Convenio se firmó hace algunos meses:

En marzo se concretará traslado de B’nai B´rith a dependencias de Nueva Bnei Israel

El objetivo es hacer dar un uso más eficiente a los espacios comunitarios y a la vez acercar las actividades a los sectores donde vive la mayoría de los miembros del Ishuv.

Apaso veloz se trabaja por estos días en temas de remodelación, coordinación y logística, para concretar el traslado de la B’nai B’rith a las antiguas dependencias de la Nueva Bnei Israel, tal cual se acordó en un Convenio Marco suscrito entre ambas instituciones hace algunos meses.

Esta alianza se suma a otras dos, marcando ya una verdadera tendencia, como es el Proyecto Atid, que permitirá construir el nuevo Instituto Hebreo en las dependencias del Estadio Israelita, y el acuerdo para que Wizo-Chile traslade sus actividades al Círculo Israelita de Santiago.

Presidente B’nai B’rith

Jaime Fuchs, presidente de la B’nai B’rith, explicó que esta decisión se tomó debido a que la gran mayoría de los miembros de la institución viven en la zona oriente alta de Santiago lo que hacía trascendente poder trasladar la sede de actividades a este sector. “Hace poco más de dos años empezamos a arrendar en el Estadio Israelita dos salas para activar, las cuales fueron ocupándose cada vez más a media que pasaba el tiempo. Esto corroboró que el arriendo de estas salas fue bien recibido por los hermanos de B’nai B’rith. Pero teníamos que buscar un hogar definitivo y nuestra primera intención fue hacerlo en este lugar, pero por diversas razones no se pudo concretar, por lo que empezamos a buscar alternativas dentro de las instituciones y comunidades judías. Fue así como nos pusimos en contacto con Nueva Bnei Israel para ver la posibilidad de usar parte de las instalaciones antiguas de esta Comunidad. Después de un largo período de conversaciones, firmamos un Acuerdo Marco que establecía las condiciones básicas de un arriendo temporal y la forma de continuar a futuro.

-¿Cuál es la evaluación tras estos meses previos al traslado definitivo?

-Estamos muy contentos con la relación que hemos tenido y con las confianzas que se han logrado entre ambas instituciones, lo que se valora enormemente.

Ambas instituciones han dedicado un tiempo importante en sacar este proyecto adelante. Nuestros hermanos están muy contentos con el acuerdo que se ha logrado. Nuestra institución ya estuvo hace muchos años funcionando junto a Nueva Bnei Israel y los fundadores de B’nai B’rith en Chile, la filial Pacífico, provenían en su gran mayoría de B’nei Isroel, por lo que existía una cercanía entre ambas instituciones. Lo que se viene ahora es el trabajo de remodelación que debe estar terminado en el mes de marzo 2019.

-¿Qué opinan en general de las alianzas de este tipo que se están llevando a cabo en el último tiempo a nivel comunitario?

-Me parecen muy importantes que se produzcan. Creo que es una aspiración que tienen la gran mayoría de miembros de nuestra comunidad, que es la de usar de mejor forma nuestros recursos estableciendo este tipo de alianzas con el fin de producir sinergias y desarrollar eventualmente proyectos en común sin perder la identidad de cada institución en particular. Estamos dando un ejemplo a las generaciones venideras de que instituciones pueden trabajar juntas potenciando el trabajo comunitario.

 

Presidente Nueva Bnei Israel

Por su parte, el presidente de la Nueva Bnei Israel (NBI), Tomás Munzer, destacó que desde hace más de 10 años esta comunidad ha buscado alianzas con otras instituciones judías del Ishuv chileno. “Esto debido a que existe la profunda convicción que juntos somos más que por separado y las amenazas existentes lo justifican de sobra. En el caso de la B’nai B’rith pensamos que hay una especial sintonía debido a razones históricas fundacionales y a que ya hubo intentos de búsqueda de alianza hace una década atrás. Indudablemente hay un interés de buscar sinergias y también de encontrar una racionalización de espacios físicos con beneficios económicos.

-¿Cuál es la evaluación de lo que se ha hecho hasta ahora?

-La B’nai B’rith se trasladará a las instalaciones de la NBI en marzo de 2019 y buscaremos todos aquellos mecanismos que privilegien una excelente relación entre ambas instituciones. Aun cuando su naturaleza es diferente, estamos convencidos de que hay complementariedad, y esto en un espacio físico común, se facilita enormemente. El proceso para llegar a un acuerdo con la B’nai B’rith tardó varios meses y siempre con un excelente relacionamiento entre ambas directivas en búsqueda de beneficios recíprocos.

-¿Qué opinan en general de las alianzas de este tipo que se están llevando a cabo en el último tiempo a nivel comunitario?

-Que son absolutamente necesarias y muy beneficiosas para la judería chilena. Estas alianzas no han pasado inadvertidas en otras colectividades judías de Latinoamérica y hay gran interés por replicar esto. En otras palabras, las alianzas entre instituciones judías en Chile, podrían ser un modelo y ejemplo en Latinoamérica.

Por LPI.