Inaugurando el mes de tikún olam en Bet-El

Las sonrisas y carcajadas inundaban el Mercaz mientras decenas de janijim plasmaban sus pequeñas manos en una repisa con un significado único. En Bet-El, tikún olam, o mejorar el mundo, es una de las columnas fundamentales del movimiento. Es por eso que durante este mes los janijim son educados sobre la importancia de esta columna a través de entretenidas y lúdicas actividades, donde son capaces de expandir sus horizontes valóricos con creatividad y judaísmo. El sábado pasado me tocó presenciar la hermosa actividad de pintar una repisa para donar junto a libros recolectados por toda la comunidad beteliana. Esta no fue pintada de manera clásica, si no que con un innovador juego que estimulaba la motivación de cada participante. La actividad fue todo un éxito y logró reflejar tanto el espíritu de tikún olam como el espíritu de Bet-El. Me siento orgulloso de pertenecer a una tnuá que educa a las próximas generaciones con una base valórica tan fundamental como lo es “mejorar el mundo”.

Por Max Mardones. Madrij kvutzá Hagadá (2do hombres)