Resultados PSU tienen fuerte incidencia en la elección:

Estas son las preferencias vocacionales de nuestros egresados

Un análisis estadístico muestras que Ingeniería Comercial e Ingeniería Civil son las carreras que más atraen a los jóvenes judíos egresados de enseñanza media, mientras que Periodismo, Veterinaria, Cine, Publicidad, Educación de Párvulos, Fonoaudiología o Psicopedagogía tienen apenas un par de preferencias en los últimos años.

La del 2017 no fue una PSU sencilla, y así se vio reflejado en la baja de puntajes nacionales, como asimismo en el resultado que obtuvieron los colegios comunitarios en relación con el año anterior.

Los resultados revelados la semana pasada muestran un descenso en los puntajes nacionales, que bajaron de 163 en 2016 a 151 en 2017. La cifra desconsolidada de 2017 considera 9 puntajes nacionales en la PSU Lenguaje; 117 en la de Matemática; 1 en ponderado Lenguaje-Matemática; 14 en Historia, Geografía y Ciencias Sociales; y 10 en Ciencias.

Según trascendió, los máximos nacionales son en su mayoría de colegios particulares pagados, con 116 casos, seguidos de 20 de colegios municipales y 15 de particulares subvencionados.

Respecto de los colegios comunitarios, Maimónides School quedó en el puesto 35 del ranking, el Instituto Hebreo en el puesto 56, y el Colegio Hebreo de Viña del Mar no entró en los 100 mejores.

Pero más allá de las cifras generales, La Palabra Israelita quiso adentrarse en las preferencias vocacionales observadas por los alumnos de estos tres colegios en los últimos años, como asimismo en los procesos institucionales y familiares que se dan en torno a la elección de una carrera profesional.

Instituto Hebreo

Según los datos aportados por el Instituto Hebreo, en año 2016 se registraron los siguientes ingresos: Ingeniería Comercial, 21 matriculados; Ingeniería Civil, 11; College, 9, Medicina, 7; Derecho, 5; Diseño, 4; Arquitectura, 3; Bachillerato, 2; Nutrición, 2; Odontología, 2; Sicología, 2; y con un matriculado Pedagogía, Construcción y Física.

Al revisar los últimos cinco años, se aprecia una tendencia similar, pero con menos ingenieros comerciales y la aparición de algunas matrículas esporádicas en Periodismo, Veterinaria, Cine, Publicidad, Educación de Párvulos, Fonoaudiología y Psicopedagogía.

Adicionalmente, cabe señalar que el colegio realiza un intenso trabajo en materia de orientación vocacional, tal como lo explica Claudia Freite, Directora del Ciclo de Enseñanzas Media.

“En II Medio se toma un test vocacional que levanta información sobre los intereses y las proyecciones que los alumnos tienen sobre su futuro. El Hebreo cuenta con Planes de Estudio especializados que los alumnos eligen en III y IV Medio. En ellos pueden optar según sus preferencias e inclinaciones, y comienzan a tener mayor cantidad de horas en el área de elección. Lo que importa de este método es que se forman grupos más pequeños de alumnos, con los cuales el profesor pasa muchas horas, guiándolos en un proceso de discernimiento sobre lo que quieren estudiar y ser cuando hayan terminado el colegio. Están entonces los químicos, los biólogos, los físicos, los artistas, los matemáticos, etc”.

A su vez, ex alumnos visitan el colegio para conversar con los alumnos de III y IV Medio y contarles sus experiencias de primera mano sobre la vida universitaria y sobre las carreras específicas. “Siempre tenemos graduados que cubren las áreas de Medicina, Ingeniería, Derecho, Arte, Psicología y más”.

“Por otro lado, y también divididos de acuerdo a los planes electivos, se hacen salidas académicas (laboratorios, exposiciones, y demás), y se invita a profesionales que se destacan en áreas asociadas a los intereses de los alumnos, exponiéndolos a experiencias verdaderas que son muy bien recibidas”, señala.

También se organizan ferias universitarias que tienen gran acogida, además de visitas a las universidades por parte de los alumnos, y recepción de charlistas profesionales de las universidades que explican qué esperar de la nueva etapa y orientan con gran expertise.

“Sin embargo, lo más importante es que el alumno que entra al Hebreo entra a un colegio en donde se lo conoce desde pequeño, y es uno de los pilares del colegio incentivarlo a descubrir sus logros, aquello para lo que es especial, guiarlo en el desarrollo de su vocación y de ese talento que lo hace irrepetible”.

Maimónides School

Precedidos de excelentes resultados en la PSU, los alumnos del Maimónides School muestran inclinaciones algo distintas.

Si se consideran los egresados de las nueve promociones, el 60% ha optado por programas de Ingeniería Comercial, el 20% se ha inclinado por carreras del área de la salud, principalmente Medicina, el 10% ha optado por programas humanistas (Derecho, Periodismo, Psicología) y el 10% ha preferido programas de Ingeniería Civil.

Según explica Víctor Lillo, Jefe del Ciclo Enseñanza Media, en Maimónides School el proceso de orientación vocacional comienza en el Décimo Grado, con la confección de un Portafolio Vocacional. “Ahí los alumnos recopilan información respecto a programas de estudio e instituciones de educación superior. En 11th, las asignaturas del plan diferenciado están enfocadas en la profundización de las áreas que los estudiantes estudiaran cuando cursen estudios superiores, y el segundo semestre de 12th el enfoque curricular acompaña la preparación de nuestros estudiantes, para rendir distintas pruebas de selección”.
Al académico agregó que “estos últimos dos años hemos orientado el programa en el desarrollo de competencias para el estudio de distintos programas, por sobre abarcar contenidos o el mero desarrollo de técnicas para la resolución de distintas pruebas de selección”.

Colegio Hebreo de Viña

Si bien no manejan estadísticas detalladas de las preferencias de sus egresados, en el Colegio Hebreo de Viña del Mar explican que las decisiones profesionales van enfocadas mayoritariamente al área de la salud, como Medicina, Kinesiología, Química y Farmacia, Enfermería; al área de ingeniería, principalmente en las especialidades de civil, civil-industrial y comercial. Un grupo menor se desarrolla en el área humanista, de preferencia en carreras como Psicología, Trabajo Social y Derecho.

Lorena Sandoval, rectora del Colegio Hebreo Dr. Jaim Weitzman resalta que el colegio es un grupo pequeño en el que se conjuga un ambiente familiar y la dedicación a los intereses individuales de cada uno de los alumnos. “Es por eso que el proceso vocacional se inicia paulatina y tempranamente en Primer Año Medio. En este curso se realiza una actividad outdoor, de escalada, para dimensionar la experiencia sobre la consecución de un objetivo final, que es un proyecto vital, que culmina en la elección de una carrera y un proceso de crecimiento personal que apoye la decisión final”.

A lo largo de la Enseñanza Media, se involucran varios actores fundamentales para complementar las inquietudes de los alumnos: charlas de universidades, participación de los días abiertos de estas, intervención de apoderados o profesionales de una carrera específica, participación en clases universitarias, encuentros juveniles, conversaciones individuales y con las familias, y otras figuras que apoyen el conocimiento de una carrera y por sobre todo el descubrirse en las habilidades y vocación.

“La cercanía de nuestros alumnos y el ambiente afectivo generan espacios de conversación de todos los que participamos en el proceso educativo, por lo que la información y consejos siempre están a disposición para apoyar la elección de una carrera universitaria”.

 

Su primer año

“Estoy en college, y me permitió explorar vocacionalmente. El primer año fue agradable. Si bien hubo momentos difíciles, en general fue un buen año lleno de desafíos y metas”.

“Siempre me gustó resolver problemas del área científica, y por eso Ingeniería era la carrera perfecta para ello. Este primer año fue muy bueno, fue justo lo que esperaba y tuve muy buenos resultados”.

“Desde chico me interesaba el mundo de los negocios y la economía, por lo que comencé a investigar sobre el tema y me gusto. Además, en mi caso en particular, mis dos hermanos también estudiaron Ingeniería Comercial, por lo que fueron como un impulso para la decisión de qué estudiar. El primero año fue bastante difícil y exigente en cuanto a lo académico. Tuve que dedicarle mucho tiempo a la universidad, lo que me dejó poco tiempo para los amigos y las otras actividades, pero finalmente el esfuerzo rindió frutos y logré pasar todos mis ramos, lo que me deja muy contento. Ahora a seguir adelante y disfrutar las vacaciones”.

Por LPI.