Tel Aviv estuvo de fiesta:

Holanda triunfa en el “Eurovisión de Madonna”

Duncan Laurence of the Netherlands reacts after winning the 2019 Eurovision Song Contest in Tel Aviv, Israel May 19, 2019. REUTERS/Ronen Zvulun TPX IMAGES OF THE DAY

Cantando que “quererte es un juego perdido”, Holanda se hizo con la victoria de Eurovisión 2019 gracias a “Arcade”, el soul espiritual de Duncan Laurence, en una edición de infarto realizada en Israel, con una reina que no estaba entre las concursantes.

Porque la sexagésimo cuarta edición del festival pasará a la memoria por ser “aquella en la que actuó Madonna”, ocasión histórica en la que este evento acusado de discurrir casi siempre en paralelo a la industria musical tentó a su principal monarca y en la que esta se dejó querer (y pagar) ante una audiencia de 200 millones de personas.

La suya era probablemente la actuación más esperada de la noche, y en ella ha estrenado en directo el dancehall jamaicano “Future” y ha recuperado 30 años después “Like a prayer”, el incendiario clásico en el que besaba a un Jesucristo negro, pero sin reeditar ese momento emblemático y con alguna desafinación.

La gala, una de las más largas de los últimos años y también de las más apabullantes en cuanto a producción, arrancaba mucho antes en realidad, con el apabullante desfile y desembarco de los 26 participantes a concurso desde un avión que ha simulado aterrizar en pleno Expo Tel Aviv, pilotado por Netta Barzilai, la ganadora del pasado año.

Fuente: Aurora