Acto organizado por el Círculo Israelita, el Vaad Hajinuj y la CJCh:

En Iom Hashoá cada víctima tuvo un nombre

Además del tradicional homenaje a los sobrevivientes que residen en Chile, se entregó la distinción Javer Olam a Mario Kreutzberger, Don Francisco.

Con el objetivo de resaltar la individualidad de cada una de las víctimas del Holocausto, la semana pasada se realizó el acto central de Iom Hashoá, organizado por el Círculo Israelita de Santiago, el Vaad Hajinuj y la Comunidad Judía de Chile, con el patrocinio la Embajada de Israel, Fundación Memoria Viva y el Museo Interactivo Judío.

El acto de Iom Hashoá se desarrolló en un ambiente de gran recogimiento, y con un énfasis especial en los sobrevivientes presentes en la Sinagoga del Mercaz, quienes encendieron cirios en recuerdo de los seis millones de judíos asesinados por los nazis. En esta ceremonia fueron considerados los siguientes sobrevivientes: Susana Mozes (en representación de ella su vela la encendió su hijo Roberto Mozes), Gunther Seelman, Ana María Wahlemberg, Uri Sharony, Hanni Gruntpeter y Rudy Haymann.

En primer término se realizó la interpretación de los himnos nacionales, invocación de los rabinos del Vaad Harabanim, el malé rajamim y el kadish, además del minuto de silencio, que estremeció a los asistentes con la sirena de la bomba Israel.

El segundo piso de la sinagoga estuvo abarrotado por los madrijim de los movimientos juveniles, quienes siguieron con atención y respeto el desarrollo del acto.

El hilo conductor de la actividad fueron las canciones alusivas a la Shoá interpretadas en español, hebrero e inglés por dos alumnas de cuarto medio del Instituto Hebreo.

En la ocasión, la presidenta de WIZO, Yael Hasson, recordó a cada uno de los miles de hermanos y hermanas que dejaron sus huellas benditas en sus corazones, destacando especialmente el rol que tuvo el educador Janusz Korczak, defendiendo la vida de niños judíos.

En tanto, el director del Instituto Hebreo, Sergio Herskovits, rememoró la historia del St. Louis, el barco con refugiados judíos que fue rechazado en Cuba y debó volver a Europa, como un ejemplo del terrorífico rol que tuvo el mundo como socio de la tragedia.

Posteriormente, el presidente de la FEJ, Salvador Reiss, hizo uso de la palabra para destacar que hoy y siempre debemos levantar la vos para defender nuestro derecho como judíos de vivir en paz.

Por su parte, el presidente de la CJCh, Shai Agosin, destacó que en estos momentos se confirma una triste realidad, a saber, que el antisemitismo ha sobrevivido (ver entrevista páginas 8 y 9).

El anuncio de la distinción Javer Olam la hizo el rabino Eduardo Waingortin, quien hizo una emotiva introducción para presentar a Mario Kreutzberger, Don Francisco. El destacado hombre de las comunicaciones agradeció la distinción e hizo un llamado a la comunidad judía a trabajar contra la discriminación y en favor de la inclusión de quienes más lo requieren en Chile.

VER GALERÍA DE FOTOS COMPLETA

Por LPI.