Memoria comunitaria:

Emotivo reencuentro

Un emotivo, fraterno y prolongado abrazo, no ausente de lágrimas de alegría, protagonizaron dos hermanos que se reencontraron tras 52 años de separación cuando desde Monastir (actual Macedonia) emprendieron destinos muy distintos. Uno, Elias (izquierda) quien junto a su madre y al resto de sus hermanos fue a Palestina, el otro, Alejandro (Bohor) viajó a la sureña Valdivia convocado por un tío para trabajar en el comercio ambulante. El escenario de este feliz acontecimiento, que se prolongó por un mes, tiempo que duró la visita de Elías junto a su mujer Rachel, tuvo lugar en septiembre de 1980 en la principal sala de recepción de vuelos del aeropuerto internacional de Santiago, en medio de la admiración de decenas de personas que se preguntaban si el tan intenso saludo correspondía a un sentimiento de dolor o de alegría.

Durante el largo tiempo en el que no se vieron, los hermanos Levy Misraji se comunicaban infrecuentemente en ladino, un dialecto sefaradí que usaba letras en hebreo para representar significados en español. En ellas se transmitían novedades familiares, algunas tristes como la muerte de la madre común y la del hermano menor, cuyo funeral, a medio camino hacia el cementerio, se debió interrumpir para hacer frente a un tiroteo palestino.

Elias y uno de sus hijos, trabajaron en la conocida empresa israelí de transporte “Egued” de la cual jubiló cuando cumplía funciones de encargado de la sección Custodia de la “Tajaná Merkazit” de Jerusalem, y Alejandro tras dejar el denominado “semanal”, venta puerta a puerta, prefirió emplearse. Elías enviaba saludos con los turistas chilenos que visitaban Jerusalem a quienes, emocionado, les decia que su hermano mayor vivía en Santiago. Ambos construyeron una frondosa familia que, como muchas otras, contribuyen al fortalecimiento de la continuidad judía.

El reencuentro de Elías y Alejando fue publicado en “El Vocero”, que dio cuenta que los hermanos Levy Misraji a pocos días de estar juntos nuevamente, aunque por escaso tiempo, participaron en el servicio religioso de Iom Kipur en la sinagoga de la Comunidad Sefaradí.

Magazine: Investigación y textos por Marcos Levy