Por Fredy Kristjanpoller - Presidente Comunidad Israelita de Viña del Mar-Valparaíso:

La necesidad de vivir en Comunidad Caso CIVV

Este año no ha sido fácil…

Tal como nos expresan nuestras sagradas escrituras y tradiciones, la vida es cíclica y en ella se mezclan los momentos de dulce con los momentos de agraz. En este último tiempo, de manera lamentable hemos vuelto a sufrir ataques hacia nuestras comunidades. Como miembro de la Comunidad Israelita, y como persona, pienso que resulta intolerable que nuestros jóvenes sean amedrentados en sus universidades. El antisemitismo disfrazado de anti sionismo o defensa del más débil, es la herramienta utilizada para afectar, en definitiva, la inocencia de nuestros niños y nuestros jóvenes. Esto no lo podemos permitir.

Como momento dulce hemos celebrado en grande los 70 años de Medinat Israel. Inmensa es nuestra alegría por el estado que hemos forjado. Desde una mirada racional, admiramos los avances que sitúan a Israel en la vanguardia mundial en áreas como la agricultura, medicina, biotecnología, tecnología, ingeniería, literatura, innovación y emprendimiento. Desde el prisma sentimental, el orgullo es inconmensurable.

En nuestra Comunidad Israelita de Viña del Mar – Valparaíso hemos disfrutado de diversas actividades e iniciativas durante este año en dicho sentido. Comenzamos en enero con una interesante Escuela de Verano, con excelentes expositores y un gran marco de público. Celebramos en grande Tu Bishvat y Purim. Posteriormente, el Séder de Pésaj realizado en los salones de CIVV y dirigido por nuestro Rabino Yonatan Szewkis fue hermoso y emotivo, de gran significado para todos. Por su parte, nuestros jóvenes de Maccabi Viña nos demostraron todo su espíritu, creatividad y dedicación triunfando en el Israel Parade y con la organización del 14ª Gran Bingo Maccabeo. Para cerrar la cuenta del Omer, llevamos a cabo un entretenido e interesante Tikun de Shavuot.

Como aspecto central de este primer semestre y para culminar con las celebraciones de los 70 de años de Israel, la conmemoración de Iom Haatzmaut desarrollada en la Sinagoga Or Hayam y Salones de la Comunidad, quedará en el recuerdo de nuestras memorias por mucho tiempo. El esfuerzo desplegado en su organización, rindió sus frutos de la mejor manera, con una ceremonia que tuvo todos los componentes para transformarse en inolvidable: solemnidad, emotividad, alegría, melodías y, por supuesto, un entusiasta público que participó activamente durante toda la actividad.

Deseo destacar la gran labor que cumple nuestro querido Colegio Hebreo para nuestra Comunidad, cuna de grandes dirigentes a nivel nacional. Con mucho esfuerzo, se cultiva la enseñanza del judaísmo y sus tradiciones para todos sus alumnos, en un grato ambiente familiar, de confianza y respeto. Si bien su objetivo es la formación integral de nuestros niños, la excelencia académica y la dedicación de sus profesores se han transformado en su sello distintivo en Viña del Mar y Valparaíso. En el ámbito deportivo, el Club Deportivo de Básquetbol Israelita nos representa de la mejor manera en la competencia local, dejando en alto el emblema de Israel.

Tenemos una comunidad a la cual pertenezco con mucho orgullo. Con cariño y esfuerzo llevamos nuestras actividades de culto teniendo minian en cada una de ellas, contando con la magistral dirección de nuestro Rabino Yonatan Szewkis. La filial Viña del Mar de WIZO cuenta con diversos grupos activos mostrando su compromiso hacia Israel y el judaísmo.

Las Damas Israelitas cumplen un rol fundamental y son reconocidas por la comunidad en general, por su aporte en la tzedaká y apoyo en la Escuela República de Israel y la Escuela David Ben Gurión de Valparaíso.

Ciertamente, en las líneas anteriores he querido expresar la necesidad de la actividad comunitaria y vivir en ella, de participar y comprometernos en cada una de las iniciativas. ¿Cómo hacemos frente a nuestros problemas, a un medio hostil y claramente antijudío?…compartiendo nuestras alegrías, penas y experiencias en comunidad.

En ese sentido la CIVV y todas sus instituciones afines, están a disposición de nuestros socios y para todos quienes nos visiten, ya sea durante el año o en la temporada estival, de Chile o de algún lugar del mundo.

Deseo terminar estas líneas anhelando que la tan ansiada paz y tranquilidad sea una condición que puedan disfrutar nuestros compatriotas en Israel. A la distancia, deseamos el cese de las hostilidades y que el buen entendimiento e intenciones primen por sobre la irracionalidad de los ataques a blancos civiles.

Por Fredy Kristjanpoller R.
Presidente Comunidad Israelita de Viña del Mar-Valparaíso