Elecciones 2019:

Israel define su rumbo en las urnas

El próximo martes 9 de abril se llevarán a cabo las elecciones anticipadas en Israel. Se trata de un proceso electoral condimentado con polémicas internas, una campaña para detener los ataques en la frontera con Gaza y varias novedades en las relaciones exteriores del país.

El próximo 9 de abril se realizarán en Israel las elecciones generales anticipadas y en ellas el camino podría quedar pavimentado para que Benjamín Netanyahu (Tel Aviv, 1949) se convierta en el primer ministro que más tiempo ha ejercido el poder en Israel, hasta ahora 13 años en el cargo en cuatro mandatos, los tres últimos consecutivos.

Cabe recordar que estas elecciones fueron convocadas a fines del año pasado, cuando se anunció que el pacto de Gobierno se rompía por “el interés de la nación” y por “espíritu de responsabilidad en materia tributaria”, según el comunicado difundido por los partidos Likud, Kulanu, Hogar Judío, Unión de la Torá y el Judaísmo, y Shas.

Sistema electoral

Por ser un régimen parlamentario, en las próximas elecciones lo votantes podrán entregar su sufragio a una de las distintas listas inscritas para este proceso a nivel nacional. Los 120 escaños de la Knesset (Parlamento) se repartirán en proporción a los votos que reciba cada lista, aunque teniendo en cuenta que se requiere un mínimo del 3,5% de los sufragios para poder tener representación parlamentaria.

Luego del conteo de votos, el presidente Reuvén Rivlin deberá convocar al líder de lista que tenga las mayores posibilidades de conformar una coalición de Gobierno, y le dará un plazo de un mes para cumplir con este mandato.

Es entonces cuando se darán las negociaciones políticas más intensas, incluyendo repartición de cargos, compensaciones, asignaciones presupuestarias, etc., tratando de generar un cierto equilibro que deje contentos a los distintos socios de la coalición que gobernará los 4 años siguientes, o mientras se mantenga el apoyo de esta mayoría.

Benny Gantz

Aunque la mayoría de las apuestas van por Netanyahu, la figura de Benny Gantz le ha puesto algo de condimento a la elección.

Después de haber participado en casi todas las guerras y conflictos de Israel en las cuatro últimas décadas, el ex general Benny Gantz ha emprendido este año su primera batalla política. Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas entre 2011 y 2015, cuando tuvo que dirigir dos grandes ofensivas militares en Gaza, último comandante de las tropas estacionadas en Líbano hasta el año 2.000, Gantz se ha convertido solo con su silenciosa presencia en el principal aspirante a destronar en las urnas a Netanyahu.

Hijo de inmigrantes huidos del Holocausto en el este de Europa –su propia madre estuvo en un campo de concentración nazi–, se alistó en el cuerpo de paracaidistas en 1977. La biografía adulta de Gantz se resume en su carrera militar, completada con una licenciatura en Historia en la Universidad de Tel Aviv y por una incursión en la diplomacia como agregado militar en la Embajada israelí en Estados Unidos. Con su imagen de galán maduro de pelo gris, ojos azules y elevada estatura, Gantz ha basado su campaña en pocas explicaciones y en plantearse como una figura que puede entregar seguridad a todo el país.

Mirada experta

El analista político Gabriel Ben Tasgal comentó a Las Palabra Israelita que esta no es una elección especialmente rara, pero es relevante como todas. “Lo diferente de estas elecciones es que claramente es una elección pro Netanyahu o anti Netanyahu. O sea que en este caso el Primer Ministro tiene un rol fundamental respecto de cómo ven las cosas los distintos partidos”.

Ben Tasgal descartó que en esta ocasión haya un pluripartidismo exacerbado. “Siempre hay muchos partidos en Israel en las elecciones. Es más, me atrevería a decir que ahora hay menos que en elecciones pasadas, porque en general siempre se postulan entre 30 y 35 partidos y quedan seleccionados para el parlamento entre 12 y 15. Esta vez seguramente van a entrar dos partidos árabes, dos partidos sionistas de izquierda, 2 partidos de centro, 2 partidos religiosos y 4 partidos de derecha, lo que nos da un total de 12”.

Respecto de la influencia de la agenda internacional en esta elección, como por ejemplo la visita del Presidente Bolsonaro a Israel, el analista relativizó las críticas a esta visita y al propio Bolsonaro.

“Evidentemente sería ideal para Israel que todos los presidentes y primeros ministros democráticos del mundo apoyen a la única democracia en Medio Oriente. El problema es que muchos no nos apoyan e incluso nos demonizan. Evidentemente nos gustaría que Bolsonaro sea menos violento en sus palabras, que sea menos duro, pero no nos corresponde a nosotros meternos en su política interna. Al fin y al cabo, no tenemos tantos amigos en el mundo”.

Y, finalmente, respecto de la incidencia de este resultado electoral en las relaciones con los palestinos, Ben Tasgal comentó que las dos opciones que hay, Netanyahu y Gantz, están más o menos en la misma línea, es decir, piensan que en este momento no hay opciones viables para llegar a un acuerdo con los palestinos. “De hecho, Gantz ni siquiera dice que está a favor de los dos estados y Netanyahu, por mucho que sí lo dijo, parece que en la práctica no está de acuerdo. Hoy hay que ser muy optimista y quizás algo iluso para pensar que contamos con un socio para la paz del lado de la Autoridad Palestina. Mahmoud Abbas es un gobernante que gobierna sobre Ramala Jericó y Belén, y no tiene control sobre muchas zonas de Cisjordania. Además, ya tiene 84 años, está bastante enfermo y es probable que muera pronto. Entonces el gran problema para Israel es que si la Autoridad Palestina sigue existiendo podría transformarse en una verdadera anarquía y no parece realista que vaya a existir un solo líder palestino capaz de unificar las visiones y firmar la paz con Israel en el corto plazo”.

En Chile

En el contexto de las elecciones que se desarrollarán en Israel, el Departamento para la Diáspora de la Organización Sionista Mundial lanzó el proyecto ¡TU VOZ TAMBIÉN CUENTA! a fin de otorgarle a los judíos de la diáspora la oportunidad participar en una votación simulada, virtual y secreta para en estas elecciones a la 21° Kneset.

El sistema es muy sencillo. El día 9 de abril, entre las 8 y las 22 horas (hora israelí), los interesados deben ingresar desde su PC o móvil al sitio www.menti.com y digitar el código 424364, para llegar al sitio “elecciones”.

Obviamente, este ejercicio, con fines estadísticos y mediáticos, puede ser una interesante oportunidad para acercarse y conocer mejor la política israelí. Los resultados de estas elecciones virtuales pueden ser publicados en medios de comunicación de Israel y el mundo, de modo de transmitir el pensamiento de la diáspora en relación a este proceso electoral. Estos resultados serán también publicados en el sitio https://izionist.org/esp/

Por LPI