Por Rabino Ariel Sigal:

El Shavuot de Kipur

En realidad, Moshé sube al Monte Sinaí el 6 de Siván. Se queda allí durante cuarenta días. El pueblo de Israel amenaza el escenario con el becerro de oro en la tarde del 16 de Tamuz, cuando creían que Moshé no iba a regresar. Ese histórico 17 de Tamuz, al regresar Moshé al campamento, las Tablas demasiado pesados por su contenido para el pueblo, estallan en añicos.

“Mire, y he aquí que ustedes habían pecado contra el Eterno, su D’s; se habían hecho un becerro de fundición. Muy pronto se desviaron del camino que les había ordenado el Eterno. Entonces agarre las dos tablas y las arroje de mis manos, rompiéndolas ante sus ojos. Me prosterne delante del Eterno como la primera vez, durante cuarenta días y cuarenta noches” Dvarim 9:16-18.

Rashi sXI. afirmó que el 17 de Tamuz, Moshé descendió por primera vez de la montaña y quebró las Tablas de la Alianza. El 18 del mismo mes, quemó el Becerro de Oro y juzgó a los que pecaron con el ídolo. Y solamente fue al día siguiente, el 19 de ese mes, que ascendió a la montaña por segunda vez. “Me prosterne delante del Eterno como la primera vez, durante cuarenta días”. Como se declara: “Y ahora, yo ascenderé al Eterno; quizás lograré cubrir frente al pecado de ustedes”. En aquel ascenso permaneció en la montaña cuarenta días. Por tanto, esos cuarenta días concluyeron el 29 del mes de Av, ya que Moshé ascendió el 19 de Tamuz al Monte Sinai.

En ese día se reconciliaron, D’s con Israel, y dijo a Moshé “Talla para ti dos Tablas…”. Moshé permanece así otros cuarenta días más en la montaña. Por tanto, vemos que esos cuarenta días adicionales concluyeron en Iom Kipur. Curiosamente, Iom Kipur es el 10 de Tishrei. Es decir, del 29 de Av hasta el 10 de Tishrei hay cuarenta días: el 30 de Av, 29 días del mes de Elul y 10 dias de Tishrei.

La libertad de Pésaj se conecta en 49 días a la posibilidad de recibir una Ley. Pero los siguientes 40 días de espera, generan discordia, desconfianza y temor con un Manifiesto Becerro. Nuevos 40 días de disculpas y tensiones, permiten una segunda oportunidad con Moshé. Se suman 40 días de reescritura y reencantamiento. Y solo allí, Moshé desciende: “Vaiomer Adonai salajti kidvareja”, -Dijo D’s, He perdonado por Tus Palabras” Bemidbar 14:20.

No hay ciclos lineales, ni historias unívocas. Son experiencias que se suman en busca de un encuentro sincero con D’s. Es el amor en el encuentro y sus distanciamientos, en su agrado y decepción. Iom Kipur, parece asomar como la verdadera entrega de la Torá. Aquella madurada desde la declaración y desde el tropiezo, desde el reconocimiento y la sinceridad.

Texto redactado y escrito por Rabino Ariel Sigal