Del 6 al 12 de diciembre en Cinemark Alto Las Condes y Cineteca Nacional:

La Dra. Shirin, de Fauda, engalana Festival Seret

Premiadas películas y excelentes documentales forman parte de esta muestra cultural, que se presentará paralelamente en el Cinemark de Alto Las Condes y la Cineteca Nacional.

La famosa Dra. Shirin El Abed de la serie Fauda (Netflix), interpretada por la actriz franco-libanesa Laëtitia Eïdo, será la car visible de Seret, el festival internacional de cine israelí que llega por tercera vez a Chile.

Esta vez, la muestra -que ha tenido exitosas versiones en Alemania, Holanda e Inglaterra- traerá películas, series y documentales reconocidos a nivel mundial.

Justamente, Laëtitia Eïdo, de ascendencia cristiana-musulmana, es la protagonista de la cinta Holy Air, una de las piezas fundamentales de Seret. El film, dirigido por el egipcio de origen musulmán Shady Srour, se estrenó en Nueva York en la Competencia Oficial del Festival de Cine de TriBeCa y ganó el Premio FIPRESCI de los Críticos de Cine de Jerusalén.

Eïdo tendrá una participación activa en el festival. El 7 y el 8 de diciembre, después de las funciones sostendrá una sesión de preguntas y respuestas con el público (Q&A). Esos días se exhibirán un de capítulo de la serie Fauda y la cinta Holy Air, respectivamente.

Además, el programa, que se desarrollará entre el 6 y 12 de diciembre, en la Cineteca Nacional del Centro Cultural de La Moneda y Cinemark del Alto Las Condes, contiene otras 13 cintas.

Una de las cintas más aplaudidas es Cakemaker (Ofir Raul Graizer), acreedora de numerosos premios internacionales y considerada por la crítica especializada como la candidata israelí segura al Oscar. Además, la cartelera incluirá la cinta Doubtful (Eliran Elya), ganadora del Premio SIGNIS Chile en la competencia internacional del último Sanfic, películas y documentales sobre el Holocausto y comedias, entre otros.

Aunque esta es la tercera vez que Seret (que significa película en español) aterriza en Chile, el festival se inició hace ocho años por iniciativa de tres mujeres israelíes: Anat Koren, Odelia Haroush y Patty Hochmann, que además nació y creció en Chile.

Actriz enigmática

Laëtitia Eïdo es hija de padre francés y madre libanesa. De origen cristiano-musulman, dice que su abuelo materno, asesinado en el Líbano, habría tenido también orígenes judíos. Se crió en el sur de Francia, en Ardèche, un departamento situado cerca de Lyon.

En algunas entrevistas ha afirmado que su madre musulmana fue recibida con críticas cuando se casó con su padre cristiano y que es esa herencia la que la obliga a ir más allá de las divisiones religiosas o étnicas.

Anteriormente, ha actuado en Fahdma N’Soumer, una película filmada en las montañas beréberes de Argelia en idioma bereber, y en la película israelí Dancing Arabs (o Identidad prestada), dirigida por Eran Riklis.

En 2016 asumió el papel de una profesora cristiano-árabe de Nazaret que enseña educación sexual en el filme israelí Holy Air.

Sobre este último rol, ha dicho: “He interpretado más mujeres que combaten, y es importante llevar su ejemplo a la pantalla o al escenario, pero también quiero encarnar a mujeres que están en dificultad, que es necesario defender contando sus historias. Ya sea en la sociedad palestina, en la israelí o en cualquier otra, las mujeres pueden verse disminuidas, camufladas, dominadas o sometidas a leyes que, según creo, terminan por hacerlas ‘desaparecer’, mujeres a las que se les impide vivir en toda su potencialidad”.

En 2015, su papel como la Dra. Shirin El Abed en Fauda la puso en el primer plano internacional. En una entrevista de 2017, Eïdo afirmó que la serie “abre la puerta a israelíes y palestinos a la comprensión de a lo que está sucediendo con sus vecinos”.
Eïdo tuvo dudas antes de aceptar el papel, pero finalmente estuvo de acuerdo cuando los productores le dejaron en claro que el programa retrataría a ambos lados de una manera justa y equilibrada.

Cómo todos los seguidores de la serie saben, la Dra. Shirin El Abed es una médica palestina que se enamora de uno de sus pacientes, un agente israelí infiltrado.

Como la actriz que la representa, Shirin es un personaje especial, que vive entre dos mundos: vivió más tiempo en Francia que en los territorios palestinos, y su padre es francés. Consultada sobre la percepción sobre la serie del mundo árabe en general y de los palestinos en particular, Laëtitia Eïdo asegura que es un gran éxito en muchos países árabes, especialmente en Arabia Saudita.

La edición 2018

Para saber más de la edición 2018 de Seret en Chile, conversamos con una de las directoras del Festiva, Patty Hochmann.

“Esta es la tercera edición del festival Seret en Chile. Como todos los años y en todos nuestros festivales alrededor del mundo (Inglaterra, Alemania, Holanda y Chile), tratamos de traer las más recientes, las más premiadas mundialmente y las más variadas películas de los últimos años salidas en Israel. Este año, además de traer una linda variedad de películas recientes, tenemos un enfoque de películas de Holocausto con títulos como El Testamento, Shalom Italia y Boxear para vivir. Además, tenemos por primera vez en Chile la proyección de un episodio de la segunda temporada de la famosa serie de televisión, Fauda, con la llegada de nuestra invitada la actriz Laëtitia Eido, que actúa también en otra película que traemos, Aire Santo. En ambas funciones la actriz dará una sesión de preguntas y respuestas después de las proyecciones.

-¿Cuál es tu película favorita entre todas las que vienen y por qué?

-Es difícil contestar esta pregunta, ya que me gustan todas. Fueron escogidas entre muchas películas de Israel que se producen cada año. La película THE CAKEMAKER o El Pastelero de Berlín, en español, es la mejor película del año 2018 elegida por la academia de cine, para representar a Israel en el Oscar de EEUU. La película DOUBTFUL fue la película que gano este año la mención de honor en el prestigioso festival de SANFIC. Creo que es la primera vez que una película israelí gana una distinción tan relevante en un festival de cine acá en Santiago. Entre las películas documentales me gusta mucho la película SHALOM ITALIA, un documental sobre la SHOA, sobre tres hermanos que vuelven a Italia a buscar la cueva en la cual se escondieron con sus padres y familia para escapar de los nazis. Es una película llena de humor y sensibilidad.

-¿Qué importancia tiene la presencia de Laëtitia Eïdo en el Festival y cómo la describirías como actriz?

-Ella es una de las actrices principales en la serie FAUDA que es tan conocida y premiada mundialmente. Es un gran honor para nosotros que ella venga a Chile a nuestro festival y que además pueda responder preguntas sobre Fauda y también la película Holy Air, o Aire Santo, dirigida por Shasy Srour, un director árabe israelí muy premiado. Laëtitia es una actriz muy profunda y conocida mundialmente y aquí podrán ver la variedad de caracteres tan distintos que puede interpretar.

-¿Cuál es tu mirada del momento actual del cine israelí?

-El cine israelí estos últimos años es muy reconocido en todo el mundo y muy premiado en festivales internacionales. Para mí, lo interesante del cine de Israel es ver la variedad cultural que existe en el país. Eso se refleja a través del arte del cine. Y no solo el cine es reconocido mundialmente. Series de televisión han sido distribuidas en todo el mundo y se han hecho remake de series de Israel, como por ejemplo la serie HOMELAND que se hizo basada en una serie israelí llamada Hatufim. Y recién hace una semana en los premios EMI se anunció que una serie cómica de Israel, llamada NABSU, recibió un premio como la mejor serie cómica.

Documental chileno

Y aunque parezca curioso, en esta versión del Festival Seret también se presentará un documental de una chilena. Se trata de Homemade, dirigido por la estudiante de cine de la universidad Mayor, Constanza Muñoz, quien a mediados de año ganó un concurso de la Embajada de Israel y viajó a una pasantía de seis semanas al Jerusalem Film Workshop, donde tuvo la posibilidad de hace su propia película junto a otros estudiantes de cine de todo el mundo.

“Para mí ser parte del Jerusalem Film Workshop fue algo que nunca me esperé ni pensé que viviría, fue una experiencia increíblemente enriquecedora. Lo que más rescato de las 6 semanas que estuve haciendo el documental, es haber conocido a todas las personas con las que compartí, tanto compañeros como mentores y organizadores, los cuales hicieron de la estancia una experiencia sumamente educativa, y no solamente desde el aprendizaje de materia para hacer películas, sino que del aprendizaje en como relacionarnos entre diferentes culturas, el respeto y los más importante, hacer el trabajo con dedicación y pasión por el cine”.

-¿De qué trata el documental que hiciste y cuáles fueron los desafíos que enfrentaron para hacerlo?

-El documental se trata de Motti Maabari, un señor de 72 años que dirige la mejor tienda de falafel en Jerusalén y ha tenido este puesto durante más de cuarenta años. “Homemade” (Hecho en casa) nos ofrece un vistazo a la vida de este hombre mientras se reconcilia haciendo lo que más ama con su inevitable retiro. El mayor desafío que conllevó hacer este documental fue el idioma, fue difícil llevar una entrevista en inglés con Motti, por lo que decidimos como equipo que lo más natural era que él hablara en hebreo, pero lamentablemente nadie en el equipo hablaba fluidamente, menos yo que nunca había escuchado antes del viaje algo de hebreo. Gracias a los coordinadores del programa, la semana de rodaje llegaron unos asistentes de producción a ayudar a cada equipo, eran personas que vivían ya en Israel por lo que hablaban hebreo y también inglés. A nuestro equipo llegó Rotem, la cual tomó al mismo tiempo el cargo de traductora, sin ella la labor de traducir lo que grabábamos hubiera tomado más tiempo de lo debido.

-¿Qué expectativas tienes de este estreno público de tu documental en el Festival Seret?

-Lo único que espero del estreno, es que la gente disfrute el mundo de Motti tanto como nosotros (el equipo que hizo el documental) disfrutamos de estar en su tienda y de hacer este documental.

The Cakemaker, elegida para representar a Israel en los premios Oscar.

 

Doubtful, obtuvo la mención de honor en festival SANFIC.

 

Homemade, dirigida por la chilena Constanza Muñoz.

Por LPI / Oivavoi / Agencias