Mensajes, opiniones y más:

Iom Kipur 5779 dejó reflexiones y propuestas

Pese a las vicisitudes del calendario, los servicios religiosos en el Mercaz se realizaron con una masiva asistencia de congregantes, y con una participación activa en la tefilá. Las oraciones y prédicas de los rabinos calaron hondo en la concurrencia.

Sobre 2.500 personas se congregaron en el Círculo Israelita para cerrar en Nehilá una jornada maratónica de reflexión, oración y compromiso, con motivo de Iom Kipur.

En las tres sinagogas la gente pudo abstraerse completamente de los caprichos del calendario de las Fiestas Patrias y de las inclemencias del tiempo, dando cumplimiento a los preceptos y tradiciones de esta fecha.

Mensaje del Directorio

Durante el desarrollo de los servicios religiosos, el presidente del Círculo Israelita, Miguel
Infeld, entregó un saludo a toda la congregación:

“Estamos terminando una jornada de tremendo compromiso emocional y espiritual; en el plano personal, familiar y comunitario; con la esperanza de ser rubricados en el libro de la vida.
Dice el Talmud que “Basta que exista un solo hombre justo para que el Mundo merezca haber sido creado”.

Encontrar un hombre justo no es sencillo, pero si lo hacemos todos juntos es probable que podamos contribuir a construir una comunidad de hombres más justos.

Y creo que precisamente de eso se trata esta fecha, de trabajar juntos, como hermanos, como comunidad, para ser mejores que antes y para subir un peldaño en el desafío permanente que enfrentamos como judíos: Letaken Olam Bemaljut Shadai (Mejorar al Mundo Bajo el Reinado de D’s).

En el Círculo Israelita de Santiago, trabajamos día a día para contribuir al desarrollo de la vida judía en Chile, para construir comunidad.

Es cierto que a veces cometemos errores, por los cuales aprovecho de pedir nuestras más sinceras disculpas, pero creo que lo más importante es que a diario intentamos dar lo mejor de nosotros, para ofrecerles a todos ustedes un espacio de encuentro para todos los judíos de Chile.

Por eso, mi especial agradecimiento es para ustedes, para cada uno de los niños, jóvenes mujeres, hombres y adultos mayores que nos acompañan esta tarde. Ustedes son la comunidad, ustedes son la fuerza movilizadora de la vida judía en Chile.Nosotros, el Círculo Israelita, reafirmamos esta tarde la misión de contribuir a que la vida judía en Chile pueda desarrollar todo su potencial, y para eso nos hemos enfocado en cuatro áreas: Unidad, Solidaridad, Crecimiento y Alianzas.

Unidad: Parte de la esencia del Pueblo Judío es la unidad, y en este sentido el Círculo Israelita no se ha quedado atrás y sigue estrechando lazos con comunidades e instituciones hermanas. Así, ya hemos firmado un protocolo de acuerdo con la Comunidad Bnei Israel en relación al Cementerio y estamos prontos a concretar la habilitación de la zona en nuestro Cementerio para las Comunidades Ortodoxas. También, estamos cooperando con la Comunidad Israelita Sefaradí, para que puedan realizar las Taarot en nuestras dependencias, y apoyamos con entusiasmo los procesos con mirada de futuro que han iniciado otras instituciones, como por ejemplo el proyecto ATID entre el Vaad Hajinuj y el Estadio Israelita.

Solidaridad: Entendiendo la importancia de compartir y colaborar, hemos sellado un acuerdo para apoyar a la Comunidad Israelita de Concepción, compuesta por unas 50 familias judías, que veían con preocupación las crecientes dificultades para ejercer el Judaísmo, y por ende el peligro de la asimilación. Nuestra comunidad los está ayudando a través de un guía espiritual para dirigir los Iamim Noraim y los Shabatot. Además, seguimos apoyando en forma irrestricta al Bicur Joilim y su minián, por su importante labor de mantención de la vida judía de muchas familias en el sector céntrico de Santiago.

Crecimiento: El año que pasó, tuvimos un crecimiento sostenido en todos los ámbitos. En cantidad de socios, ya superamos las 1.025 familias, semanalmente estudian más de 600 personas en nuestra Comunidad, tenemos anualmente más de 100 ceremonias entre Bar y Bat Mitzvot, Jupot, etc. En estos logros ha sido fundamental nuestro equipo de Culto, liderado por el Rabino Waingortin, al que seguiremos apoyando y potenciando de acuerdo a los requerimientos y necesidades.

Alianzas: El Círculo Israelita de Santiago, en su búsqueda permanente por potenciar la continuidad del Pueblo Judío en la diáspora, ha materializado diferentes alianzas. La primera de ellas es con la Federación de Estudiantes Judíos (FEJ), a quienes les hemos dado un espacio apropiado para desarrollar sus actividades, pues sabemos cómo defienden el judaísmo desde la trinchera más difícil que son las aulas de las universidades. Por otra parte, hemos concretado recientemente un convenio con Taglit, que significará que muchos jóvenes que, por diferentes razones, no han tenido la oportunidad de conocer Israel, lo puedan hacer. En esta misma línea, hemos firmado, junto a la Fundación Memoria Viva, un convenio para coordinar en Chile la Marcha por la Vida, una experiencia que ojalá todo judío pueda vivenciar, conociendo al principio los horrores más terribles del Holocausto para terminar en la alegría máxima de celebrar Iom Haatzmaut en nuestra tierra ancestral. Finalmente, hay que destacar el inmenso impacto que ha tenido en la sociedad chilena el Museo Interactivo Judío, que funciona en dependencias de nuestra institución, con miles de visitas mensualmente, aportando a un mejor conocimiento de lo que somos como pueblo.

He dejado para el final lo que a nuestro juicio será el gran proyecto a concretar en un futuro cercano. Les puedo comunicar que estamos desarrollando un ambicioso Plan Maestro para el Cementerio donde están nuestros seres queridos, que significará una modernización completa de las instalaciones, como así también del paisajismo, áreas verdes, etc.

Sabemos que debemos honrar de la manera más digna posible a quienes ya nos están con nosotros. Queremos sentirlos siempre cerca de nosotros, y por esto este Plan Maestro para el Cementerio.
Si me permiten un instante personal, quiero agradecer a mi familia por permitirme dedicar tiempo de ellos a la continuidad judía.

Gmar Jatimá Tová, Shaná Tová para cada uno de ustedes para nuestro querido Círculo Israelita y para todo Am Israel”.

Plan Maestro Cementerio


Para ahondar en lo que fueron los servicios de Iom Kipur, conversamos con Miguel Infeld, quien evaluó positivamente la jornada de reflexión.

“Quedamos muy contentos, la organización fue muy buena y en lo personal fue un período de recogimiento que pasamos en familia. Recibí muchas felicitaciones de la gente que asistió a los servicios en el Mercaz, así que quiero traspasar esas felicitaciones a todo el equipo que dirige Mario Kiblisky y a todos los que contribuyeron en los preparativos y realización de las Altas Fiestas”.

En su primer año como presidente del Directorio, Infeld tuvo la posibilidad de recorrer las tres sinagogas del Mercaz. “Puede escuchar las predicas de los rabinos y fue una celebración perfecta en todo sentido. Es cierto que era un desafío importante, por las Fiestas Patrias, pero los rabinos supieron motivar a la gente y finalmente tuvimos más convocatoria de lo esperado”.

El dirigente valoró que este fue el segundo año con los servicios unificados el Círculo, un formato que debería mantenerse. “Aprendimos del año pasado, e hicimos algunas correcciones, como por ejemplo la ubicación de la bimá en la sinagoga donde ofició el rabino Eduardo. Obviamente, nos gustaría estar todos juntos en una sola sinagoga, pero eso es bastante complejo y estamos felices con poder estar todos en nuestra casa, en el Mercaz. La verdad es que teníamos pensado terminar todos juntos la Nehilá en la explanada, pero las condiciones climáticas no nos acompañaron. Tal vez el próximo año…”.

-¿Cómo se puede proyectar esta gran participación de gente al quehacer comunitario del resto del año?

-Lo importante es que la gente recibió un mensaje claro: el Círculo es su comunidad, su casa y están invitados a participar en las actividades que hacemos durante el año. Cualquier persona puede participar, y lo económico no es impedimento, al contrario, las puertas están abiertas. El Mercaz es un centro comunitario, hay actividades de culto, está el Plan de Continuidad Judía, hay cursos, está el MIJ, etc. Somos una comunidad en todos los sentidos…

-Durante tu discurso se anunció un Plan Maestro para el Cementerio. ¿En qué cosiste este proyecto?

-A raíz de los acuerdos que ya tenemos con la comunidad Bnei Israel y las comunidades ortodoxas para el uso del cementerio, tenemos bastante claro que este será el cementerio para la comunidad judía de Chile durante los próximos 200 años o más. Por eso, hace más de dos años venimos trabajando en un plan maestro, que se va a traducir en la mejora de todas las instalaciones. Estamos trabajando junto al arquitecto Gabriel Bendersky, quien ha elaborado un excelente proyecto, y además hemos visitado y conocido cementerios judíos en distintos lugares del mundo, como el Cementerio de Monte de los Olivos, el Cementerio Judío de Varsovia, y el Cementerio La Tablada en Buenos Aires, entre otros. Yo he estado en los tres lugares y creo que tenemos una gran oportunidad de hacer algo muy bueno. Pronto cerraremos el tema del diseño, lo que implica nuevas edificaciones para velatorios, sala de tahará, accesos, calles interiores, pisos, arborización, áreas verdes, dejando esto ordenado y planificado para el futuro. Esperamos comenzar las obras durante el 2019, para estar terminado en un plazo de entre 12 y 18 meses.

-Este proyecto implicará un esfuerzo económico importante. ¿Habrá apoyo para eso?

-Primero que nada, quiero decir que existe consenso respecto de la importancia de esta intervención en el cementerio, pues las instalaciones no están en buenas condiciones y nosotros le debemos a nuestros seres queridos un espacio apropiado. Por otro lado, dada la relevancia, transversalidad y trascendencia que implica el cementerio para los judíos, estamos muy esperanzados en conseguir el financiamiento para este hermoso y ambicioso proyecto. Mucha gente ya se acercado para preguntarnos de qué forma pueden hacer una contribución a través de Kavod en memoria de sus seres queridos.

Mensaje rabínico

En las tres sinagogas del Círculo Israelita se vivieron momentos muy especiales, que fueron descritos por los rabinos Waingortin, Kelmeszes y Sigal.


El rabino Waingortin destacó: “Los más de 800 asistentes a nuestra sinagoga Neshamá tuvieron una participación muy activa, que se hizo especialmente emotiva durante la Nehilá, con la asistencia masiva de parejas jóvenes con niños”, dijo el rabino Waingortin, agregando que el mensaje central de este Iom Kipur estuvo orientado a la teshuvá, es decir, a la reflexión respecto de nuestros objetivos en la vida y la necesidad de establecer prioridades y valores fundamentales. “Hablamos del peligro latente de asimilación que viven las comunidades en la diáspora y el rol que tiene nuestro judaísmo, con un enfoque moderno y moderado, que permite cumplimiento, estudio, profundo amor a D’s y mucha alegría”.

 


Por su parte, el rabino Kelmeszes indicó que al terminar Iom Kipur se siente el corazón renovado.

“Iom Kipur es la expresión de una paradoja significativa: es la máxima presencia de D’s a través de la Tefilá y a la vez el máximo protagonismo del Hombre a través de la Teshuvá”, dijo, agregando que: “Hemos construido con todos los Mitpalelim de Ruaj un espacio de profunda reflexión acerca de estos cuatro pilares: Podemos perdonar a otros si somos capaces de perdonarnos a nosotros mismos.

El desapego de aquello que nos hace mal es indispensable para comenzar un camino de cambio en nuestras vidas. Debemos alejarnos de la ilusión de la
Perfección y ser la mejor versión de nosotros mismos. Aceptar lo imprevisto como parte de lo que nos ocurre y poder tener la capacidad para enfrentar los nuevos desafíos”.

 


Finalmente, el rabino Sigal enfatizó que cada Iom HaKipurim debe ser diferente.

“Este 5779, atravesados por la semana de la chilenidad, debíamos enfrentar un compromiso mayor. El Mercaz se preparó con sensibilidad, cariño y emoción para recibir a cada mitpalel (congregante), en un despliegue enorme de esfuerzos, en donde involucramos el alma a la construcción de comunidad y sentido en nuestra vida judía”, afirmó, añadiendo que: “En la Sinagoga Or, reflexionamos sobre la sentenciada humanidad. Acordamos que el universo no tiene guion y nos corresponde como judíos describirlo a través de la Torá y las Mitzvot.

Nos emocionamos en Izkor, y en la dulzura del recuerdo reconocimos que los sueños de aquellos que amamos, nos trajeron y forjaron el aquí y el hoy.

El día de Kipur nos permitió comprender que, si cuidamos nuestros hábitos, terminaremos formando el carácter de nuestra neshamá (alma).

Y al cuidar ese carácter, determinaremos nuestra vida y su propósito. Nuestra generación de beneficios y abundancia debe estar atenta a los cambios en tiempos de inteligencia artificial y el sinsentido. Vivir siendo consecuentes, debe ser nuestra vocación y sentido de nuestras vidas”.

 

Mensaje de la Comunidad Judía de Chile


Durante la jornada de Iom Kipur, el presidente de la CJCh, Shai Agosin, compartió un mensaje con la congregación, donde destacó que “cada vez que llegó a este lugar en este día de luces, de reflexión, oración, ayuno, mi sentimiento de pertenencia a esta comunidad se hace más profundo y es más evidente que cada uno de Uds. es mi hermano, mi amigo.

“Esta hermosa comunidad siempre ha sido un aporte para el país y ha convivido en armonía con toda la sociedad. Esa armonía se ha visto alterada el último tiempo debido a la beligerancia de la Federación Palestina, que ha levantado una agenda de odio hacia nuestra comunidad e Israel. Como parte de esa agenda, se ha instalado en Chile el BDS (campaña del Boicot, Desinversión y Sanciones a Israel, por sus siglas en inglés), de la mano de la federación y de otros grupos, como la Unión General de Estudiantes Palestinos (UGEP)”, comentó.

Agosín también destacó las acciones tomadas por la CJCh frente a la decisión de la Municipalidad de Valdivia de declararse libre de “apartheid israelí”.

“Esa determinación nos llevó a realizar gestiones para desactivar iniciativas similares en otros municipios del país. Al mismo tiempo, presentamos un escrito ante Contraloría, que solicita que se declare ilegal la decisión del concejo municipal de Valdivia. El documento, suscrito por la Comunidad Judía de Chile, fue preparado por abogados expertos. La resolución de Contraloría debería conocerse en los próximos meses. Como líderes comunitarios, nos enfrentamos a esos y otros escenarios adversos. Nos duelen, pero los enfrentamos con orgullo y con las herramientas necesarias, pues no vamos a permitir que nada, ni nadie afecte el desarrollo de nuestra vida normal”.

El dirigente destacó el espíritu sionista de la comunidad judía, reflejado en los festejos de los 70 años de Israel. “Los celebramos con una fiesta comunitaria, que congregó a más de cinco mil personas, una publicación en El Mercurio y el inicio del programa radial “Shalom aquí se conversa. Además, hemos hecho un trabajo político con las nuevas autoridades. Nos reunimos con el Presidente y sus ministros y formamos un nuevo Grupo Interparlamentario Chileno-Israelí, compuesto por 42 diputados. Y solo este año hemos llevado a más de 20 autoridades a conocer Israel”.

Finalmente, Agosin hizo un llamado para que en este año nos comprometamos con la comunidad, “una comunidad unida que se la juega para asegurar su dignidad y bienestar, así como para seguir aportando a Chile”.

Por LPI.