Por Yonathan Nowogrodski:

Inteligencia Artificial ¿Mito o realidad?

Durante miles de años, la idea de que los seres humanos pueden infundir un alma en un objeto inanimado para “darle vida” ha persistido en casi todas las culturas.

El Golem es probablemente la leyenda judía más famosa de todas las criaturas que llegan a la vida. En hebreo moderno, el nombre proviene de la palabra “guelem”, materia. La narración da cuenta del Rabino Judah Loew, más conocido como el “Maharal de Praga”, y el nacimiento de su Golem a través de rituales mágicos usando arcilla, replicando el conocimiento esotérico de la creación bíblica de Adán. La historia describe el origen del Golem inspirado en la necesidad de proteger a los judíos de las persecuciones y de las acusaciones antijudías en el siglo XVI en Bohemia, actual República Checa.

Existen diversas fábulas y numerosos cuentos sobre criaturas traídas a la vida, siendo otra de las más célebres la novela escrita por Mary Shelley, Frankenstein. Se trata de un ser formado a partir de diversas partes de cadáveres diseccionados, al cual se le otorga existencia durante un experimento realizado por su creador, Víctor Frankenstein.

Ahora ¿Qué tienen en común las historias de estos seres mitológicos del pasado? Que toman forma humana y pueden volverse peligrosos si no son manejados correctamente. ¿Suena conocido esto hoy en día? Por supuesto, uno de los grandes temas que últimamente han abordado los medios de comunicación a nivel mundial ha sido el debate sobre el uso de la Inteligencia Artificial (IA) como creación moderna inanimada de la computación y la robótica.

En 1956, John McCarthy, prominente informático de origen judío que recibió el Premio Turing en 1971 por sus contribuciones en computación, acuñó la expresión «inteligencia artificial», y la definió como: “la ciencia e ingenio de hacer máquinas inteligentes, especialmente programas de cómputación inteligentes”. Desde SIRI y Alexa, hasta los autos sin conductor, la IA progresa rápidamente. Mientras que la ciencia ficción a menudo retrata a la IA como robots con características similares a las humanas, ésta puede abarcar desde algoritmos de búsqueda de Google hasta Watson de IBM y armas autónomas.

Actualmente, la IA se conoce como IA estrecha (o IA débil), ya que está diseñada para realizar una tarea limitada, por ejemplo, solo reconocimiento facial o solo búsquedas en Internet o solo conducir un automóvil. Sin embargo, el objetivo a largo plazo de muchos investigadores es crear IA general (o IA fuerte). Si bien la IA estrecha puede superar a los humanos en lo que sea que sea su tarea específica, como jugar al ajedrez o resolver ecuaciones, la IA general espera superar a los humanos en casi todas las tareas cognitivas.

Hace pocos meses atrás el fundador de Tesla, Elon Musk, y el creador de Facebook, Mark Zuckerberg, estuvieron enzarzados en una disputa pública sobre el futuro de la IA. Musk ha advertido repetidamente sobre los peligros de la inteligencia artificial, describiéndola como una amenaza potencialmente existencial para la raza humana. Zuckerberg posee una visión diferente. “Con la IA especialmente, soy muy optimista. Creo que a las personas que son negativas y que tratan de sacar adelante estos escenarios apocalípticos: simplemente, no las entiendo. Creo que es realmente negativo y, en cierto sentido, creo que es bastante irresponsable”.

Los economistas le han puesto nombre a la era de transformación tecnológica que estamos viviendo: le llaman la cuarta revolución industrial. También llamada 4.0, la revolución sigue a los otros tres procesos históricos transformadores: entre 1760 y 1830 la primera marcó el paso de la producción manual a la mecanizada con la máquina a vapor; la segunda, alrededor de 1850, trajo la electricidad y permitió la manufactura en masa. La tercera ocurrió con la llegada de la electrónica, las tecnologías de la información y las telecomunicaciones a mediados del siglo XX. Esta cuarta revolución trae consigo una tendencia a la automatización e independencia de la mano de obra humana por medio de la IA.

“Estamos al borde de una revolución tecnológica que modificará fundamentalmente la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos. En su escala, alcance y complejidad, la transformación será distinta a cualquier cosa que el género humano haya experimentado antes”, vaticina Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial y autor del libro “La cuarta revolución industrial”.

Es por ello que frente a los desafíos y oportunidades que la IA trae consigo para nuestras vidas y organizaciones, invitamos a los miembros de nuestra comunidad al Seminario de Inteligencia Artificial y Transformación Digital co-organizado entre el Círculo Israelita y la empresa Cognitiva, el próximo 29 de Noviembre a las 19 hrs, en los salones del Mercaz. Un tema tan trascendental como este no se le puede dejar pasar.

Inscribirse al Seminario Aquí.

Por Yonathan Nowogrodski.