Yuval Noah Harari, Tal Ben Shahar y Dan Ariely:

Israelíes que marcan tendencias en el mundo de las ideas

Yuval Noah Harari, Tal Ben Shahar y Dan Ariely son algunos de los nombres que han posicionado a Israel a nivel mundial en el ámbito del pensamiento, el desarrollo humano y la sicología social.

El riego por goteo, los lugares santos, la nanotecnología, la energía solar, la gestión del agua, los baños en el Mar Muerto. Esto son algunos de los elementos que han hecho a Israel famoso en todo el mundo.

Sin embargo, en los últimos años, Israel también ha destacado por un grupo de autores y conferencistas que están marcando tendencias a nivel mundial en el ámbito de las ideas y la visión del acontecer humano.

Se trata del historiador Yuval Noah Harari, el psicólogo social Dan Ariely y el filósofo Tal Ben Shahar.

Harari, el súper ventas

El catedrático Yuval Noah Harari es el autor del éxito de ventas internacional Sapiens: una breve historia de la humanidad.

Nacido en Haifa en 1976, se doctoró en la Universidad de Oxford en 2002, y ahora es catedrático en el Departamento de Historia de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Se especializó en Historia del Mundo, historia medieval e historia militar. Su investigación actual se centra en preguntas macro-históricas: ¿cuál es la relación entre la historia y la biología? ¿Cuál es la diferencia esencial entre el homo sapiens y otros animales? ¿Existió la justicia en la historia? ¿Lleva la historia algún rumbo? ¿Era la gente más feliz a medida que se desarrollaba la historia?

Harari también imparte clases en un curso online masivo y abierto titulado “Una breve historia de la humanidad”. Más de 80.000 estudiantes de todo el mundo participaron en la primera edición del curso en 2013. La segunda edición comenzó en agosto de 2014, y en las primeras semanas se unieron 30.000 estudiantes.

Harari ha sido galardonado dos veces con el Premio Polonsky a la Creatividad y la Originalidad, en 2009 y 2012. En 2011 ganó el Premio Moncado, otorgado por la Sociedad de la Historia Militar por sus impresionantes artículos. En 2012 fue nominado para la Academia Juvenil Israelí de las Ciencias.

Ha publicado numerosos libros y artículos, entre los que se destacan: Sapiens: A Brief History of Humankind, Homo Deus, Sapiens: de animales a dioses.

En una de sus declaraciones más interesantes, señaló: “Creo que el Homo sapiens, como hemos conocido a la humanidad durante decenas de miles de años, está a punto de desaparecer. En un siglo o dos, los seres humanos como tú o como yo desaparecerán. No necesariamente por algún tipo de catástrofe, más bien desaparecerán porque la tecnología nos permitirá cambiarnos y mejorarnos y crear diferentes tipos de entes inteligentes que dominarán el mundo y serán diferentes que nosotros, de la misma manera en la que nosotros somos diferentes de los neandertales y de los chimpancés. En este sentido, sí, los avances tecnológicos están pavimentando el camino hacia la desaparición del Homo sapiens. Pero todavía persiste la pregunta sobre qué es lo que nos reemplazará.

Tal vez nos extinguiremos ante una catástrofe, como el sobrecalentamiento global, pero tal vez nos reemplace algo que sea mejor que el Homo sapiens”.

Ben Shahar y la felicidad

Desde Confucio y Aristóteles, la humanidad está analizando el tema de la felicidad: ¿Cómo conseguirla? El primero se conformaba con un poco de arroz, agua y un brazo doblado por almohada, y el segundo la situaba en el centro exacto de dos extremos. Luego vino Groucho Marx y dijo que estaba hecha de pequeñas cosas: “Un pequeño yate, una pequeña mansión, una pequeña fortuna”. Ahora, el psicólogo y filósofo estadounidense e israelí Tal Ben-Shahar (1970) se ha convertido en el gurú de la felicidad del siglo XXI. El éxito de este profesor nacido en Tel Aviv empezó en la prestigiosa Universidad de Harvard, donde el joven maestro se convirtió en todo un referente educativo impartiendo clases sobre felicidad. Con su psicología positiva, así le llaman ahora académicamente a la felicidad, Ben-Shahar ha atraído a 1.400 alumnos cada semestre. Una estratosférica cifra al alcance de unos pocos.

Para Ben Shahar, la felicidad viene a ser “esa sensación general de placer y significado; una persona feliz disfruta las emociones positivas al mismo tiempo que considera que su vida está llena de significado”. Y, por otra parte: “Puede que una persona experimente dolor ocasionalmente, pero que sea feliz en lo global”.

El profesor reconoce que su afición a la felicidad parte de su infelicidad: “Me iba bien como estudiante de Harvard, era un atleta de primer nivel, tenía una buena vida social, pero era infeliz”. Para superarlo se metió de lleno a estudiar a los grandes pensadores del pasado y a los investigadores contemporáneos y dio con el elixir: “Esos trabajos me ayudaron a ser más feliz, y luego quise compartir lo que había aprendido con los demás”, y hasta ahora. Ben Shahar es autor de los best sellers internacionales The pursuit of perfect y Happier, traducidos a 25 idiomas.

Entre sus recetas para la eterna felicidad, Ben Shahar destaca la necesidad de realizar algún ejercicio físico, “es igual de bueno que tomar un antidepresivo para nuestro estado de ánimo”, y recomienda treinta minutos al día. No olvidarse que desayunar es igualmente básico para insuflar la energía justa para afrontar con fuerzas el día, según indica el maestro. También recomienda listar la gratitud, escribir en un papel cosas que te dan felicidad. Otra de sus recetas es la de ser asertivo: “Pide lo que quieras y di lo que piensas”. Su larga lista también habla de economía y propone gastar el dinero en experiencias y no en cosas.

Ahora, el feliz docente ha vuelto a Israel después de media vida en el exterior, para proseguir sus clases sobre La ciencia de la felicidad en IDC-Herzliya, una universidad privada israelí.

Ariely, marcado por un accidente

Dan Ariely nació en Nueva York el 29 de abril de 1968 mientras su padre estaba estudiando un máster en administración de negocios en la Universidad de Columbia. A los 3 años regresaron a Israel. Creció en Ramat Gan y Ramat Hasharon. Durante su último año de estudios, estuvo en el Hanoar Haoved Vehalomed, un movimiento juvenil sionista-socialista de Israel, y mientras preparaba «signos de fuego», una ceremonia característica de los movimientos juveniles israelíes, sufrió un accidente con una bengala de magnesio que le provocó quemaduras de tercer grado en el 70% de su cuerpo. Esto le provocó su curiosidad por cómo vemos la realidad y cómo es de verdad, por ejemplo, ¿son mejores las curas largas y dolorosas o las curas rápidas y extremadamente dolorosas?

Ariely era profesor de física y matemáticas en la Universidad de Tel Aviv, pero fue trasladado a filosofía y psicología cuando comenzó a tener problemas para escribir, debido a que era un esfuerzo físico demasiado elevado. Sin embargo, en su último año, se dedicó exclusivamente a la psicología y recibió el doctorado. También posee un doctorado y un master en psicología cognitiva de la Universidad de Carolina del Norte y un doctorado en Negocios en la Universidad de Duke.

Tras obtener sus doctorados trabajó en el Instituto Tecnológico de Massachusetts de 1998 a 2008. Ariel volvió a Duke como profesor de psicología del comportamiento económico. Además de sus escritos académicos ha publicado dos famosos libros «Las trampas del deseo» y «Las ventajas del deseo». Fundó el Centro de la Retrospectiva Avanzada.

Ariely sostiene que el sentido de moralidad está asociado al grado de engaño con el que una persona se siente cómoda. Afirma, a su vez, que la conducta está motivada por dos motivaciones opuestas y en conflicto, querer considerarse una persona honesta u honorable y querer sacar provecho del engaño.

Para Ariely, usar dinero para motivar a las personas es un arma de doble filo. Afirma que los incentivos bajos o moderados pueden ser útiles en el caso de tareas que requieren capacidad cognitiva, pero cuando el incentivo es muy elevado, puede desviar la mayor parte de la atención y, por lo tanto, distraer la mente de la persona con fantasías sobre la recompensa.

Por LPI.