Francisco Undurraga:

La intolerancia es una discapacidad

Francisco Undurraga, recién electo diputado por Evópoli en el Distrito 11 (Las Condes; Vitacura; Lo Barnechea; La Reina; Peñalolén) tiene una historia que contar. A sus 52 años, tiene una larga trayectoria. Fue ejecutivo y gerente de empresas en el área de marketing, gerente comercial de Mega, gerente de producción de La Red y creador del Emporio La Rosa, considerada una de las mejores heladerías del mundo. Ingresó a la arena política hace pocos años hasta llegar a ser hoy presidente de Evópoli.

Al preguntarle quién es Francisco Undurraga en términos personales, responde: Me gusta vivir la vida intensamente, no de velocidad –explica- sino de compromiso. Soy discapacitado pero he tenido la suerte de desarrollarme.

Francisco nació con una malformación congénita producto de un accidente automovilístico que tuvo su madre cuando lo estaba esperando, por lo que nació sin piernas, sin su brazo derecho y sin un dedo en la mano izquierda.

Valoro mucho la vida -dice- he tenido la posibilidad de rehabilitarme y tener una vida normal, con una mujer maravillosa con la que he pasado 23 años de mi vida y con 3 hijos.

-¿Cuáles fueron los motivos para involucrarse en política?

-En mi vida he sentido la necesidad de ser partícipe de lo que ocurre en mi país. Me he desarrollado profesionalmente, hice un emprendimiento muy exitoso como el Emporio y ahora quiero poner mis capacidades al servicio de Chile.

-¿Cómo es ser el presidente de un partido nuevo con Evópoli?

-Es un partido que está generando modernidad, entendida como inclusión y defensa de la libertad de las personas. En Evópoli valoraron mis capacidades, sin ver la discapacidad y me siento orgulloso de ser el primer discapacitado presidente de un partido político en Chile.

-Ud. ha dicho que hay bastantes diferencias en la centro derecha. ¿Cuáles?

-Para nosotros la dictadura es dictadura, las violaciones DD.HH. son atentados imperdonables cuyos autores deben ser sometidos a la justicia. A nivel económico somos de centro derecha, pero con un ideario de inclusión que nos permite abrir la cancha y poner nuestras ideas al servicio de la sociedad; creemos en el desarrollo de las personas, actuando con juicio, no con prejuicio.

-¿Discapacidad o capacidades diferentes?

-Hay un debate y se puede decir que la discapacidad construye capacidades diferentes.
Mis discapacidades físicas no son la esencia de mi vida, sino parte de ella; me han ayudado a construirme de determinada manera, con una mirada, con un carácter, no sólo para rehabilitarme, sino para construir familia, empresa y sociedad.

-Hace algunas semanas se logró una nueva meta en la Teletón ¿Qué sensación le provoca esta campaña?

-He sido siempre un defensor. Las críticas en general vienen desde el mundo que no es discapacitado. Es más -indica- si no hubiera sido por Mario Kreutzberger, las discapacidades físicas estarían aún ocultas en nuestro país.

Yo partí primero en el Instituto de Rehabilitación Infantil, que después pasó a ser el Centro Teletón. En ese lugar pude comprobar el compromiso, dedicación y amor de quienes trabajan con los niños y jóvenes.

Para todos, la rehabilitación que entrega la Teletón nos cambia la vida: eso no tiene cómo valorizarse, ni siquiera dimensionando los aportes que se hacen a la campaña.

-¿Qué falta en Chile para una verdadera inclusión?

Falta aceptar las diferencias. Chile tiende a homologar muy fácilmente a la gente, a categorizar a todos como iguales, cuando en realidad, la vida se construye aceptando diferencias.

Para mí la intolerancia es una discapacidad y en eso debemos trabajar.

-Ud. participó en la Tefila por Chile 2017. ¿Qué opinión le merece la Comunidad Judía de Chile?

Encontré maravillosa la Tefila, me emocioné; me eduqué en un colegio católico, entonces sentí la religiosidad, la espiritualidad y la mística.

Aunque no hago distinción entre judíos y otros grupos, porque veo a seres humanos, a ustedes les tengo un profundo respeto. La comunidad ha aportado mucho a la sociedad en distintos ámbitos: económico, cultural, pensamiento, creatividad, entre muchos otros.

-¿Cuáles son sus propuestas legislativas?

Modernización del Estado: el Estado al servicio de las personas, cultura de inclusión y tolerancia y asegurar un real acceso a la educación de nuestros niños con discapacidad.
Seguridad: coordinar mejor a las policías y eliminar tareas administrativas.
Juventud: potenciar las posibilidades de emprendimiento.
Tercera edad: en mi distrito se da una situación muy especial de los adultos mayores. Pese a que muchos viven en sectores acomodados, se han empobrecido y les cuesta mucho mantenerse. Por ello, me interesa mucho integrarlos, hacer que sean y se sientan útiles con su experiencia y sobre todo repensar el modo en que se retiran de la vida laboral.

Francisco Undurraga tendrá que esperar hasta marzo de 2018 para poner estas propuestas en marcha y su historia indica que concreta lo que se propone.

Por CJCh.