Gabriel Gurovich y Gonzalo Fuenzalida:

La mirada de dos candidatos estrechamente vinculados con nuestra Comunidad

Gabriel Gurovich aspira al Senado por Tarapacá. Ingresa a la arena política por primera vez, en tanto que Gonzalo Fuenzalida, diputado en ejercicio por el Distrito 11, busca la reelección.

Gabriel Gurovich, candidato (independiente) a senador por Tarapacá, estudió en el Instituto Hebreo y activó casi toda su vida en Tzeirei Ami, que es lo que más lo marcó como judío, dice.

Su motivación para entrar en política tiene relación con su interés en mejorar la política. Asegura que en Tarapacá hay serios problemas que deben enfrentarse con otra mirada. “Los migrantes deben ser integrados y la delincuencia y las drogas combatidas con oportunidades”.

Como miembro de la Comunidad Judía es crítico: “A fines de los ‘90 y principios de los 2000, la juventud judía estaba muy involucrada y movilizada. Hoy no veo eso. Creo que hay una postura más cómoda. Falta más claridad del rol que los judíos chilenos cumplimos en un contexto de país y potenciar más la interacción con otros”. Pero también destaca el rol de instituciones como el EIM: “Me da mucho gusto ver padres trabajando y contestando emails desde la cafetería mientras sus hijos están haciendo deportes, lo que contribuye a consolidar el vínculo comunitario”.

Ama el olor de la jalá recién hecha y la capacidad de reírnos de nosotros mismos, y a su juicio, esta identidad judía puede ser un sello distintivo en su gestión política: “El aporte de la filosofía y tradición judía es impresionante para la búsqueda de consensos basados en preceptos universalmente aceptables y muchísima lógica – y agrega con una sonrisa -me imagino el impacto que tendría en los legisladores estudiar Talmud 1 hora a la semana”, concluye.

Gonzalo Fuenzalida es abogado, militante RN. Cuando su familia fue víctimas de un asalto violento fundó la ONG “Víctimas de la Delincuencia”. Durante el gobierno de Sebastián Piñera asumió un rol en esta materia: fue jefe del Programa de Apoyo a Víctimas de la Subsecretaria de Prevención del Delito, desde donde pudo influenciar políticas públicas orientadas a la defensa de quienes sufren delitos violentos. En esa posición logró gran figuración pública y tras ello se lanzó a una candidatura que lo tiene trabajando en el parlamento por un primer periodo, que ahora se propone extender en un distrito que se amplió: Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea, La Reina y Peñalolén.

Sus mayores logros dicen relación precisamente con temas de seguridad pública: “En un ambiente muy adverso pudimos, junto a otros diputados, promover y aprobar el control preventivo de identidad, una medida muy efectiva para detectar órdenes de detención pendientes. Además logramos la tipificación de conductas terroristas, que crea la figura del agente revelador y del agente encubierto. También sacamos adelante la penalización del uso de pasamontañas en protestas callejeras, conocida como “ley anti encapuchados”, indica.

Su mayor orgullo se refiere a la defensoría de víctimas de la delincuencia: “Ha sido un tremendo logro sancionar a los peatones que participen en un accidente de tránsito encontrándose en estado de ebriedad, pues causan un tremendo dolor y perjuicio a personas inocentes”, asegura.

Dice sentirse muy cercano a la Comunidad Judía de Chile: “He trabajado mano a mano y me he hecho amigo de los diputados Farcas y Silber, pero además, ellos y otros amigos de la comunidad, me han invitado a ser parte de las festividades judías, las cuales respeto y admiro profundamente. Me emociona saber que mantienen tan vivo el espíritu de superación, perdón y reconciliación, saber que los mueve la construcción y no el odio. Admiro su capacidad para mantener sus tradiciones, el respeto a su propia historia, su trabajo constante por mantener vivo el espíritu de comunidad y que inculcan a las generaciones jóvenes la importancia de las tradiciones” concluye.

Por CJCh.