Memoria comunitaria:

Los estudiantes universitarios de origen judío de los años ‘20

Los estudiantes chilenos de origen judío que cursaban la Universidad allá por los inicios de los años 20, fueron políticamente activos y “completamente” integrados a la sociedad. Particularmente, dice el historiador Moshé Nes El, un grupo mayoritario nacido en la Argentina y llegado a Chile en su primera infancia, que mostró su actuar político influido por importantes acontecimientos internacionales: el sentimiento anti-clerical de la mayoría de los estudiantes de la Universidad de Chile que en ocasiones provocó refriegas con estudiantes católicos, la Revolución Mexicana, la Primera Guerra Mundial, la Revolución Rusa y los Movimientos de Reforma Universitaria. Pero además, por La Semana Trágica en la Argentina, que impresionó a los estudiantes judíos por la agitación antisemita en Buenos Aires promovida por las acusaciones del Gobierno radical de Hipólito Yrigoyen, de la aristocracia juvenil y la indiferencia de la policía en cuanto a los judíos promotores de la huelga que estalló en enero de 1919. Durante esa semana, fueron saqueadas bibliotecas e instituciones judías y muchos judíos resultaron agredidos y muertos, convirtiendo este dramático suceso en el primero en su tipo en el continente.

Estos hechos tuvieron amplia repercusión en nuestro país. La primera revista judía de Chile en su primer número (Renacimiento, 1919) editada por Arturo Davis publicó un artículo de Leopoldo Lugones sobre los sucesos de Buenos Aires, en el número 2 Davis publicó sus impresiones en su artículo “De Santiago a Buenos Aires” acompañado de textos aparecidos en la prensa argentina, y el mismo autor polemiza frente a una editorial de “El Mercurio” (31 marzo 1919) que atacaba directamente a los judíos sobre lo ocurrido en Buenos Aires, acusándolos de ser los protagonistas de los sucesos. El número 5 de Renacimiento acoge otro artículo bajo el título “Después de la matanza”, con reflexiones acerca de “ La Semana…”.

Magazine: Investigación y textos: Marcos Levy.