En el Mercaz:

Encuentro Empodérate realizó su décima versión

¿Es el judaísmo conservador demasiado conservador? El último de los artículos publicados en la edición de noviembre de la revista judía-norteamericana Forward trae esta pregunta como forma de crítica al judaísmo masorti.

Qué caracteriza al judaísmo masorti y nos diferencia de las otras corrientes del judaísmo? Tal como lo dice la Presidenta de Masortí Olamí, Gillian Caplin, una de las características que nos identifica como judíos conservadores es justamente la forma en que el movimiento integra a la mujer en el quehacer comunitario, la característica “igualitaria” de los masortim es clave en nuestra identidad.

Podemos ser a la vez tradicionalistas (la raíz de Masorti es masoret, tradición) e igualitarios? Definitivamente en cada momento de la historia hemos evolucionado de acuerdo al contexto y necesidades de la humanidad y de nuestra comunidad. Afortunadamente ya no hacemos sacrificios con animales ni tampoco apedreamos a la salida de sus casas a mujeres adúlteras.

Al igual que ha ocurrido a medida que la humanidad ha incorporado tecnologías y herramientas innovadoras, el judaísmo también se adapta a los tiempos. Y nadie dice que el cambio es fácil, todo cambio trae resistencias. Pero hay que comprender la esencia de porqué se hace algo para entender el rol que esa acción cumple para nosotros.

El reconocerle a la mujer y otros grupos minoritarios su espacio y capacidad de participación dentro del judaísmo es crucial para definirnos como movimiento igualitario y pluralista, así como para adaptarnos al siglo XXI, donde hay mujeres profesionales y en puestos de liderazgo en todo el mundo y disciplinas. Y es este punto el que también nos diferencia de otras religiones que viven en el siglo pasado.

Y este fue el tema que tratamos en el décimo Empodérate: inspirados en la trayectoria y desafios que tuvo que recorrer Regina Jones: la primer mujer que fue ordenada rabina; reconociendo consensos y avances que ya se han vivido en el Mercaz y entendiendo que la mujer ha ganado espacios y lo seguirá haciendo, de la mano de los lineamientos de nuestro movimiento religioso. Agradecemos el aporte de la Rabina Judy Nowominski, el Rabino Eduardo Waingortin y la Morá Gachi en este enriquecedor espacio de reflexión comunitaria.

Sean todos bienvenidos a vivir el judaísmo plenamente en el Mercaz.

Por Gisele Feldman.