Memoria Comunitaria:

El primer boticario

El primer boticario

Según los escritos del profesor Günther Böhm,  las ciudades de Chillán y La Unión contaron con presencia judía. En la primera se establece Salomón Goldenberg (1854), dueño del primer molino de la Región y en La Unión el primer boticario del pueblo, Moris Levy y los comerciantes Jacob y Heinrich Herzberg quienes fundan el Club Alemán y el Cuerpo de Bomberos de la localidad.

Las Tres gotas

Un conocido refrán español citado por el escritor Larraín de Castro, dice: “Le contestó el jarro a las tres gotas de aceite que deseaban penetrar en él: si entráis no os mezclareis, iréis a lo más alto y luego por mucho que hagamos después para lavar el cántaro, siempre quedará aceitoso”.  Refrán utilizado para referirse  a muchas distinguidas familias chilenas  que no tienen que ver con  el origen judío pero que confirman que descienden de las “tres gotas”.

Carabinero de franco para el Miniam

En 1906 vivían en Santiago entre 30 y 40 judíos, algunos de ellos en el sector de San Diego. Cuenta la historia que para uno de los servicios religiosos de Iom Kipur se contaba con sólo 9 hombres. Para completar el minian se solicitó a la 10° Comisaría de Carabineros se le diera franco a uno de sus miembros, el único judío de la unidad policial.

Textos por Marcos Levy.