Bassem Eid en Chile:

“Los países primero se construyen y luego se reconocen”

El destacado experto palestino recalcó que los esfuerzos del liderazgo palestino y de la comunidad internacional deberían enfocarse en dotar a Palestina de infraestructura productiva y trabajo, en vez de centrarse en una agenda netamente política.

Bassem Eid: “Israel es el lugar más seguro de Oriente Medio para un árabe musulmán”. Este es el título que hace algunos meses escogió el Medio Libertad Digital para resumir el contenido de una entrevista con el afamado activista palestino de los derechos humanos.

Es que Eid no es un palestino promedio, es un palestino que no teme exponer sus ideas en público, a pesar de que no sean las más populares o que impliquen críticas directas al liderazgo de Fatah y de Hamas.

Bassem Eid es además analista político y comentarista. Anteriormente fue investigador de campo para B’Tselem; el Centro de Información Israelí para los Derechos Humanos en los Territorios. En 1996 se convirtió en el director del Grupo de Supervisión de Derechos Humanos para Palestina en Jerusalén, “PHRMG” por sus siglas en inglés, organización dedicada a exponer violaciones de los derechos humanos y a fomentar una Palestina democrática y plural.

Reconocido por el Washington Post como “un defensor de los derechos internacionalmente respetado”, Eid aborda la terrible situación de abusos en territorios bajo la Autoridad Palestina y Hamas, acercando la realidad de primera mano sobre la situación política de los árabes en Israel y los territorios, sin la manipulación mediática habitual, y la perspectiva palestina realista sobre la agrupación BDS, sus fines, métodos y representatividad.

Parte de estos temas los expuso en Chile la semana pasada, en el marco de una visita privada que matizó con algunas reuniones con medios de prensa y jóvenes activistas.

Entrevistado por el diario La Tercera, se refirió al acercamiento registrado en los últimos días entre Hamas y la Autoridad Palestina.
“Este no es el primer acuerdo al que ellos llegan. Creo que los dos lados aún están muy suspicaces. Al parecer el nuevo liderazgo de Hamas decidió que para construir un liderazgo político había que dejar de lado la Franja de Gaza. Pero desde que firmaron el acuerdo (Mahmoud) Abbas está muy suspicaz de la buena voluntad de Hamas. Como ambos lados están en esa situación de desconfianza, los palestinos no creen que se vaya a crear una unidad entre ambas fracciones en el corto plazo”.

Y también comparó en este medio el conflicto interno palestinos con el conflicto con Israel. “Ahora estamos viendo el conflicto israelí-palestino como un conflicto mucho más simple que el conflicto entre Al Fatah y Hamas y creo que esa es una impresión muy negativa. Creo que mientras los palestinos estén divididos, no tendrán algún tipo de solución con los israelíes. Han estado divididos por 10 años y no estoy muy seguro de que la unidad será tan fácil entre Al Fatah y Hamas”.

Statu Quo

Una de las críticas centrales de Eid por el estancamiento de las negociaciones de paz entre Israel y los palestinos se dirige al aspecto económico. Asegura que actualmente el liderazgo palestino, particularmente en Cisjordania, está manteniendo el statu quo, ya que mensualmente reciben grandes montos de ayuda internacional para financiar la operación de la administración pública, es decir, para pagar sueldos de la clase política, en vez de promover proyectos productivos que mejoren los estándares de empleo y los niveles de producción.

“Los líderes palestinos saben muy bien que si se establece un estado palestino reconocido internacionalmente los incentivos para mantener este apoyo económico desaparecen y por lo tanto las perspectivas se hacen complejas”, explica en una de sus actividades en Santiago.

Por lo mismo, para el analista el conflicto entre israelí y palestinos no es un conflicto político, sino un conflicto económico, que podría tener un cambio positivo se la ayuda internacional se redujera o al menos pasar por estándares de control y accountability más acuciosos.

El experto advierte que el pueblo palestino está muy desilusionado de su liderazgo, especialmente de Hamas, que cada vez tendría menos apoyo en la Franja de Gaza, sin embargo, advierte que tampoco hay mucho entusiasmo por lo que hace el gobierno de Mahmoud
Abbas”.

“Con Abbas la situación es mala, pero sin él sería una tragedia”, asegura Eid al analizar un eventual recambio de liderazgo, donde no se ven figuras relevantes, y a la vez no se aprecia quién podría controlar las distintas facciones y corrientes que conviven tensamente al interior de la Autoridad Palestina.

Finalmente, respecto del boicot contra Israel, Eid se muestra contrario a la acción de estos grupos, porque al final del día los más afectados son precisamente los palestinos, que pierden sus trabajos, cosa que ningún árabe compensará.

En esa misma línea, incluso sugiere una segunda mirada sobre el tema de los asentamientos israelíes en Cisjordania, al señalar que si bien son un obstáculo para llegar a un acuerdo entre las partes, a la vez son una fuente de trabajo muy importante para los palestinos, que aportan la mano de obra de construcción en dichos lugares.

Por LPI.