Encuentros de Mamás de Talmud Torá

¿Qué significa estar presente en la vida de nuestros hijos? ¿Cómo acompañarlos y dar sentido a una de las etapas más movilizantes de la familia: la preparación del Bar y Bat Mitzvá?

Estas fueron algunas de las preguntas que surgieron en la once de mamás de Talmud Torá, realizada en el Mercaz el lunes 27 de junio, donde se propuso escuchar y compartir las diferentes experiencias.

Por ejemplo, este consejo: Escucharlos y marcar un camino, con amor y flexibilidad. Cada hijo es diferente, cada hijo encara este proceso de forma singular, pero para todos el desafío es comenzar a ser protagonistas de su judaísmo, y responsables de las decisiones que van tomando, de a poco, ganar autonomía, crecer, en el marco del cariño familiar y comunitario.

Es una etapa de oportunidad, donde el acercamiento, puede permitirnos además de fortalecer los vínculos, redescubrir a nuestros hijos.

Con la presencia de más de 40 mamás, y la preocupación de las que por trabajo no pudieron llegar, se conversó de todos estos aspectos, y de la trascendencia que implica para cada familia esta instancia.

Daniela Roisten

“Muchas veces tendemos a pensar que la preparación, el camino y la culminación del Bar y Bat Mitzvá de nuestros hijos es un acto bastante solitario. Que debemos planificar, organizar, llevarlos a las clases de Talmud Torá, tomar decisiones, preparar fiesta, ayudarlos a estudiar, elegir ropa, pensar en invitados, entender más de judaísmo y de su parashá… Puede, en el fondo, sentirse como un proceso tan encantador como abrumador.

“Sin embargo, el otro día tuvimos un encuentro de mamás de todos los niños y niñas que harán sus ceremonias en los próximos meses en el Mercaz. Nos juntamos a tomar una once con el Rabino Gustavo Kelmeszes y la coordinadora de Talmud Torá, Viví Kremer. Y fue una instancia en donde se disipó, a medida que la conversación avanzaba, esa sensación de cierta soledad.

“Con la guía del rabino pudimos escuchar expectativas, anhelos, dudas, emociones, muchas sensaciones compartidas y otras no, más novedosas, opuestas o diferentes, pero: en comunidad. El camino hacia el Bar y Bat Mitzvá de nuestros hijos es mucho más completo, disfrutable, enriquecedor y real si nos permitimos entenderlo como un acontecimiento individual inmerso en un marco colectivo de contención y acompañamiento. Además de la familia, la comunidad también hace la mitzvá con uno.

“En la once hubo espacio para plantearse en voz alta, hermosos aspectos de este camino “por la alfombra roja” para acompañar a nuestros hijos con profundidad. Se pudo conversar sobre el lugar de cada hijo en la familia, sobre el programa, compartir emociones, y hasta cuestionar se aspectos de la liturgia y debatir acerca de la fiesta en sí. Hubo risas, preguntas halájicas y de las otras. Hubo mamás viejas, con muchos Bar/Bat a cuestas, y las primerizas. Hubo un grado muy humano de calidez. Cada familia es un mundo, pero todos al final convergen en la misma tradición que se agiganta en valores cuando el camino para llegar hacia ella, se transita en comunidad”.

Mónica Neuhauser

“…Entre medialunas, sandwiches y caramelos conversamos sobre nuestras experiencias como mamás en esta maravillosa etapa de las vidas de nuestros hijos. ¡Contamos nuestras experiencias como mamás de primer bar o bat mitzva, segundo, tercero y hasta quinto hijo! Pudimos ver cómo cada experiencia familiar en este acercamiento a la religión es diferente y como la experiencia de y con cada hijo o hija es diferente. Recibieron nuestras sugerencias y nos contaron qué cambios habrá en los siguientes cursos. Entre risas, comistrajo y reflexiones lo pasamos muy bien”.

Talmud 2020

La once de mamás de Talmud Torá fue el marco, también, para contarles acerca de los nuevos proyectos: destacando que, a partir del próximo año, los talmidim oficiarán el Kabalat Shabat en la sinagoga diaria, comenzando ya la preparación en talleres que se darán los lunes.

Agradecemos especialmente al equipo de voluntarias: Javiera Reiss, Marcela Bernedo, Evelyn Birstein, Nicole Awnetwant, Vivian Borzutzky, por contribuir a este hermoso encuentro.

Por LPI