Por Rabino Ariel Sigal

Jur, maldecido por Dinero

Jur era hijo de Miriam, la hermana de Moshé. Formó parte del consejo de setenta ancianos sabios que representaban al Pueblo. Cuando Moshé subió al Monte Sinaí, aprendemos de sus dichos que: “Aarón y Jur están con vosotros; el que tenga algún asunto legal, acuda a ellos” Shmot 24:14. Moshé tardó en bajar y los rebeldes pidieron la construcción de un objeto que los identificara y sustituya al líder desaparecido. En esta rebelión, grafica M. Sanedrin 7a que cargaron contra Jur y le quitaron la vida. Por ello, explica Bamidvar a modo de recompensa, “y le darás el dinero a Aarón y a sus hijos como una redención por los primogénitos que exceden el número de Levitas” Badmivar 3:48.

La riqueza es una gran bendición. Cuando es utilizada de la manera apropiada, puede elevar a la persona hacia grandes alturas espirituales. Pero muy comúnmente, la riqueza se transforma en un medio que la gente utiliza para alejarse de D’s. Cuando los judíos en el desierto pidieron un ídolo y mataron a Jur, quien se interpuso en su camino, Aarón hizo alusión al mal uso que habían hecho de la riqueza diciendo: “Quitad los pendientes de oro de las orejas de vuestras mujeres, de vuestros hijos y de vuestras hijas” Shmot 32:2. Y explica el Talmud en el Tratado de Berajot 32a: “Fue por la riqueza que les diste que ellos hicieron el becerro de oro”.

El asesinato de Jur intimidó a Aarón en cumplir con la demanda popular para crear el Becerro de Oro. Cuando el valor de la vida había perdido sentido, el dinero era símbolo de maldición y bajeza espiritual para el pueblo. El oro dispuesto a dar, era aquél que embellecía a la familia: mujeres, hijos e hijas. Jur, por su fidelidad, fue recompensado por D’s mediante la concesión de su nieto al papel sacerdotal del Tabernáculo. Debido a que corrompieron su riqueza y fuente de bendición, los primogénitos perdieron el derecho a llevar a cabo el servicio a D’s. Después del establecimiento del Tabernáculo, los primogénitos se redimieron al darle su riqueza a Aarón, el Cohen.