que, al igual que mis antepasados, no mucho antes que ellos, huyeron de la persecución”.

Kapoor, que vivió brevemente en Israel antes de establecerse en Gran Bretaña, en la década de 1970, ganó el Premio Turner en 1991 y creó un monumento al Holocausto para la Sinagoga Judía Liberal de Londres.

Por LPI / Aurora / Agencias