“Es muy difícil pensar que fue un suicidio”

El fiscal iba a prestar testimonio el lunes en la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados sobre su denuncia contra la presidenta Cristina Fernández.

Alberto Nisman (Z.L.), que investigaba el caso AMIA ocurrido en Buenos Aires en 1994 y que dejó 85 muertos, debía presentar los detalles de su denuncia en el Congreso de Argentina en la tarde del lunes 19 de enero, pero su cuerpo fue encontrado sin vida horas antes, con al menos un disparo, en el baño de su departamento, en el lujoso barrio de Puerto Madero en la capital argentina.

“Junto al cuerpo de Nisman, que se hallaba en el suelo, se encontró un arma de fuego calibre 22, además de un casquillo de bala”, señaló el Ministerio de Seguridad, que agregó que el fiscal tenía una custodia personal de 10 oficiales de la Policía Federal (que sin embargo no se encontraban en el lugar al momento del suceso).

En tanto, la fiscal Viviana Fein, que estará a cargo de investigar el hecho, informó el martes 20 que las últimas pericias arrojaron que el barrido electrónico realizado sobre las manos del fallecido “dio negativo”, es decir no se encontraron vestigios de pólvora.

Últimas declaraciones de Nisman en la prensa

El fiscal Nisman encontró las respuestas en muchísimas grabaciones de conversaciones telefónicas, que tuvieron como epicentro a un personaje raro y escurridizo: Jorge Alejandro “Yussuf” Khalil, a quien fuentes judiciales sindican como un importante dirigente del servicio de inteligencia iraní y que, según declaraciones de Nisman en la prensa, habría estado recibiendo datos de la causa que investigaba, mucho antes incluso que le fueran entregados a él como fiscal.

Las pruebas de Nisman

La denuncia de Nisman incluía una larga serie de escuchas telefónicas de ciudadanos iraníes, personal de inteligencia de Argentina, dirigentes políticos locales, y a un ex fiscal, Héctor Yrimia.
El ministro de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman, acusado de formar parte de la conspiración, leyó la semana pasada una carta del ex Director General de Interpol, Ronald Noble, quien negó que funcionarios argentinos hayan buscado remover los pedidos de captura internacionales que pesan sobre cinco iraníes acusados del ataque, como afirmaba Nisman.
La Justicia argentina ha acusado por el atentado a varios ciudadanos iraníes, entre ellos un ex ministro de Defensa, pero Irán ha rechazado esos cargos.

Israel

“El Estado de Israel espera que las autoridades de Argentina continúen con las actividades de Nisman”. En una declaración, el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores del Estado Judío, Emmanuel Nahshon, describió a Nisman como “un jurista valiente y venerable que luchó por la justicia y actuó con gran determinación…”.

Al respecto, consultamos al internacionalista y experto en temas de islamismo, Isaac Caro, para obtener la evaluación que como experto hace de los hechos.

-Isaac ¿Qué interpretación le da a la muerte del fiscal Nisman en estos supuestos nexos del gobierno argentino con el terrorismo de Irán, o de Hezbolláh en particular?.

-Creo que su muerte es muy extraña. Como todos saben, justo ocurre un día antes de la presentación de las pruebas que él decía tener para incriminar a varios políticos, incluida la misma presidenta Cristina Fernández.

Por esto, es muy difícil pensar que fue un suicidio, sí un suicidio inducido o un crimen político.

La primera irregularidad fue el memorándum o acuerdo de entendimiento que firmó Argentina con Irán, pues que el gobierno argentino quiera firmar un acuerdo con quienes son sindicados los principales responsables del atentado, indiscutiblemente que ya es una situación irregular.

Según declaraciones del mismo fiscal Nisman antes de morir, las más altas autoridades del gobierno de Irán de la época estaban involucrados y el ejecutor del atentado habría sido el movimiento Hezbolláh, por lo tanto la irregularidad de la firma del memorándum fue lo que llevó a declararlo inconstitucional por la misma justicia argentina.

Por otra parte, el mismo fiscal Nisman mencionó en varias oportunidades que las autoridades de la embajada iraní en Argentina, como el agregado cultural Moshen Rabbani, estaban directamente implicados.

En 1992, cuando fue el atentado a la embajada de Israel en Argentina ya había una implicancia importante de Irán en el cono sur latinoamericano, y concretamente en Argentina, que luego va a desembocar en el atentado de 1994 en la AMIA.

Es muy probable que había un acuerdo no conocido entre Argentina e Irán que supuestamente iba a ser objeto de la denuncia y de las pruebas que Nisman dijo iba a presentar el lunes 19.

-La presencia iraní en Latino América ¿qué otras implicancias podría tener?

-No puedo decir si hay una relación directa de Irán con la muerte de Nisman, pero sí puedo señalar que desde la década de los 80’ y, en América Latina en particular desde los 90’, claramente aparece Irán y Hezbolláh involucrados en atentados, lo cual tiene que ver con el contexto propio del Medio Oriente en 1992.

El atentado de la AMIA ocurrió un año después de la firma del acuerdo de principios y luego los acuerdos de Oslo entre Israel, la OLP y los Estados Unidos, -suscritos entre Rabin, Arafat y Clinton respectivamente- y en ese periodo el gobierno iraní establece lo que se conoce como “El frente del rechazo”, es decir el rechazo a cualquier acuerdo de paz entre Israel y Palestina. En ese frente Irán va a incluir a varios movimientos islamistas que hoy tienen además bastante presencia, entre ellos Hezbolláh y también a Hamas, que hoy está formando un gobierno de unidad con la OLP o Al Fatah.

En gran medida, al menos el atentado de la AMIA, tiene que explicarse en ese contexto donde Irán y Hezbolláh son absolutamente contrarios a cualquier acuerdo de paz.

-La próxima instalación de la Agencia de noticias iraní Fars en Argentina para la cobertura de informaciones para toda América Latina ¿podría dar para pensar que Irán estaba bastante más involucrada con el gobierno de Argentina de lo que creíamos?

-El acuerdo que firmó Argentina con Irán tiene que ver también con las relaciones exteriores y en ese sentido yo diría que la presidenta cambió la posición en la Cancillería que tenía el ex presidente Kirchner e inicia un acercamiento con los países del ALBA. En particular con el presidente Chávez y luego con Maduro en Venezuela.

Los países del ALBA ya tenían un acercamiento importante con Irán durante el mandato de Ahmadineyad y Argentina se integra en ese contexto.

La supuesta provisión de petróleo para Argentina, a cambio del encubrimiento de los implicados iraníes en el atentado de la AMIA, tiene que verse en el acercamiento de la presidenta Fernández hacia los países del ALBA.

Claramente hay ahí un eje de los países del ALBA con Irán, pero más allá de eso no creo. Irán sigue estando en el ojo de Estados Unidos y de Europa. Aunque haya habido acuerdos entre Estados Unidos e Irán por el tema de ISIS, el atentado de la AMIA y su programa de energía nuclear son una limitante. Soy optimista y pienso que los vínculos con Irán estarán siempre restringidos por esos dos hechos.

Chile

En tanto, la Comunidad Judía de Chile (CJCh), expresó a través de un comunicado oficial su pesar por la muerte del Fiscal Alberto Nisman (Z.L.):

“La Comunidad Judía de Chile, expresa consternación y dolor por la muerte del fiscal argentino Alberto Nisman (Z.L.), quien dirigía el caso del atentado en la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), ocurrido en 1994, en Buenos Aires.

Han pasado 20 años de este atentado y su esclarecimiento ha sido mínimo. Lamentamos profundamente la muerte del fiscal Nisman, quien demostró entrega y conocimiento a la causa. Nuestra comunidad entrega la más sinceras condolencias a la familia de Alberto Nisman (Z.L.) y los acompañamos en su dolor. Esperando que la verdad de los hechos sea una realidad pronto”, comentó Gerardo Gorodischer, Presidente de la Comunidad Judía de Chile.

Desde nuestro interior, instamos a continuar con los esfuerzos por alcanzar el total esclarecimiento del atentado, y de la situación que envolvió la muerte del fiscal Nisman.
La Comunidad Judía de Chile hace un llamado a toda la sociedad para exigir que la desaparición del fiscal Nisman no sea un impedimento para que esa fiscalía continúe con su legado y llegue a la verdad del trágico atentado ocurrido hace ya más de 20 años.

Be the first to comment on "“Es muy difícil pensar que fue un suicidio”"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*