Por Rabino Ariel Sigal

Moshe Rabeinu pololeando…

La frase en hebreo dice “Vahie baiom KALOT Moshé”. “Y sucedió que el día en que Moshé terminó de levantar el Tabernáculo, lo ungió y lo consagró con todos sus utensilios; También ungió y consagró el altar y todos sus utensilios.” Badmivar 7:1. La palabra Kalot –terminó- se lee y se estudia como si la letra “vav” –leída como “o”- no existiera. Por lo tanto la frase KALoT Moshé –terminó Moshé- puede comprenderse también como KalAt Moshé –la novia de Moshé-.

El tabernáculo corresponde a la Presencia Divina –la Shejiná, femenino-. Moshé trascendía el Tabernáculo y fue capaz así de traer hacia él “la” Divinidad. Por lo tanto, el Tabernáculo es llamado “la novia de Moshé”.

Más aún, como rezamos en Musaf de Rosh Jodesh, Kalot es un acrónimo de la frase Kapará Lejol Toldotam –perdón para toda su descendencia. Rabí Najman, explica que la dedicación al Tabernáculo por parte de Moshé, comenzó un proceso de rectificación para el mundo entero y específicamente para el pueblo judío. – Moharán I, 151.

En Masejet Bava Batrá 14b nos cuentan que las piedras quebradas de las Primeras Tablas compartían espacio en el “Sancto Sanctorum” del Tabernáculo en el desierto y en el mismo Templo de Jerusalén. Esas piedras quebradas de la Revelación producto del Becerro de Oro, merecían la construcción del perdón y la rectificación el Mundo Entero.

El Tabernáculo no es una simple creación religiosa. Es el remedio y la transformación del paganismo y la infidelidad del Becerro hacia el amor correspondido y la elevación. Moshé pololea y regala “KALOT”, un proceso en el que se ejercita el perdón a partir de él y la descendencia recibe el amor y la Presencia Divina.