Estudiantes judíos en acción:

FEJ se fortalece con alianzas internacionales

En un año más tranquilo de lo que se esperaba, la Federación de Estudiantes Judíos ha podido mantenerse activa en distintos ámbitos, que van desde la acción política, la proyección internacional y la acción social.

“La FEJ es una federación miembro de la Unión Mundial de Estudiantes Judíos (WUJS). Como tal, la FEJ es un organismo autónomo, nacional y democrático, pluralista y abierto a todos los estudiantes judíos del país. Su misión primordial es la de representar los intereses de los jóvenes judíos, aportando desde nuestra identidad a la construcción de una sociedad mejor”.

Esta es la filosofía que ha movilizado este año a un grupo de estudiantes universitarios, que han sacrificado algunas décimas y hasta puntos de sus promedios por una labor de representación muy importante.

Se trata del directorio de la FEJ: Jorge Testa, Presidente; Salvador Reiss, Vicepresidente; Yael Gorodischer, Tesorera; Nicole Pollak, Directora Comunicaciones; Myriam Kuperman, Directora Acción Social; Maximiliano Baron, Director Política; Matias Rozental, Director Educación y Cultura; Bernardo Schwartzmann, Acción Social; y Josefina Bendersky; Acción Social.

Según explica Jorge Testa, en este año que tenía la particularidad de aglutinar varias fechas emblemáticas de la historia moderna del Pueblo Judío, la FEJ se organizó trabajado en consolidar distintas áreas, que permitiera abrir espacios a los estudiantes judíos y así aportar de acuerdo a sus intereses y habilidades. “Para esto desarrollamos proyectos en 5 ejes: acción social, política, comunicaciones, educación y cultura”.

-Hemos visto a distintos miembros de la FEJ muy activos en seminarios y encuentros fuera del país. ¿Han logrado establecer alianzas locales o internacionales para potenciar sus actividades?

-Como miembros de la Unión Mundial de Estudiantes Judíos, tenemos contacto directo con distintas federaciones a lo largo del mundo. Esto nos ha permitido recibir consejos y experiencia de otras federaciones. Sin embargo, el hito más importante en torno a este punto es nuestra participación directa en la fundación -en agosto de este año- de FeJJLA, la Federación de Jóvenes Judíos Latinoamericana. A través de esta instancia, podremos aunar fuerzas y organizar campañas a nivel regional, de tal forma de darle más visibilidad y efectividad a nuestro trabajo en los distintos ámbitos antes señalados.

-¿Y hay otros ejemplos de cooperación internacional?

-Además de lo anterior, el área de acción social de la FEJ ha estado en constante relación con Cadena, una ONG mexicana dedicada al apoyo de la población ante desastres naturales, y esperamos apoyar su pronta apertura en Chile. A nivel local, comúnmente trabajamos aliados, como nuestra campaña de redes sociales junto a la Fundación Iguales, durante el primer semestre, como asimismo nuestra participación en distintas iniciativas junto a la Comunidad Judía de Chile.

-¿Han logrado activar a los estudiantes judíos en las distintas universidades, considerando que no es sencillo motivar a los jóvenes, particularmente cuando las exigencias académicas son tan altas?

-Lamentablemente, no hemos tenido el impacto deseado, creemos que los jóvenes judíos tenemos un tremendo potencial para generar cambios y aportar a nuestro país. El mayor desafío es lograr que nos mostremos de una forma más homogénea a la hora de defender nuestra identidad judeo-sionista, y perderle el miedo a enfrentar aquello que no nos parece correcto.

-¿Cuáles fueron los principales desafíos y actividades que enfrentaron el primer semestre?

-Algunas actividades del BDS, como el intento frustrado de boicotear la charla del arqueólogo israelí Joe Uziel en la PUC, UAH y UCH, para lo cual motivamos la asistencia de estudiantes judíos para hacer frente a las presiones de grupos pro-palestinos. También hay que destacar nuestro compromiso con el Tikún Olam, y esto nos llevó a colaborar en distintos desastres, como los incendios del sur, en Pumanque y Hualañé, o el aluvión de Río Hurtado, donde aportamos 140 kilos de harina.

-¿Qué hace la FEJ en materia de acción política, tanto a nivel de centros de alumnos universitarios como de otros tipo de actores sociales y políticos jóvenes?

-Uno de nuestros mayores desafíos es lograr que cada vez más jóvenes judíos participen en política universitaria. Hoy en día el alcance logrado en alianzas políticas no es suficiente, más allá de que hemos realizado algunas reuniones, y mantenemos cierto contacto, la política universitaria es cambiante e impredecible. Para darle continuidad a nuestra comunidad e institución, y afianzar alianzas políticas, hoy trabajamos en la capacitación de un grupo de jóvenes líderes que puedan continuar con esta labor.

Por LPI.