Comienza Rusia 2018:

Las penas del fútbol no se van con el Mundial

Mientras en Chile todavía se lamenta la farra clasificatoria que dejó a La Roja fuera de la cita mundialista, en Israel la afición deportiva aún no se conforma por la suspensión del amistoso que debían jugar su selección contra Messi y sus amigos.

La pelotita comienza a rodar en Rusia 2018, pero todavía no terminan las elucubraciones sobre las razones y consecuencias de la suspensión del partido amistoso que debía jugarse entre las selecciones de Israel y Argentina la semana pasada en Jerusalén.

La posición de la judería en la región fue resumida por el Congreso Judío Latinoamericano, que señaló que: “Solidariza con los jugadores de la Selección Argentina de Fútbol y sus familias, quienes fueron amenazados y víctimas de una campaña violenta, planificada y ejecutada con el único propósito de manchar los valores del deporte con una causa política. Asimismo, lamenta la decisión de suspender el partido amistoso entre Argentina e Israel previsto para este sábado”.

El organismo agregó: “Usar la amenaza y el miedo, la quema de camisetas como método de conseguir fines políticos, se llama terrorismo, accionar cuyo único propósito es infundir ideas a través de acciones violentas, causando pánico colectivo e impidiendo el normal desarrollo de la vida en sociedad”.

Otras aristas

En Israel y en las comunidades judías en diversos lugares de Latinoamérica la gente acusa a la selección argentina de haberse rendido ante el terrorismo.

Otros dardos apuntan a Jibril Rajoub, presidente de la Federación Palestina de Fútbol, que amenazó a Messi con una campaña en su contra, empezando por quemar camisetas del número diez, y quemando en pantalla banderas argentinas. Frente a esto, el presidente de OLEI (Organización de Latinoamericanos en Israel), el abogado León Amiras, presentó un pedido a FIFA de tomar medidas contra dicha Federación, por incitación a la violencia y politización del deporte, ambos prohibidos por el estatuto de la organización internacional.

En el ámbito de la política interna israelí, no son pocos los que acusan a Miri Reguev, ministra de Cultura y Deportes, que con su falta de criterio convierte todo lo que toca en un acto político para Netanyahu. En este caso, su terquedad en trasladar el partido del estadio Samy Ofer de Haifa, más moderno, cómodo para los jugadores, y rentable para la empresa productora, al más antiguo Teddy en Jerusalén, acabó por politizar el encuentro.

Pero también hay quienes sostienen que los tentáculos de Qatar estuvieron tras esta situación. La hipótesis del diario Yediot Aharonot es que un país árabe, posiblemente Qatar, está detrás de la cancelación del partido amistoso. Esta teoría se basa en que a pesar de que la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) ha tenido graves dificultades financieras en los últimos años, sin ningún tipo de cuestionamiento se ha comprometido a pagar en forma inmediata una compensación de 2,2 millones de dólares a la empresa responsable de la producción del evento.

A la FIFA no

El empresario israelí Danny Ben Naim, propietario de la empresa Comtec Group, encargada de la producción del partido amistoso que se suponía iban a jugar las selecciones de fútbol de Argentina e Israel, negó que su firma solicitará a la FIFA que expulse a Argentina del Mundial, tal como se informó en los medios argentinos. Ben Naim aclaró que esos reportes no son ciertos. “No presentaremos ningún pedido para expulsar a Argentina del Mundial, esas son estupideces”, aseveró en respuesta.

Paralelamente, la Asociación del Fútbol de Israel aclaró que su intención es presentar una demanda en la FIFA solamente contra la Federación de Fútbol Palestino y su presidente Jibril Rajoub que actuó para cancelar el partido, y no contra la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

Seguridad israelí

Dejando de lado este incidente, al menos en Rusia 2018 sí estará presente la tecnología de seguridad israelí.

En efecto, hace algunos meses el secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolái Pátrushev, debatió con el director del Consejo de Seguridad Nacional de Israel, Meir Ben Shabat, la cooperación en la esfera de seguridad y los preparativos para el Mundial de Fútbol de 2018.

Nikolai Patrushev, y los viceministros de Seguridad Exterior, Justicia y Seguridad Pública llegaron a Jerusalén en verano pasado junto con altos militares y generales de inteligencia para entablar conversaciones con sus contrapartes israelíes sobre cuestiones relacionadas con la presencia militar iraní en Siria y Líbano, aunque también trataron el tema del Mundial de Fútbol.

El intercambio de información entre los organismos policiales de los dos países, la cooperación para solicitudes de asistencia legal y la cooperación para proporcionar seguridad durante los preparativos para y durante la Copa Mundial de fútbol 2018 fueron algunos de los temas que se discutieron.


Las grandes estrellas del fútbol estarán presentes en Rusia 2018.

 

Quedará en la historia el precedente que el terror fue el ganador en el suspendido partido amistoso entre Israel y Argentina.

Por LPI / Agencias / Prensa Judía