Jaguit Rabbi en Chile:

Gimnasio para la Vida, una oportunidad de ejercitar el alma

Este seminario de desarrollo personal está marcando tendencias, por el énfasis que pone en rescatar la fuerza interior de la persona. El objetivo es construir un alma fuerte, alegre y libre. A fin de mes llegará a Santiago, de la mano de WIZO Chile.

Aumentar el control de las emociones negativas, eliminar los obstáculos para ser más productivo, eficaz y próspero, incrementar la capacidad de permanecer enfocado en lo que quieres más allá de las circunstancias externas, profundizar la conexión consigo mismo, mejorar la comunicación con la pareja e hijos, y alcanzar un estado de relajación y controlar el consumo de energía vital.

Estos son los objetivos del Gimnasio para la Vida, una experiencia única que se desarrollará en Santiago, especialmente dirigida a la comunidad judía, el día domingo 28 de octubre de 9:30 a 17:30 horas, en el Club Quinchamalí, bajo la organización de WIZO Chile.

Pero, ¿qué es el Gimnasio para la Vida?

Según explica la fundadora de Proyecto Alma, Jaguit Rabbi, Gimnasio para la Vida es un seminario creado exclusivamente para el desarrollo de la fuerza interior, ese músculo invisible pero real, fundamental para lograr cualquier cosa que uno se proponga. “Si tienes un sueño, quieres sacar adelante un proyecto, estás pasando por una crisis o simplemente te sientes invadido por tus emociones, entonces Gimnasio para la Vida es para ti”.

Modelo sin gurús

Jaguit Rabbi, nació en 1970 en Israel. Su pasión por descubrir el significado de la vida la llevó a desarrollar métodos, técnicas y herramientas para que cada persona pueda conseguir la calidad extraordinaria de vida que quiere y se merece. Su búsqueda comenzó originalmente en los departamentos de Filosofía y Talmud de la Universidad Hebrea de Jerusalén, donde se graduó con honores. Estudió Kabalá y Jasidismo con el Rabino ShaGaR y de manera autodidacta investigó y profundizó en temas como: alimentación y medicina naturista, coaching, psicología, sexualidad y comunicación no violenta, filosofía oriental y occidental, poesía y música y distintos métodos de trabajo corporal.

“El año 2000 visité el sur de Chile y ahí, gracias a una chica alemana que conocí, descubrí el libro “En la Luz de la Verdad, Mensaje del Grial”. A partir de eso cambió completamente mi vida interna y el resultado de eso es Proyecto Alma. El objetivo es ayudar a todos los seres humanos, y para eso hay varios escalones y Gimnasio del Alma es el primero de ellos”.

Según explica Jaguit, el proyecto lleva 10 años de funcionamiento y hace dos años comenzaron a exportarlo al mundo. “Lo hemos hecho con distintos públicos y siempre es una experiencia súper power”.

Respecto del impacto de este seminario en las personas, Jaguit asegura que la vida la cambia cada uno, no el Gimnasio. “Pero damos herramientas que permiten enfrentar la vida mejor, porque en general existe una mitrada muy limitada de los que es la vida, pero acá se abre un abanico muy grande en todos los aspectos. La dimensión que Alma ofrece es vivir, no sobrevivir”.

-¿En qué se diferencia Alma de otras disciplinas espirituales?

-Creo que nosotros tenemos como fuente un conocimiento muy perfecto, con todas las respuestas. Pero nuestro camino es sin gurú, no se sigue a nadie. Por otro lado, Alma no es un invernadero. Muchas disciplinas espirituales funcionan haciendo meditación en el Himalaya, pero nuestra propuesta espiritual se practica en la vida, en lo cotidiano, con los pies en la tierra. Buscamos un alma fuerte, alegre y libre. La solución a las dificultades que todos tenemos no está en llenarse de antidepresivos, ahí falta la fuerza interior para nivelarse con las dificultades y los sueños. Y creo que esto es especialmente importante en Chile, donde hay farmacias cada dos cuadras”.

-¿Cómo se compatibiliza el Gimnasio del Alma con la religión?

-Más de la mitad de las personas de Alma son judíos y eso no es casualidad. Lo que pasa es que al llegar a Alma las creencias, tradiciones o raíces se purifican. Es como un colador, que pone de relieve lo más importante, lo esencial, no los que se ha agregado en forma artificial. Por otro lado, al igual que un gimnasio de verdad y al igual que en el judaísmo, esto no es cosa de un solo día, hay que mantenerlo. Es una experiencia muy potente, como un concierto de rock, pero después hay que ponerlo en práctica.

La vivencia de Dalia Rezepka

“Hace un año, una amiga me mandó un whatsapp sobre un seminario llamado Gimnasio para la Vida, diciéndome que solo quedaban 2 cupos. Por supuesto me interesó. Fue un taller maravilloso, un día pleno de aprendizaje, misticismo, espiritualidad y sobre todo con muchas herramientas que sirven para nuestro diario vivir y nuestro entorno, amigos, familias, trabajo, proyecto, sueños”, recuerda Dalia Rezepka.

Luego de eso, viajó con Tali Gabay a Buenos Aires, para darle una sorpresa. “Vas a conocer a una mujer muy especial y diferente, le dije. Llegamos al Centro Alma en Argentina y Jaguit nos recibió cariñosamente. Por supuesto Tali quedó enamorada de su proyecto, de ella como persona y de su filosofía de vida. De ahí partió la idea de traerla a Chile a dictar nuevamente Gimnasio para la Vida. Tali planteó el proyecto a WIZO y se interesaron de inmediato”, cuenta.

Para Dalia, Gimnasio para la Vida es un regalo para el alma, un regalo que debemos hacernos cada persona sin importar sexo ni edad, un regalo que nos ayuda a fortalecer nuestra fuerza interior y sacar la mejor versión de cada uno. “Por eso, los invitamos a inscribirse en WIZO: 22-2113232 / direccion@wizo.cl”.

Por LPI.