Un artista exitoso:

ITZCHAK TARKAY

¿Qué hace exitoso a un artista? La respuesta no es fácil. De hecho, mientras algunos se hacen famosos, ya sea por su reconocido talento, por la audacia de sus creaciones, por acertar con el gusto del público o por sus extravagancias (como Salvador Dalí), otros, la gran mayoría vive (y eventualmente muere) a palos con el águila, como se suele decir.

En el caso de Tarkay, su popularidad se debe a una combinación favorable: tiene talento, ha sabido encontrar un público al que agradar y tiene además, una inteligencia que no nos atrevemos a decir si es ojo comercial o deseos de hacer llegar su trabajo a un mundo más amplio que el de los clientes pudientes que pueden comprar piezas únicas.

Los cuadros de Tarkay son gratos de ver. Suelen ser de flores y jardines, pero los mas exitosos son como el que reproducimos aquí, donde nos muestra un ambiente idealizado, con mujeres elegantes, lánguidas y ociosas que se reúnen a conversar y a tomar el té o un aperitivo. ¿Habrá de esas mujeres en Israel?

Este artista es, evidentemente, talentoso. Combina la sinuosidad de las figuras con un colorido armónico y alegre, en composiciones perfectamente equilibradas. Se puede encontrar en su trabajo algunas influencias de los impresionistas franceses, similitudes cromáticas con las obras de Matisse y de su juego de curvas y contra-curvas con las de Toulouse Lautrec.

Además, utiliza habitualmente avanzadas tecnologías que permiten la reproducción de sus obras en grandes tirajes. Sus láminas se venden a precios bastante moderados, incluso en cruceros turísticos.
Sus promotores lo sitúan como figura líder del movimiento figurativo moderno. Y su estilo muy personal lo hace fácilmente reconocible.

Nacido en 1935 en Subótica, en la frontera entre la antigua Yugoslavia y Hungría, a los once años fue llevado al campo de concentración de Mauthausen con toda su familia. Fueron liberados un año después.

En 1949 se trasladaron a Israel, viviendo durante algunos años en un kibutz. Itzchak ingresó a la Escuela Betzalel en 1951 y se tituló en el Instituto Avni en 1956.

Muy trabajador, hasta sus últimos años estuvo activo en su taller seis horas diarias, seis días a la semana. Allí concurrían en busca de consejo jóvenes artistas israelíes, algunos de los cuales son ahora muy conocidos, como David Najar, Yuval Wolfson y Mark Kanovich.

Itzchak Tarkay falleció en junio del año 2012 en Israel.

Por Sonja Friedmann