Sol Ottenhsimer, campeona nacional:

“Mi sueño es ganar los Juegos Olímpicos y ser campeona mundial de triatlón”

Con 13 años, esta alumna del Instituto Hebreo, lleva el deporte en la sangre, y se afana por ganar cualquier prueba en la que participa.

Sol Ottenhsimer Schreiber tiene 13 años, es alumna del Instituto Hebreo y practica Triatlón, Mountainbike XCO y XCM y Climbing y cualquier prueba donde la inviten.

Vive con su padre, Marcos Ottenhsimer, junto a Natalia Palacios (Pelu), Joaquín Aaron y Naomi. Y por el lado de su madre, Natalia Schreiber, la apoyan también Julia y Santiago.

En lo comunitario, siempre asiste a shabat y festividades al Círculo Israelita, y es beteliana de corazón, además de fans número uno de Estadio Israelita, que es “mi segundo hogar”.

En su currículum deportivo sobresalen sus títulos como campeona nacional de triatlón 2013/14/15/16/17/18 y 2019, campeona nacional de duatlón 2014/15/17, campeona escolar de Mountainbike 2015/16/17/18 y19, campeona nacional de acuatlón 2016/2017, campeona nacional del General Suzuki Mountainbike tour 2018 y 2019, y campeona nacional mountainbike tour kids 2012/13/14/15/16/17, además de 6 veces ganadora del Ironkid Pucón.

-¿Cómo te iniciaste en la vida deportiva?

-Desde que nací hago deporte, mi papá es deportista, fue elite toda su juventud y ahora está viejito… jajaja y le gano en dos de tres disciplinas, y pronto le ganaré nadando. En casa se hace mucho deporte, porque a todos nos encanta salir a la montaña o el mar. Antes del año de edad mi papá ya me llevaba a natación; al año y medio ya nadaba sola sin flotadores y a los tres años acompañaba a mi papá a correr y pedalear. A los tres años también hacía gimnasia deportiva en EIM y Stadio Italiano, otros días tenis en el Manquehue. Desde los 4 años compito en natación, ciclismo de ruta, ciclismo de montaña (MTB), atletismo, triatlones y todo lo que exista relacionado o que me invitaban.

-¿Cuál fue tu primer triatlón?
-Mi primer triatlón fue a los 5 años en Valparaíso. Justo un mes antes, para la fiesta de Januca, mi papá y Pelu me regalaron mi primera bici de ruta. Desde ahí que compito todas las carreras del circuito nacional de triatlón, Mtb, atletismo, crosscountry y todo lo que nos enteremos. Me encanta competir.

-¿Cuál es tu prueba favorita del triatlón?

-Mi disciplina preferida es la natación (viene en la sangre de los Ottenhsimer) y el ciclismo de ruta y montaña. En ruta me gusta la velocidad, pero la montaña es placer permanente y me gusta ganarle a los hombres, y lo que tengo que mejorar es la carrera a pie, pero estoy en ello y con el mejor entrenador, así que tranquila y paso a paso.

-Muchos se preguntan por qué te inscribiste en Pucón con tan corta edad…

-Voy a Pucón desde que nací a ver la carrera porque mi papá competía y hace 8 años que yo compito. Pucón es una carrera hermosa, muchos chicos y muy bien organizada, lo que más me gusta es que viajo con todo el equipo y ahí tengo muchos amigos en donde pasamos una semana juntos, y a veces nos quedamos una semana más para la fecha nacional de la ciudad.

-¿Cómo son hoy tus desafíos deportivos?

-Actualmente me invitan a muchas carreras, tengo que respetar las que mi equipo de trabajo me indica y las que mis sponsors están presentes. Hoy puedo hacer muchas carreras gracias a mi familia, Pelu y papá, que me llevan y traen a todos lados, Xime y Jedy Israel y toda su familia, entrenadores Richard Quezada, Juan Pablo Herran Gallardo (EIM), Nutri Osmary Contreras y DEMECH, quienes cuidan mi energía y previenen lesiones con medicina china. Subaru y Carozzi quienes junto a Specialized (bike authority) me tienen las mejores bicis, ambas, ruta y mountainbike, de acuerdo a cada carrera, Winkler Nutrition y New Balance.

-Bárbara Riveros, que es abanderada olímpica y mejor atleta chilena en los últimos JJOO, te nombró su sucesora… ¿Qué se siente ese título?

-Bárbara y su familia son muy buenas personas, ella es muy humilde e inteligente, ella es puro amor, sacrificio y respeto. Un ejemplo. En competencia, es extraordinaria. Sin duda si nadara mucho más sería la número uno del mundo en todas las distancias. Si ella pudo llegar, yo también podré hacerlo, y aprendiendo de su camino (hoy estoy concentrada en mi natación para poder estar en grupos de punta). Me encantaría ser como ella corriendo y de esa manera complementar para traer a Chile las medallas de oro que nos merecemos. Me encantaría poder conocer el mundo y vivir del triatlón.

-¿Cómo compatibilizas deporte y estudios?

-El Instituto de Hebreo, que de verdad me cuesta un poco, me ha dado todas las facilidades para poder llevar bien los tiempos de entrenar y estudiar. Es un deporte muy exigente, pero con el tiempo me he dado cuenta que me hace ser más organizada y no tengo mucho ocio al día o semana. Al principio de cada semana organizó mis entrenamientos y mis estudios junto a mi papá o Pelu y de esa manera salgo adelante y trato e cumplir siempre arriba del 90% de lo propuesto.

-¿Cuál es tu sueño deportivo?

-Mi sueño es ganar los Juegos Olímpicos y ser campeona mundial de triatlón. Este año quería poder viajar a Macabeadas y buscar medallas, aunque sea con las más grandes, lamentablemente creo que no se podrá. Si no, haremos todo para viajar en julio a entrenar a Israel en donde tienen los mejores juveniles del mundo.

Por LPI